El mayor asesino

CLIC para ampliar la imagen…Este tipo de crimen que mata más que las guerras ha sido calificado como el más inmoral de los delitos y el mayor problema filosófico.

La violencia adopta formas muy variadas. Es sabido que hay muchas más muertes violentas en Estados Unidos que en Europa. La diferencia es abismal. Por ejemplo, en Norteamérica hay once asesinatos cada 100.000 habitantes frente a sólo uno en Suecia. Pero si consideramos el suicidio como una muerte violenta, resulta que Europa y Estados Unidos se equiparan bastante. La diferencia es que en EE.UU. aumenta la probabilidad de que te mate otro, mientras que en Europa es mucho más probable que el asesino seas tú mismo. Tal riesgo varía con la latitud y se manifiesta en mucha mayor proporción en el norte de Europa que en el sur.

El suicidio es, de lejos, la mayor causa de muerte violenta del mundo. Casi un millón de personas por año se suicidan y más de 20 millones sufren secuelas por intentarlo. El promedio es de un suicidio cada 40 segundos y un tentativa de suicidio cada 3 segundos. Esto es un 50% más que la gente que es asesinada y, dependiendo de los años, entre lo mismo y 10 veces más que la que muere en guerras. Es triste pensar que, por ejemplo, cada mes se muere mucha más gente en Francia suicidándose que en todo el cruento conflicto del Oriente Medio.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresa cautela respecto a las tasas de suicidio, lo cierto es que para las autoridades el fenómeno del suicidio es un problema médico de primer orden, responsable de más muertes que las producidas por el conjunto de todos los conflictos bélicos que asolan el planeta. Incluso existe un día, el 10 de septiembre, reservado como jornada internacional para la prevención del suicidio.

El suicidio es una trágica decisión de causa sumamente compleja, fruto de la enfermedad, del desánimo, de la pérdida de la estima o de una vanidad mal calculada. El suicida es el antípoda del mártir, preocupado por los demás hasta olvidar su propia existencia. El suicida llega a un punto en el que se despreocupa de lo que no sea él mismo, renunciando al mayor bien, su vida propia. La tragedia y extensión del suicidio es ignorada por los medios de comunicación. Seguramente, su ocultamiento no colabora a su erradicación. Hemos de prevenir, educar y actuar contra el suicidio.

Versión para imprimir: mikel.agirregabiria.net/2006/sui.doc

9 comentarios:

elKano dijo...

Me cuesta tanto expresar lo que voy a intentar decir como entender el valor que se acorda generalmente a la vida.
La vida no me parece un 'bien', aunque tampoco un mal. Simplemente es.

Lo que quiero decir es que no es realmente valorable en si misma, es sólo la condición primigenia sin la cual nada es. Lo que acarrea puede ser bueno o malo (en general, una mezcla de ambas), pero la vida en sí no tiene más valor que ese...
Es por eso que perder la vida no me parece tan trágico (para el que muere): porque es el final, después deja de ser. Si no hay nada, no hay pena, no hay mal.

Los que siguen vivos lo pueden pasar mal, pero al fin y al cabo aprender a vivir incluye aprender a aguantar los palos y seguir sonriendo, ¿no?

En fin, pues eso, que no lo veo tan terrible. Quizás tales tasas de suicidios sean un problema a solucionar, pero bueno, al menos quien elige la muerte es el propio individuo, no un borracho que conduce a 220 mientras habla por el móvil, no un tipo simiesco en un despacho lejano para el que sólo se es un número más, no un fanático que cree ganarse sexo eterno en un paraíso de ficción, no los beneficios de un laboratorio farmacéutico, no la comisión de un cualquiera político local, ...

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo.

Unos calculos rapidos: miro el mapa y en Francia (poblacion 63.5 millones segun wikipedia) se suicidan mas de 13 por cada 100.000, pongamos 20 y creo que es exagerar. Eso son 200 por millon X 63.5= 12.700 suicidas por anio o 1.058 al mes. Bastante por debajo de lo que pasa en Oriente Medio (a no ser que solo cuentes las bajas militares de las fuerzas de ocupacion como hacen los gringos).

Cuidadito con de donde sacamos los datos.

Sobrio dijo...

Las muertes debido al abuso de alcohol? Es que no es un suicidio no contabilizado en las estadisticas?

En Rusia cerca de un 30% de los varones, muertos de enfermedad antes de 50 años, lo son por abuso de vodka.

Y en España?

chano dijo...

Monsergas, sólo monsergas

Que harto estoy de las jodidas estadisticas y y de esa manía estúpida de hacer un diagnóstico clínico de toda conducta humana.De modo que el suicidio es un asunto que tiene muy procupado a la O.M.S. e incluso le dedica un día. Pues yo creo que todo eso implica cantidad burócratas puesto a trabajar para "encontrar soluciones" a tan triste problema. Todo es mucho más simple YO SOY DUEÑO DE MI VIDA, dispongo de mí en la manera que libremente elijo. Cómo no creo en dioses, ni falsas enfermedades, cuando hago una opción de vivir, malvivir o morir quién manda soy yo, el capitán de mi vida.

Pepe Gotera y Otilio dijo...

El mayor asesino

La comida basura impuesta por este sistema de Globalización de la Miseria es el mayor asesino del mundo. Los asesinatos, las guerras y los suicidios son simples acnédotas ante la proliferación de muertes provocadas por una alimentación inexistente, deficiente e irracional.

Rosa dijo...

Te leo también en el El Nuevo Herald de Miami

'The Bridge', una incursión en el suicidio dijo...

Desde que vi el trailer esta mañana, no he podido sacarme de la cabeza sus hermosas y, a la vez, terribles imágenes. Y eso que sólo se trata de un avance de The Bridge, el documental de Eric Steel sobre el puente Golden Gate, “en el mundo, el más popular destino de suicidas”.

Durante un año, 2004, Steel y su equipo filmaron el Golden Gate desde diversos puntos, capturando los 24 suicidios ocurridos en ese lapso (y evitando muchos más, al mismo tiempo).

Steel además entrevistó a familiares, amigos de las víctimas y testigos de los hechos. Entre los entrevistados está, incluso, el sobreviviente de un salto. Fueron más de 100 horas de testimonios sobre luchas contra la depresión, la adicción y los desórdenes mentales.

La Flecha dijo...

Suicidarse a solas ... es triste y hace falta más valor.

Lector dijo...

Por primera vez en la historia de nuestro país, en el año 2005, el número de muertes por suicidio ha superado al número de muertes por accidentes de tráfico. ¿Supone esto un cambio social o cultural?. ¿Será necesario tomar medidas contra la actual situación?. ¿Es esto un signo de modernidad antropológico?.

El reciente caso de Érika Ortiz, destapa la auténtica realidad sobre las causas de muerte en España. ¿Cómo debe interpretarse este cambio en la letalidad?.

Publicar un comentario