Aupar, metáfora educativa

Hoy, domingo 13 de mayo de 2012, hemos debido acudir a la última de las tres jornadas del VI Encuentro Estatal de Orientación. Hemos disfrutado con las Clownclusiones de la jornada de mañana, a cargo de la payasa-maestra Virginia Imaz. Posteriormente junto a Juan Antonio Planas, Presidente de COPOE (Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España) (ver en esta foto) y Ernesto Gutiérrez-Crespo Ortiz, Presidente de APSIDE, (Asociación de Psicopedagogía de Euskadi) (en esta imagen) hemos finalizado la Jornada con un breve acto.

Lo mejor ha sido el modo de concluir tres días de trabajo con un abrazo general entre los asistentes, superior al darse la mano de las misas. Un fuerte y cálido abrazo entre quienes trabajamos por la educación, con mentalidad y conocimiento de que nuestra labor forja los cimientos del futuro

Teníamos intención de acudir con más antelación, para disfrutar una vez más con una conferencia de Francesco Tonucci (FRATO). Al estar con nuestro nieto, que casi siempre pide estar "aupas" (aupado) para que le explique mejor las cosas no hemos podido sino ir al final del Congreso.

Justamente, además de otro símil usado por
Virginia Imaz, llevar alzado a alguien más pequeño nos parece una buena metáfora educativa. Llevar a la infancia en los brazos, para que vean mejor, con más perspectiva, como la que hemos querido transmitir con nuestras palabras. Pero sabiendo que más pronto que tarde, querrán bajar y moverse con plena autonomía.

Educar es aupar, como decía Isaac Newton cuando señaló que había caminado a hombros de los gigantes que le habían precedido en el camino de la ciencia. Las personas necesitamos avanzar rápido al principio, con pasos que no están al alcance de nuestro andar, pero sabiendo que el camino será nuestro, así como la responsabilidad de saber adónde y cómo queremos ir.
Un microvídeo y algunas imágenes, todas del iPhone (disculpad la baja calidad) y embebidas en el post). Educar y aupar son nuestras actividades preferidas. Aupar y educar hijos e hijas, aupar y educar a sobrinas, a nuestros "casi-nietos, entrenadores de abuelos" Ainhoa y Sergio, y ahora a nuestro primer nieto.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada