Este ha sido el verano de la crisis

Se acaba el veraneo,... pero los recuerdos perduran.
Este ha sido el verano de las casas vacías en las costas, de la búsqueda de un wifi abierto o un 3G válido, de las conversaciones sobre economía y de las cenas con amigos comiendo berenjenas.
Este ha sido el verano de los smartphones y de las tablets, que han arrinconado a los portátiles.
Este ha sido el verano de los parkings convertidos en campings junto a las playas.
Este ha sido el verano de las tarteras y neveras para pasar todo el día en la playa, con la comida traída de casa y los chiringuitos casi exclusivamente reservados para los turistas extranjeros.
Este ha sido el verano de calor y de gasolinas al alza.
Este ha sido el verano más, el del año 2012, un verano donde aprender y donde decidir qué haremos en el otoño que se avecina.
Este ha sido el verano de vida, de familia, de mercadillos y de ferias, y -como todos los vernos- de bellos recuerdos y dulces esperanzas.
Este ha sido el verano de sentirnos, eternos por momentos, y hacer planes a cinco y a diez años,... ¡Ah, plácidos y fugaces sueños de juveniles utopías de inmortalidad, como si la felicidad y la vida fuesen imperecederas!

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Respecto a la relación del escepticismo (ARP, Círculo Escéptico, etc.), con el nacionalismo estatal, vi su último libro, EL NACIONALISMO ¡VAYA TIMO! y ahora veo unas conferencias publicitadas por ARP que van a hablar de un diccionario de lógica, figura como su escritor, Ricardo García Damborenea, ¿es este el ex miembro del GAL y del PSOE?, espero que no, pero no se.

http://www.escepticos.es/node/1067

Publicar un comentario en la entrada