Disonancia cognitiva: El caso de Wayne Hale


El concepto de la Disonancia Cognitiva, fue expuesto por primera vez en 1957 por el psicólogo estadounidense Leon Festinger en su obra A theory of cognitive dissonance. La teoría de Festinger plantea, según la Wikipedia, que al producirse esa incongruencia o disonancia de manera muy apreciable, la persona se ve automáticamente motivada para esforzarse en generar ideas y creencias nuevas para reducir la tensión hasta conseguir que el conjunto de sus ideas y actitudes encajen entre sí, constituyendo una cierta coherencia interna.

El conocido experimento, ya un clásico paradigma de investigación, realizado por Leon Festinger  consistió en pedir a una serie de sujetos que realizasen una tarea muy aburrida. Al concluir la tarea dividió a los sujetos en tres grupos, les preguntó qué les había parecido la tarea y todos opinaron que les resultó muy aburrida. A los sujetos del primer grupo, el grupo control, les dijo que el experimento había concluido y que se podían ir. A los sujetos del segundo grupo, les dijo que afuera se encontraba una persona que tenía que realizar la tarea pero que no estaba muy convencida, así que les daría 1 dólar si le decían que la tarea fue muy divertida, con los del tercer grupo hizo lo mismo, pero en vez de un dólar les dio 20. Posteriormente los integrantes del segundo grupo serían informados de que los del tercer grupo recibieron una suma mayor de dinero.

Al cabo de una semana Festinger llamó a todos los sujetos para preguntarles de nuevo qué les pareció la tarea, los del primer y tercer grupo reafirmaron su anterior respuesta, que la tarea había sido muy aburrida. Con sorpresa descubrió que los del segundo grupo creían que la tarea fue divertida, habiendo modificado su impresión inicial. La explicación de por qué en el tercer grupo no se produjo el efecto de disonancia cognitiva, es que al haber sido pagados ya tenían un justificativo para la mentira dicha, por lo cual no debieron modificar su percepción del experimento. El segundo grupo de control por el contrario, no tenía un justificativo para la mentira (solamente recibieron un dólar), con lo cual debieron modificar sus percepciones del experimento y comenzar a considerarlo divertido.

La Disonancia Cognitiva (D.C.) explica esas mentiras verdaderas, como cuando actuamos diferente de lo que pensamos y al final decimos que pensamos lo que hacemos. El proverbio que dice: "Si no haces lo que piensas, acabas pensando como lo que haces". Como en el experimento en el que dijeron que la tarea fue divertida para justificarse ante ellos mismo lo que hicieron (sin otra razón). 
 
En este vídeo, se cita el caso de Wayne Hale, quien reconoció en su blog el fallo mortal del Columbia, lo que no le impidió (fue al contrario) progresar en la NASA.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada