Prostitución y prensa

Recientemente el primer diario de distribución mundial, The International Herald Tribune, propiedad desde enero de 2003 del New York Times, decidió no volver a publicar más anuncios sobre prostitución, también denominados eufemísticamente “scort services” o servicios de acompañamiento. La razón declarada es que este tipo de publicidad "no encaja con los estándares y valores de la compañía", según Richard Wooldridge, presidente y consejero delegado de este periódico internacional con sede en París y difundido diariamente en 185 países.

En el Estado español, la prensa más “formal” dedica el 60% de sus anuncios clasificados a la publicidad de “relax”, que son las páginas más rentables económicamente. Los porcentajes y el número de anuncios diarios de prostitución fluctúan, pero da muestra de su importancia los siguientes datos según un reciente estudio realizado en Noviembre de 2003: El Mundo, 86% de anuncios de "contactos" (804 de un total de 928); El Periódico de Cataluña, 77% (649 de 838); El País, 73% (769 de 1040); La Vanguardia 38% (500 anuncios), ABC 36% (400) o La Razón 30% (250). Marjorie Scardino, directiva de uno de los grupos más poderosos del mundo, el Grupo Pearson, editor del Financial Times y The Economist dos de los medios impresos más influyentes del mundo, se asombra que España sea el único país europeo donde la prensa de calidad publique anuncios de prostitución y obtenga de ello pingües beneficios.

La publicidad para la “comercialización del sexo” resulta tan sumamente lucrativa para los periódicos que difícilmente renunciarán a ella voluntariamente, a pesar de la deformación que puede producir sobre la sexualidad humana de lectores jóvenes que reciben esta visión ciudadana supuestamente normalizada por la publicación en los mejores rotativos. La procacidad y el manifiesto impudor son habituales, con imágenes explícitas que no superarían ningún estándar de calidad, ni ético ni estético. Incluso, los modos menos vulgares con engañosos "pisos de alquiler con inquilinos", "buzón de amigos", "técnicas de relax" o "masajistas" obligan a los diarios a distinguir entre falsos y verdaderos “profesionales del masaje” o “buzones de amistad”. En estas obscenas páginas impresas la capacidad de amar de las personas parece quedar reducida a la compraventa de servicios a profesionales del sexo.

La prostitución en España es un negocio que supera los 2 billones de pesetas. Se estima que más de 300.000 prostitutas y “prostitutos” trabajan en las calles o en alguno de los mil burdeles que se tienen contabilizados. Aparte del atentado que supone a la dignidad de mujeres y de hombres, ¿no debería prohibirse esta publicidad por promover indirectamente la corrupción de menores? Somos lo que comemos, dicen, pero también somos lo que leemos.

“El oficio más antiguo del mundo” se dice de la prostitución, pero algunos creemos que es anterior el de Celestina o alcahuete, la peor forma de vendedor. De hecho, prostituirse es venderse a sí mismo, o quizá fuese más exacto decir malvenderse y a plazos. Y la prensa está ejercitando el innoble oficio de anunciar y vender prostitución.

Preferimos no entrar en el debate de la existencia de la prostitución, inevitable o circunstancial, de su clandestinidad y de la explotación humana, si bien manifestamos nuestro respeto hacia los seres humanos convertidos en “trabajadores sexuales”, que seguramente aceptaron este “oficio” por falta de mejores opciones. Así mismo rechazamos la censura en la libertad de expresión escrita. Todo lo cual, no obsta para que solicitemos a los responsables de los periódicos de nuestra preferencia que desaparezcan estas secciones de prostitución de las ediciones diarias, repercutiendo su coste en el precio de cada ejemplar, a fin de que la prensa sea accesible a lectores menores de edad. En caso contrario, deberán señalar en portada que dicho ejemplar está destinado solamente a adultos, y como lectores nos reservaremos el derecho de renunciar a su compra.

2 comentarios:

Mikel Agirregabiria dijo...

El 29-11-2006 un periódico decide renunciar a este tipo de publicidad. Leer AQUÍ.

birasuegi dijo...

Kaixo Mikel, el periodico en euskera Berria no publica este tipo de anuncios desde su creacion. El Egunkaria tampoco los publicaba.

Un saludo

Publicar un comentario