28 de julio: Hace 25 años se nos fue Charlie Rivel

Hace 25 años desapareció esta gran figura nacida y criada en el circo, y quizá su último gran representante. En la wikipedia cuentan una célebre anécdota que le retrata: "Cuando entró en la pista del circo y aún no había empezado su actuación, un niño empezó a llorar desesperadamente (probablemente era la primera vez que veia a un payaso). Charlie no podía empezar su actuación pues el público estaba más pendiente del escandaloso llanto del niño que del payaso. Charlie se acercó cautamente hacia el niño para hacerle una caricia e intentar calmarlo, pero el efecto fue el contrario y el niño empezó a llorar aún con más fuerza entre las risas medio divertidas medio enternecidas del público adulto. Rivel profundamente conocedor de la psicología infantil, se retiró hacia el centro de la pista y empezó también a llorar, desconsoladamente, solidariamente. Con eso bastó. El niño se callo en el acto, con unos ojos abiertos como naranjas por la sorpresa de haber descubierto que aquel ser rojo y amenazador se sabía expresar también con su mismo lenguaje tan transparente y directo: el llanto. Y Rivel continuó llorando. Y "Uuuuuuuh" Cuando todavía lloroso, se volvió a acercar hacia el niño, ya totalmente calmado y mirándolo electrizado, la criatura se sacó el chupete de la boca y se lo dio a Charlie, en un acto de solidaridad primigenia". Uuuuh! fue su aullido final de lloro, con el que ahora recordamos a aquel último gran payaso de nombre Charlie Rivel.

3 comentarios:

larri dijo...

El logro con ese acto el cambio en una persona y a los demas asombro.
Al igual que vos con el post me asombra y te ganas a la red.
Vos un mago que cada dia nos deja la boca abierta y la mente despierta.

Iñaki Murua dijo...

auuuuuuuuuuuu!

Sin más, grande Charlie!

josep estruel dijo...

Fue uno de los grandes ídolos de la escena en la Alemania nazi. A principios de los cuarenta, en plena guerra mundial, llenaba diariamente el teatro Scala de Berlín, con más de 2.000 localidades. Rivel debió de actuar,por fuerza, quizá en funciones especiales, ante Joseph Goebbels, responsable del aparato propagandístico nazi, y tal vez ante el mismísimo Adolf Hitler.
QUÉ ES UUUUH!
Uuuuh!
Es el aullido final de lloro de un pallaso de nombre Charlie Rivel.
Uuuuh!
Es un cuento increíble y que, sorprendentemente, es verdadera, que pasó hace bastante tiempo (en el siglo pasado), y que tristemente aun pasa hoy, y que aun peor puede pasar mañana.

Mikel,como siempre muchas gracias
Un saludo.

Publicar un comentario