La hipótesis de los jefes tontos

El título es para llamar la atención, pero la teoría es un poco menos simple. Se basa en tres principios encadenados:
  • Los buenos jefes saben rodearse de colaboradores más inteligentes que ellos (a veces, no es difícil), confían en ellos (esto es más infrecuente), les otorgan responsabilidad (aún más improbable) y juntos logran grandes resultados (siempre si se cumplen las premisas anteriores).
  • En todo caso, los jefes siempre conceden algo a sus equipos: O capacidad de iniciativa... o tiempo para que se formen más, se hagan más inteligentes y esperen la llegada de nuevos jefes. Por lo tanto, han que agradecer a los jefes algo en cualquier caso: tarea o tiempo, ambos necesarios para crecer.
  • Todo el mundo es, en alguna medida, jefe y colaborador. Formamos parte de redes, no pirámides, donde hemos de aplicarnos el cuento para evitar ser jefes tontos o colaboradores suicidas. Demos confianza y labor, recojamos experiencia y formación.
A los jefes: "Cuando subas por la escalera (del éxito) recuerda con quienes te cruzas, porque te los volverás a encontrar cuando bajes".

[Viejo post que estuvo cinco años en estado de borrador. En 2013, pensando que no retornaremos a la temática de las jefaturas (queda poco de lo que sorprenderse), se publica en su fecha original ]

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada