Para mantenernos vivos... necesitamos desafíos

Los japoneses siempre han degustado pescado fresco. Pero pronto agotaron los bancos de peces cercanos a sus costas. Así que los barcos pesqueros crecieron y pudieron ir cada vez más lejos. Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no llegaba fresco. A los japoneses no les gusta el sabor del pescado cuando no llega casi vivo. Para resolver este problema, las compañías pesqueras, instalaron congeladores en los barcos pesqueros.
Sin embargo, el paladar japonés percibía la diferencia entre el pescado congelado y el pescado fresco. Así que las compañías instalaron tanques salinos en los barcos pesqueros. Podían pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a Japón. Pero, después de un poco de tiempo, los peces dejaban de moverse. Llegaban vivos, pero aburridos y cansados. Nuevamente, los japoneses también notaron la diferencia del sabor. Porque los peces fuera del océano se movían menos y perdían el sabor 'fresco-fresco'.
La ingeniosa solución que encontraron fue muy original. Incorporaron a un tiburón en sus tanques. Así, los peces capturados mantenían toda su vitalidad y... el sabor fresco al llegar a puerto. ¡Claro que el tiburón se comía algunos peces, pero los demás seguían muy vivos! Habían de nadar continuamente durante todo el trayecto para mantener su existencia.
L. Ron Hubbard lo descubrió a principios de los años 50 aplicado a los seres humanos. También las personas prosperan, extrañamente más, sólo cuando hay desafíos en su entorno. Los retos agudizan el ingenio y nos transforman en más inteligentes y competentes. Vía: con-texto.wikispaces.com. Historia muy citada en Internet.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya... también le dió tiempo a crear la Cienciología... vaya tipejo...

Alma Rosa dijo...

vaya... inteligente...


educativa y formativa información... gracias

Mariana dijo...

COMENTARIO EXACTO Y ACERTADO...evidentemente la moraleja encaja perfectamente bien en todos los ambitos!..Excelente!!

FBM dijo...

El principio de acción-reacción ya lo expuso Toynbee en su "Estudio de la historia" en los años treinta. Asimov lo utilizó en su "Fundación".

silvya dijo...

pueden darse como ejemplos conejo tras su zanahoria en esta época vegetariana, o utopías, que cita Galeano en su obra.La guerra es con uno mismo.

Publicar un comentario en la entrada