Repost: Ícaro digital por volar hasta el sol de Google

- Post duplicado de los 9 días en los que Google nos inhabilitó este blog principal -
Cual Ícaro que cayó a tierra cuando el ardiente sol ablandó la cera que mantenía unidas sus alas, por volar demasiado cerca del sol, así me siento desplumado y abatido en esta depresión post-blogger, que se entremezcla con el síndrome de abstinencia de tantos días sin leer, comentar, escribir,... mis suscripciones del Reader. Haber visto el mundo desde el vuelo de altura y desplomarse en un instante demuestra cuán dura puede ser la caída.

Han pasado ocho días y se siente que el alma, blog.agirregabiria.net, se va separando del cuerpo de quien suscribe. He perdido las alas que Google me dio prestó, quizá por intentar volar demasiado alto. Esta noche negra me reconozco más como Dédalo que ve a su hijo-blog Ícaro desaparecido para siempre. Y todo por no haber advertido la fragilidad de la vida, la pena de la pérdida y la eternidad de la muerte.

Hemos de agradecer el interés de tantas y tantas personas que aportan ideas, sugerencias, ánimos,... Son cálidas, cercanas, y por tan diversas vías que es imposible enumerarlas (pero lo haremos en un próximo post). Pero siguen impertérritos los sofisticados algoritmos que aplican los robots de Google, y ningún ser humano emerge desde las infranqueables murallas del gigante. Aquí se ha incumplido la primera ley de Asimov: "Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño".

-- Este problema se resolvió el 20 de julio de 2012 por Google --

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada