La educación favorece el turismo

La afirmación es válida en varios de los sentidos posibles. Una buena educación favorece altos ingresos y propicia el turismo, especialmente el cultural. Esto es obvio. Pero también una sociedad bien formada propicia la recepción de turismo interior y exterior. Es mejor destino turístico aquel que reúne paisaje y paisanaje, donde sus gentes son tan interesantes como la historia o la belleza del lugar, y donde es posible comunicarse directamente con sus paisanos.
Lo recíproco es igualmente cierto. Una sociedad que no se interesa por sus turistas extranjeros, que no facilita su estancia por parte de toda la ciudadanía (no sólo de sus agentes interesados), que no conoce suficientemente una lengua de comunicación universal (el inglés), reúne condiciones desfavorables que alejan al turismo. Peor aún es los casos de los que hemos tenido un conocimiento directo, que están determinando un preocupante retorno de turismo europeo de edad por causas de incultura grave local, con fenómenos primitivos de gamberrismo desde edad casi infantil (no atajado por algunas familias) o con falta de respeto a las normas (desde las más elementales de tráfico hasta las básicas de convivencia),... que convendría atajar de raíz y con tolerancia cero.
Urge una alta inversión y decidida apuesta educativa para mejorar las opciones de España como destino turístico. Porque quizá ya sólo se encuentra la bonanza climática (factor constante, pero no exclusivo), los servicios propios de un país europeo (con una sanidad media y una seguridad mejorable) y la economía comparativa (factor decreciente) como argumentos favorables frente a otras opciones emergentes que no citaremos, pero que manejan quienes se están reubicando en otros países.

2 comentarios:

Vandalismo generalizado dijo...

El vandalismo llega hasta Sierra Nevada, hasta el mismo Mulhacén.

El Mulhacén pierde su guía, donde han quemado la Virgen del Pilar que una peña montañera le regaló al Sereim hace 27 años como agradecimiento

La Virgen, quemada, llegó al refugio militar.
La imagen está ahora en la Hoya de la Mora, pendiente de ser restaurada
La pequeña imagen de la Virgen del Pilar que se encuentra bajo el hito que corona la cima del Mulhacén fue víctima de un acto vandálico hace un mes. La puerta de cristal que la protegía apareció rota y la figura sufrió un incendio que la ha dejado totalmente calcinada.
El alpinista que descubrió estos daños cogió la imagen de la virgen y la dejó en el refugio militar de la Hoya de la Mora. Desde entonces, uno de los miembros que subió la imagen a la cima en 1982, Ángel Abellán, la conserva y, al parecer, está interesado en restaurarla para intentar devolverla posteriormente a su lugar original.

Revista Fusión dijo...

Publicado en la Revista Fusión, el 4-9-2009.

Publicar un comentario en la entrada