Divorcios por conveniencia... administrativa

Las bodas o "matrimonios de conveniencia" son algo repudiable y aparentemente anacrónico, pero se siguen produciendo fundamentalmente para obtener beneficios jurídicos, económicos o sociales, sin que exista vínculo sentimental real entre los contrayentes. Estos matrimonios blancos (llamados así por la expresión francesa mariage blanc), incluso se generan por decisiones administrativas que requieren determinado estado civil. Por ejemplo, para obtener el permiso de residencia en un país a personas no originarias. 

Más deleznable aún, y más odioso que sea promovido por perversas decisiones administrativas, son los cada vez más crecientes casos de "divorcios por conveniencia administrativa". No sólo para eludir deudas o embargos, donde el cónyuge limpio de cargas se queda con la mayor parte del patrimonio que desean salvar. 

Aún más penoso es la única escapatoria que se ofrece a parejas que se aman y con prole que ven el divorcio de conveniencia con una ruptura matrimonial falsead como la única forma de sobrevivir en épocas de crisis, haciendo que el cónyuge menos pudiente quede como madre o padre sin pareja a fin de recibir las ayudas en forma de pensiones o pisos que no recibirían permaneciendo casados como es en realidad su deseo.

A todo esto se suman las miríadas de viudas y viudos que no pueden formalizar legalmente su matrimonio... por causas administrativas que les llevarían a perder parte de sus pensiones que reciben por separado.

¿En pleno siglo XXI no hay nadie capaz de eliminar o no favorecer estas aberraciones jurídicas?

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Mikel, te suelo leer con cierta asiduidad y coincidir en casi todo lo que sueles escribir.

En este caso, aunque en la base puedo coincidir también, lo veo en ocasiones como un clavo ardiendo que en último recurso muchos tienen que acudir.

No es mi caso, pero lo entiendo. Como pequeño empresario, en donde la única opción para crecer era solicitar préstamos avalados con el patrimonio personal y que en los últimos años he pagado en impuestos por la empresa varios cientos de Mikel de impuestos, sí mañana quiebro (que es bastante común en estos tiempos) no tengo derecho a nada... NADA. Ni paro, ni SS, ni ayudas... y además saltan a por mi patrimonio como buitres.

Y sin embargo ves en tu entorno cantidad de gente que sin haber aportado nada a la sociedad ni haber cotizado jamás, empieza asumir ayudas de todo tipo y resulta que gana más que tu.

Antes de que eso ocurriera, la quiebra total y la muerte social, y como clavo ardiendo, te agarras a cualquier cosa. ¿qué es un divorcio pactado y por lo menos dejas a los tuyos la vivienda?... Donde hay que firmar... ¿qué es irse a Tanger nacionalizarse allí y volver? ... pues vamos a Tanger.

Suele funcionar ponerse en el lugar del otro, los más de 600.000 pequeños empresarios que han cerrado su negocio y con ello una ruina total y sin nada de ayuda, buscan cualquier pequeño resquicio o clavo ardiendo al que agarrarse antes de caer al oscuro agujero del que ea muy difícil salir.

Particularmente pueblo en los míos, hijos sobretodo. Yo.... como si tuviera que caer en el infierno...

Publicar un comentario en la entrada