Reencarnarse en gaviota

Gaviota sobre Getxo

Siempre nos admiró la presencia de láridos (Laridae) en Bilbao, cuando éramos pequeños. Estas aves marinas, conocidas como gaviotas, eran objeto de chistes y presa de niños crueles que las cazaban con alambres tendidos desde los puentes de la Villa.

Nuestra padre nos contaban que venían de muy lejos. Desde entonces, su vuelo majestuoso que parecía permitirles detenerse en el aire volando contra la brisa, nos admiró. Siempre deseamos que -si la reencarnación existiera- los átomos dispersos de lo que un breve tiempo fue nuestra materia corpórea se reorganizasen algún día en forma de gaviotas para volar sobre las olas a través del océano.

Más fotos sobre gaviotas, con un álbum dedicado sólo en Getxo, aunque hay muchas imágenes de Alicante. En este mismo blog también hay otras entradas sobre gaviotas,...

2 comentarios:

maravillas dijo...

Estoy en estos momentos mirando a la luna, a una media luna que está tumbada en el cielo, junto a una estrella ¿será el lucerillo del alba? Admiro en el cielo a esa luna, como si fuera una gaviota planeando en el viento. Las gaviotas y las golondrinas guardan arcanos en sus alas. Por eso me gusta tanto mirarlas, como a esa iluminada luna. Gracias por esta gaviota...

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Su post, me trajo a la memoria la canción de Alberto Cortés:
quiso volar igual que las gaviotas
libre en el aire, en el aire libre
y los demás dijeron pobre idiota,}
no sabe que volar es imposible.

ME ATRAPA ESA imagen de libertad que la poesía ha desplegado en la gaviotas. Saludo. Carlos

Publicar un comentario en la entrada