El secreto del éxito: Resonancia alta


Vídeo recogido en un post de Eduard Punset, Cómo pronosticar el futuro de un niño usando caramelos,... Ya lo escribimos hace unos años, apostando por el "carácter apasionado" con un alto valor en el factor de resonancia. Resonancia es la repercusión sobre la conducta que las impresiones ejercen en el ánimo de cada persona. Si las impresiones tienen efecto inmediato, sólo en el momento de la gran emoción, la resonancia es baja y el carácter primariao En cambio, si las impresiones persisten su influencia en tiempos posteriores a la emoción, la resonancia es alta y el carácter se define como secundario.
En el vídeo algunos niños logran esforzarse en no comerse la golosina, esperando recibir el doble al cabo de un corto espacio de tiempo... que para ellos es una inmensidad. Quienes apuntan una mayor resonancia, lograr aguardar... y recibir su recompensa. Durante la juventud y madurez, el dilema es semejante. Quienes saben diferir la recompensa y perseverar con esfuerzo, logran cotas mucho más altas en sus estudios o en sus carreras profesionales. Sólo los "secundarios" prosiguen sin abandonarse a lo inmediato... que generalmente obra en detrimento del futuro. Quedarse a estudiar hoy,... asegura un trabajo futuro más gratificante. La resonancia, en nuestra opinión, es un signo de inteligencia. Las metas elevadas exigen aplicarse durante largo tiempo, sin recoger ventajas continuas... y menores.
Todas las personas somos una mezcla de carácter primario y secundario. Educarse para cultivar la resonancia exige autodisciplinarse, como lo intentan graciosamente las niñas y niños del vídeo...

1 comentarios:

Amaiasan dijo...

Muy bueno el post, que junto con el link al artículo sobre la pesimista generación 'ni-ni' (con la que me temo que me identifico plenamente) me ha hecho reflexionar.
¡Ojalá al final de estos tiempos de recesión y desesperanza encontremos esa doble ración de 'chuches'!

Saludos,

Amaia Santana

Publicar un comentario en la entrada