Atavismos políticos

Las semejanzas con nuestros abuelos lejanos son manifiestas, en comportamientos individuales, sociales y políticos.

Atavismo deriva de antepasado, y en biología significa la reaparición de caracteres propios de ascendientes más o menos remotos, como un cabello pelirrojo de un bisabuelo que renace en su biznieto. Ciertos insólitos signos físicos pueden surgir en forma de hirsutismo extremo, vestigios de dobles o triples pares de pezones, o rastro de cola en las vértebras terminales del espinazo. Siendo sumamente raras estas manifestaciones anatómicas, el atavismo en actitudes sigue presente en nuestro siglo.

El atavismo conductual no es necesariamente positivo ni negativo por razón de su arcaico origen. No obstante, representa una marcada extemporaneidad que denota una notable falta de evolución en la respuesta de la humanidad. Se manifiesta de variadas formas de vida o costumbres primitivas, como la tendencia a mantener la afición a la caza o el goce de oler una fogata al aire libre. En el comportamiento infantil está presente el atavismo y su influencia animista que atribuye voluntad a lo inanimado. Como cuando un niño se consuela al devolver el golpe al pedrusco con el que ha tropezado, para castigar al objeto culpable.

Otros instintos atávicos más sutiles, procedentes de la prehistoria, son perceptibles aún en múltiples aspectos tan inconscientes que pasan desapercibidos. Por ejemplo, el lado de la cama que elige una pareja viene determinado por un reflejo de hace cientos de miles de años. En el 90% de los casos, el varón elige el lado que está más cerca de la puerta, como sus ancestros lo hacían cerca de la entrada de la cueva para defenderla (en una pareja esto funciona en la primera ocasión, pues establecido un hábito de derecha o izquierda, éste no cambia al alojarse en un hotel o en una nueva habitación).

La política actual, en todo el mundo, mantiene numerosos tiques y tintes atávicos, como el patriarcado y la gerontocracia. Sin duda, el peor de los atavismos de estancamiento histórico es la violencia, que aún abunda a todas las escalas, desde el fiero terrorismo bestial del “te voy a matar” hasta las guerras sanguinarias, inacabables y salvajes, con armamento nuclear que no es sino un gigantesco garrote capaz de aniquilar el planeta.

Es manifiesto atavismo el modelo actual de “poder global” basado en la fuerza (bruta, con independencia de la sofisticada tecnología utilizada). Ese “nuevo orden” de tribus superiores (occidente frente a oriente, y norte versus sur), de razas dominantes y dominadas. Recuperemos otros instintos atávicos más justos y solidarios como el libre comercio (sin ventajas) derivado del trueque que a todos beneficia, o el legado ancestral del neolítico de ayudarnos y educarnos mutuamente todos a lo largo de la vida.
Versión .DOC para imprimir

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/atavismos.htm

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ambos, ciencia e ideal ascético (metafísica), se apoyan, en efecto, sobre el mismo terreno: a saber, sobre la misma fe en la inestimabilidad, incriticabilidad de la verdad, y por esto mismo son necesariamente aliados. También consideradas las cosas desde un punto de vista fisiológico descansa la ciencia sobre el mismo terreno: un cierto empobrecimiento de la vida constituye, tanto en un caso como en el otro, su presupuesto, los afectos enfriados, el tempo retardado, la dialéctica ocupando el lugar del instinto, la seriedad grabada en los rostros y los gestos.

JOsé Romero P.Seguín dijo...

Magnífica reflexión, te felicito.
Un fraternal abrazo.

Publicar un comentario