Traspasa tu plan de pensiones,... ¡ESTE MES!

Los bancos (y cajas, que ahora son bancos) se han lanzado en persecución de nuestras EPSV (Entidades de Previsión Social Voluntaria) o planes de pensiones. No es la primera vez que hablamos de cómo se estimula la "infidelidad comercial", por parte de las distintas empresas que no valoran debidamente a sus clientes más fieles,... y menos huidizos. La política de Pepephone, de tratar antes y mejor que a nadie a sus primeros clientes, es una excepción.

Lo cierto es que no resulta consecuente la fidelidad hacia las entidades bancarias, la mayopría nada comprometidas con quienes hemos sido sus "clientes de siempre" (alguna excepción hay, como Bankinter que abona por permanencia un 0,25% del patrimonio que les confiamos como premio anual). Nuestra principal entidad de siempre, "de aquí", de toda la vida, ofrece en plazas y lugares  que son de "allí" bonificaciones del 6% para quienes traspasen sus fondos de pensiones, mientras apenas regalan algunas delicias a quienes años tras años hemos confiado en ellos.

Ha llegado el momento, atención que esto se acaba a finales de enero de 2015 o en algún caso hasta el 13 de febrero, de jugar al baile al que nos obligan: Cambiar periódicamente de banco para que nos bonifiquen el viaje de ida,... e incluso el de vuelta (mientras nada nos darían si permanecemos estáticos). Asciende a 97.000 millones de euros el patrimonio acumulado en España en planes de pensiones, con un capital medio por partícipe de 7.000 euros, y la batalla por gestionar estos fondos ha lanzado a los bancos hacia esta agresiva captación competitiva.

Con publicidad llamativa o de forma más soterrada, llueven las ofertas para bonificar las llegada de EPSV o planes a pensión hacia entidades como el Banco Popular (hasta el 8%), Kutxabank (6% ver imágenes de su publicidad)BBVA (4%), Bankinter ( 3,5%), La Caixa (3%), UniCaja (3 %),... y muchos más. Estas bonificaciones están en función de la cuantía traspasada, de los años de retención (en la mayoría un traspaso prematuro sólo obligaría a retornar la parte proporcional, pero hay que asegurarse),... 

Para elegir bien la mejor opción de bonificación por traspaso de entidad, aparte de consultar con quienes lo gestionan en la actualidad y ver su respuesta, requiere mejor el porcentaje de bonificación (nada de regalitos), los años de permanencia, cuándo se recibe la bonificación (en pocos días o en los sucesivos años de compromiso) y dónde se recibe (si es un ingreso en caja de libre disposición o se acumula al plan), coste de las comisiones, así como -obviamente- los planes de destino que se ofrezcan y el grado de acierto en la gestión de años precedentes que haya acreditado la entidad destinataria.

Nota bene: Este post está en evolución estos días. Lo iremos completando.
Podéis compartir en comentarios vuestras peripecias si estáis en este baile de bancos.
Final: Tras ofrecernos bonificaciones varias por mantenernos 5 años, del 3% en varias entidades, del 3,5% de Bankinter, 4% del BBVA y 5% del Banco Popular, optamos por permanecer donde estábamos (Kutxabank) pero con una bonificación del 4%. Esta importante cantidad no la hubiéramos logrado de no haber anunciado nuestra partida. Sirva este post para denunciar estas campañas que no priman la fidelidad de los clientes más estables.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo puedo decir una cosa: Gracias

Anónimo dijo...

Hola:

Yo tengo un caso particular...y ahora como han cambiado las cosas no sé muy bien cómo está el tema y me gustaría que me aconsejaras, si es posible.

Yo tengo una EPSV con permanencia que acabó hace poco. Ahora Laboral Kutxa me ofrece otra opción a 7 años pero la opción de rescate, si no aporto, es dentro de 2 años, por lo que no me interesa porque me "obligaría" a estar 5 años más y quiero tener la opción de rescate, aunque luego no haga uso de ella, pero como nunca se sabe...

¿Qué opciones hay para traspasar esa EPSV y tener la posiblidad de rescatarlas dentro de dos años? ¿Podrías ayudarme?

Muchas gracias de antemano.

Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada