Marisa, de Nacho Vigalondo

Las múltiples personalidades demuestran que no cambian las cosas: cambiamos nosotros. No es sorprendente que la experiencia nos sirva de tan poco provecho; como cambiamos cada día, eso que llamamos experiencia es la experiencia de otro que dejamos de ser.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada