¿Quienes son más fiables: Bloggers o periodistas?

Una de las acusaciones más frecuentes respecto a la Blogosfera es la poca fiabilidad de su información. Todo el mundo puede abrir un blog y escribir lo que desee, por lo que parece que no existe autoridad en la credibilidad de lo que se encuentra en la red. Sin embargo, los sistemas de karma o de preferencia propios de Internet generan un filtro casi perfecto en las webs más visibles, con resultados tan sorprendentes como que la fiabilidad de la Wikipedia sea superior a la de la Enciclopedia Británica o la Encarta.
Por el contrario, los medios convencionales siguen procedimientos de selección mucho más arbitrarios y el resultado puede (y suele) ser peor. Como muestra un botón: Ayer, 1 de marzo de 2010, una difundida cadena de radio con un conocido contertulio (¿Manuel Martín Ferrán?) se despachó con una opinión que ciertamente sería machacada en el ciberespacio, pero pasa desapercibida en las ondas de la radio donde nada queda registrado. Señaló sin aspavientos que en menos de un año, un nuevo gobierno autonómico había conseguido en Euskadi un cambio increíble y apuntó dos materias de transformación: La administración vasca era la más ágil y con menos funcionarios de todo el Estado, al igual que las Cajas de Ahorros vascas eran las más sólidas y eficaces. Ciertamente son verdades irrefutables, pero no por la causa apuntada.
¿Acaso supone que la nueva administración ha despedido funcionarios o cambiado significativamente el modelo público de gestión para lo cual harían falta décadas? ¿O la fiabilidad de las Cajas de Ahorro se altera (¡a favor!) por la acción gubernamental de unos meses? Sin entrar en valoraciones políticas pensar que un Gobierno puede lograr tales efectos, además en mejoría respecto a la situación anterior, es una tontería de un calibre que jamás se encontraría en ningún blog del mundo.

[Actualización a 14-09-2010: Los blogueros pueden ser (como) periodistas en Chicago (para acceso a la noticia)]

1 comentarios:

GUILLERMO DIAZ dijo...

Tienes toda la razón. El problema es que los periodistas siempre se creen en posesión de la verdad.
En la bloggalasia hay de todo como en la viña del señor y lo que hay que hacer es aprender a separar el grano de la paja para quedarnos sólo con aquello que tiene fiabilidad contrastada.

Publicar un comentario en la entrada