El día para viajar, la noche para dormir

Paisaje vasco
Dicen que cualquier paisaje es un estado del alma, y así nos sentíamos esta mañana camino de Lakua, en un rutinario viaje de trabajo. La belleza del bosque otoñal nos ha obligado a detenernos al poco de amanecer. Viajar puede ser fatigoso, pero podemos alegrarnos al contemplar los escenarios naturales por los que pasamos. La diferencia entre un paisaje y otro puede ser mínima; la diferencia inmensa radica entre quienes lo aprecian y quienes apenas lo ven. La mitad de la belleza depende del paisaje, y la otra mitad de quien lo admira. Es posible que las tierras pertenecen a sus dueños, pero el paisaje y el cielo sólo son de quienes sepan apreciarlos. Más fotos...

1 comentarios:

El blog de La Hora Alternativa dijo...

porque el placer de viajar es algo que nunca debemos de perder ni dejar de disfrutar, siempre estamos "viajando" y aprendiendo algo nuevo

Publicar un comentario en la entrada