Atención, todos necesitamos más...

Basta observar algo o a alguien con atención para que se vuelva interesante.

El verano es tiempo de descubrimiento. Las amistades reencontradas, desde pequeños de unos meses hasta nonagenarios, son fuente preciosa de redescubrimiento. Los niños pequeños responden inmediatamente a quien les dedica toda su atención,... y lo mismo nos sucede a todos a cualquier edad. Queremos, necesitamos captar la atención de los demás. Con frecuencia, más que la aprobación lo que ansiamos es la atención.

La atención es la piedad natural del espíritu, una cortesía que todos merecen y que además resulta ser nuestra mejor inversión. No atender siempre a quien nos habla, no sólo es falta de amabilidad y aún menosprecio, sino la grave pérdida de una inmensa oportunidad de aprender. Nada hay tan productivo como la atención, para la relación social y para mejorar nuestra propia educación.

La verdadera fuerza de una idea está, no en lo que vale, sino en la atención que se le presta. La atención es la aplicación de la mente a una persona, objeto o concepto. El primer medio para pensar bien es atender bien. Incluso el verdadero arte de la memoria no es otro que la disciplina de la atención.

Recordemos que el derecho a la atención es algo que se puede conquistar. El premio del que dice y actúa bien, es la atención que presta y que se le presta. La atención hacia los demás y la de los demás nos da el límite que hemos de poner a nuestras palabras. Aprendamos en dos etapas: Primero a prestar más atención. Segundo, a despertar, captar y retener la atención; más aún, sepamos satisfacer la atención de los demás.
Versión .DOC para imprimir

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/atencion.htm

3 comentarios:

Itziar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Bohemia dijo...

Saludos, acabo de descubrir tu blog y me encanta, he leído un ratillo y volveré a por más. Saludos

De Péguy dijo...

“El secreto de la persona interesante es que ella misma se interesa por todos los demás”.Charles Péguy

Publicar un comentario