El nefando origen del término Secretario General

Cuando algunos partidos presumen de "secretario general" en lugar de "presidente", o incluso cuando eliminan la presidencia por una secreataría general, olvidan o desconocen la abominable procedencia de tal denominación. Es la Historia real la que relata cómo transformarse de escribiente a dictador. Porque así sucedió, cuando un mero secretario pasó de ocuparse de "levantar el acta" de las reuniones, a detentar el mayor poder omnímodo de todos los tiempos, lo que le convirtió en el máximo asesino de la humanidad.

El 3 de abril de 1922, Stalin fue nombrado Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de todas las Rusias, un cargo que él posteriormente transformó en el más poderoso del país. En aquella época, esta posición se veía como un cargo menor dentro de la estructura partidaria (ocasionalmente en el partido se referían a Stalin como el «camarada archivista»). Sin embargo, este cargo asociado con el liderazgo que tenía sobre la Oficina Organizativa del Comité Central del Partido (Orgburó), dio a Stalin una base de poder suficientemente fuerte como para permitirle instalar a sus aliados en los puestos claves del partido.

Su nombre real era Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, escrito en ruso como Иосиф Виссарионович Джугашвили y en georgiano como იოსებ ბესარიონის ძე ჯუღაშვილი, Yoseb Bessarionis dze Jughashvili. El apodo Stalin («hecho de acero»; derivado del ruso stal, acero, con el mismo sufijo posesivo personal in que usó Lenin) lo empezó a usar a partir de 1912, y desde octubre de 1917 se convirtió en su sobrenombre.Enlace
Las imágenes ilustrativas muestran cómo Stalin (en el centro de ambas fotos) hizo desaparecer -incluso de las imágenes oficiales convirtiéndose en un paradigma histórico de la "manipulación fotográfica"- a quien fuera uno de sus más estrechos colaboradores, Nikolái Ivánovich Yezhov. Fue otro nefasto asesino que colaboró a acrecentar las víctimas del régimen dictatorial de Stalin, que diversos historiadores estiman en más de 20 millones de seres humanos (aunque hay quienes elevan la cifra a 60 millones de muertos). [Los datos básicos provienen de la Wikipedia]

1 comentarios:

JLMON dijo...

Interesante reflexión aunque poniendo al "Aguila de las Montañas" como referencia de origen ya has condenado a todo lo que sigue...
Si no lo has leido, te recomiendo La Tumba de Lenin de David Remnick.
Un saludo

Publicar un comentario en la entrada