Talón de Aquiles del PSOE

Ahora que el “problema vasco” ya no interesa en el Estado, sólo queda un grave déficit en la gestión del gobierno de Rodríguez Zapatero.

La pacificación y normalización de Euskadi ha pasado a ser un tema de segundo nivel en el panorama político general. La reactivación de la “ka(le borro)ka” es una cuestión de interés casi limitada a los periódicos vascos de gratuita difusión en sus portadas, o a columnas aisladas de páginas interiores de diarios de pago. La cronificación de la política vasca apenas resucita con noticias de tercer orden como la opción, la que sea, de EA o las enésimas manifestaciones de Batasuna con o sin aprobación de jueces-estrella con brillo declinante. Cuando se apaga un informativo árbol de navidad, muchos adornos se recogen y vuelven a la caja del anonimato.

Hoy día sólo hay un peligro incontrolado para el PSOE, y bien lo saben sus dirigentes. No se trata de la pujanza de un PP perdido y petrificado, que sigue con el inmundo rollo de amarillismo sobre qué pasó el 11-M, de si la mochila era de “Potxolo”,... Siguen sin enterarse que fue una tragedia propiciada por errores propios, que su sobreactuación en mentir les perdió y que nunca vieron (y por tanto no protegieron) su talón de Aquiles: El poder omnímodo de Aznar que miró por sus intereses pro-Bush antes que seguir una política más europea y neutral, en tantos y tantos ejes.

Cuando el principal adversario no inquieta, el peligro sólo puede provenir de uno mismo. No es la cuestión catalana, casi amortizada a pesar de la incertidumbre de las inmediatas elecciones. Su incierto resultado no será decisivo en el panorama de las elecciones generales de 2008. El resto de las reformas estatutarias camina sin mayores contratiempos, e incluso con un sospechoso-sorprendente entendimiento con el PP a nivel de las diferentes comunidades, especialmente en las no históricas.

Los asuntos claves son aquéllos que siguen un curso lento y largo, pero que siempre desembocan en una convocatoria electoral. Los incendios en Galicia, por ejemplo, pueden “calentar” un verano, pero sus rescoldos difícilmente subsisten tras los subsiguientes otoño e invierno. El proceso de paz es largísimo y lentísimo, tanto que su desenlace tampoco mantiene el interés en primer(a) plano(a).

Un motivo electoral determinante debe proyectarse en dimensiones múltiples y en planos sociales diversos, de modo que alcance muy directamente a grandes colectivos y sensibilidades del universo votante. El electorado se mueve por sensaciones, y por reflexiones, de suerte que su opción puede adoptarse en el último momento, pero siempre por el hartazgo de una cuestión irresuelta durante largos períodos previos.

El gran leitmotiv político del futuro a corto plazo es la avalancha irreprimible de la inmigración. Su gestión, evolución y fórmulas de solución son argumentos cruciales para el desempate del binomio PSOE-PP. Actuando a la contra, especialidad del PP contemporáneo, su estrategia de desgaste puede procurarle réditos en muchas capas del electorado español, en las cuales están brotando preocupantes señas de xenofobia. Más difícil es la posición del PSOE, que le ha visto las orejas al lobo, y que tras su fallido intento de neutralizar la amenaza mediante un acuerdo con el PP, haría bien en buscar una envolvente con los demás grupos políticos (nacionalistas, IU,…) a fin de volver a situar al PP en su marginalidad, hasta que abandone posiciones numantinas de aislamiento.

Una justa, eficaz y vigente política de inmigración habría de construirse sobre las bases de un gran acuerdo estatal (dejando al PP visiblemente fuera) y europeo, fijando posiciones comunes y abordando globalmente un problema de semejante envergadura. El rumbo errático demostrado ante tal desafío en la última década, por parte de gobiernos del PP y del PSOE, merece ser enmendado. Se requieren acuerdos internacionales, al menos desde la Unión Europea, con los principales países de origen, ubicados en África y Sudamérica. Sobran medidas reactivas en base a improvisación, con paliativos remedios parciales. Se requiere perspectiva histórica, inusual solidaridad, inversiones considerables, ingentes recursos educativos en origen y en destino y una actitud proactiva sobre las causas más que sobre los efectos. Sólo así dará comienzo un principio de resolución al mayor problema de desequilibrio mundial de este siglo XXI. Se trata de un conflicto planetario, pero con uno de sus principales síntomas instalado en los territorios insulares y peninsulares del Estado español.
Versión .DOC para imprimir

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/aquiles.htm

1 comentarios:

Invitado dijo...

Efectivamente este sera uno de los grandes temas delicados que tendra qwue lidiar el partido que este en el gobierno y que hara decidir muchisimos votos, sino a corto plazo, si a medio-largo plazo(solo hay que ver los paises de nuestro alrededor).
Entras en una gran contradiccion al decir que se debe realizar un gran pacto estatal y que al mismo tiempo hay que excluir al pp ... El pp te guste o no es practicamente la mitad de los votantes, y por contra, la representacion de los nacionalistas, pese a ser muy nombrados y tener mas peso del que "justamente" les corresponderia no pesa nada, representan a poquisima gente (solo hay que contar numero de escaños en el parlamento y en el senado, y encima esa, seria una cuenta "falsa", si contaramos por numero de votos se reduciria aun mas). Para que haya un gran pacto tienen que estar de la mano pp y psoe, como si todos los nacionalistas estan en contra (seran mas partidos , pero representan a muchos menos), y yo, lo unico que deseo, por el bien de todos, es que efectivamente ese pacto se produzca. No estoy pensando en quien va a ganar o dejar de ganar las elecciones, hablo de que nos vaya bien a los de aqui, bien a los que vengan (que ojala sean muchos), y sobre todo, que esto no sea aprovechado por algunos para crear nuevos partidos de cortes radicales , y que los que hay, no se radicalicen, ojo aqui meto a todos, en cataluña ya estan dciiendo que no caben mas, euskadi es la comunidad a la que menos van,..., andalucia decia que no puede acoger a ni un menor de los que residen en canarias pq no tiene plazas (buscando la pela como siempre), las comunidades del pp todavia no han contestado casi ninguna(haciendose los locos),..., en fin los primeros para pedir y los primeros en escaquearnos, me alegra comprobar que en realidad todos seguimos formando parte de españa, pq desde luego, esa es una actitud muy española.
Sera muy dificil, por no decir imposible, que en europa nos hagan caso de verdad si no van de la mano gobierno y oposicion, y efectivamente, sin europa, muy poquito vamos a poder hacer, muy poquito. Osea que, recomiendo a todos los foreros que alejen este discurso de la discusion politica y que la encajen dentro de la discusion social, solo asi, y todos juntos, podremos hacer frente a un problema muy gordo, un problema ecologico y social de primera magnitud.
saludos a todos

Publicar un comentario