Google Glass en educación


Un pequeño recuerdo de nuestra primera experiencia con Google Glass, en las instalaciones de Arin Innovation, con su Director General Hugo Amann, a quien hemos grabado unos minutos con las instrucciones básicas para su manejo. En un minuto ya se puede estar conversando (en inglés, American English of course, ya convertido en la primera lengua de aprendizaje y de comunicación con las máquinas), tras un "OK, Glass" (no os perdáis la historia de cómo llegó a ser la "hot word" de activación.

Nuestra primera impresión, que esperamos confirmar en otras ocasiones, es ambivalente. Por lo positivo, sorprende que no restringe la visión de contexto, que se lee y ve perfectamente, que se escucha bien (aunque el entorno también pueda oírlo), que su fragilidad no es tan acusada como podría pensarse por su liviano peso, por su autonomía de uso,...  Por lo negativo señalaríamos que aún las aplicaciones no siempre aportan todo el valor añadido que pronto se descubrirá, que la latencia (propia de la conexión Internet) parece incrementarse cuando "la interface es tan corporal" que parece que esperamos y exigimos una respuesta más instantánea que a un móvil, por ejemplo. 

A la espera de su esperada comercialización, inicialmente en Estados Unidos, a lo largo de este año, las numerosas investigaciones ya anticipan numerosas fórmulas de su aplicación educativa. Existen alternativas competidoras de las Google Glass como las Gear Blink de Samsung (con Tizen, probablemente ya en este septiembre), o las ya comercializadas de Moverio BT-200 de Epson,...

Este año, 2014, será el de despegue de los dispositivos con tecnología vestible (Wearable Technology), siendo estas "Google Glass" uno de sus referentes con innovadoras posibilidades en el campo de la instrucción en ámbitos muy amplios, desde la salud hasta la educación continua, ocupacional o reglada.

Pronosticamos que pronto, serán las reglamentaciones legales quienes retarden en todo caso, estos dispositivos de"gafas inteligentes" comenzarán a ser vistos en diferentes escenarios. En un plazo de tres a cinco años, quizá el profesorado sea uno de los primeros destinatarios de estos recursos. Francamente, resulta fácil imaginar notables ventajas para exponer en una conferencia, atender y reconocer personalmente al alumnado, gestionar datos masivos en situaciones que requieren protocolos y decisiones certeras,...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada