Todas las películas norteamericanas son iguales,...

Vaya por delante que, a nuestro juicio, el cine -aunque no lo inventaron los norteamericanos- es... por antonomasia norteamericano. Es decir, el cine... cine, como la NBA en baloncesto, es de origen USA, y todo lo demás son cinematografías... complementarias. Pero,...

Todas las películas norteamericanas, sobre todo las de acción, son iguales en el mensaje básico en el que se inspiran: Cuando todo falla, el sistema en su conjunto, sólo queda que el protagonista, el héroe más o menos cotidiano que pasaba desapercibido, se ocupe de resolverlo todo. Esa persona, un hombre generalmente, ha de solucionar todo aquello cuando han fallado notoriamente todos los inmensos dispositivos (policía, seguridad nacional,...) que se suponía debían prevenirlo.

Puede ser un policía del montón, apenas el marida de una ejecutiva (como en "La Jungla de Cristal 1"), el detective maduro que se resiste a la jubilación o el joven investigador que se encuentra de paso (en multitud de filmes) o, incluso, el mismísimo presidente cuando todo falla a su alrededor (como en "El avión del presidente").

La moraleja es evidente: No esperemos que nos salve o cuide nadie externo, sino que todo depende de nosotros mismos. El lema que expresó John F. Kennedy en su jura como el 35º presidente de los Estados Unidos el 20 de enero de 1961: "No preguntes lo que tu país puede hacer por ti; pregunta lo que tú puedes hacer por tu país".

Hay otras muchas constantes de la cinematografía de Estados Unidos:
  • Siempre se mantiene algún toque de humor, aun en las situaciones más críticas que la mente pueda imaginar.
  • El amor siempre aparece, y se agradece, así como la amistad leal (y, en ocasiones, algunas falsas relaciones que no logran que el protagonista se desanime).. 
  • Todos los personajes de la función pública, excepto los protagonistas que son la excepción, son bastante inútiles cuando no malvados. Policías corruptos, políticos mafiosos,... en investigaciones oficiales que nunca progresan.
  • Los extranjeros son los malos, y aún peores cuando más se alejen de la raza aria. Rusos, chinos, coreanos (del norte), mejicanos,... incluso algunos europeos que hablan raro como alemanes o franceses.
  • Suelen acabar bien todas las películas, con felicidad para sus principales personajes,... aunque mueran en el camino muchos secundarios.

1 comentarios:

Luisfer & Cia dijo...

Son como niños, y lo peor es que consiguen que nos las traguemos todas!!

Publicar un comentario en la entrada