Los falsos héroes

¿Dónde quedaron los héroes, aquellos que son constantemente ensalzados por los medios de comunicación? Deportistas y políticos llenan las páginas de los periódicos y los informativos audiovisuales. Pero todo demuestra que no se rigen por la ética y la deportividad que parecían encarnar.

Una democracia efectiva y una sociedad culta no deben otorgar ni delegar en los líderes más capacidad de decisión, ni valor referencial, porque cuanto más altos están mejor parecen moverse en la podredumbre moral (como lo habitual, lo que hacen todos, con la trampa y el provecho personal como base de la mecánica del poder). Y el engaño es continuo, aún con pruebas fehacientes. Por ende, la justicia jamás se aplica con rigor a los poderosos, ni pronto ni tarde,...

¡Ah, y cuándo veremos por estos lares a un arrepentido como Lance Armstrong (aunque lo haga como otra fuente de financiación) y alguna periodista profesional como Oprah Winfrey

2 comentarios:

Juan J Azpiroz dijo...

Mikel, tu denuncia es valiente y realista, no exagerada. Parece evidente que tenemos un enorme déficit de valores morales y que este país necesita una regeneración ética a fondo. Pero hay un problema más: ¿Quien liderará este movimiento, los políticos, los jueces, las fuerzas de seguridad, los medios de comunicación, los intelectuales no afiliados, los artistas...? Creo que los problemas graves o los resuelve el pueblo o no los resuelve nadie.

Mikel Agirregabiria dijo...

¡Gracias, Juan José!

Coincido plenamente contigo: O resolvemos los problemas con más participación, y menos delegación,... o seguiremos como estamos.

Quizá la blogosfera abrirá nuevos cauces. O, al menos, lo intentaremos también por esta vía,...

Publicar un comentario en la entrada