Homenaje a Miguel Delibes

Decenas de obras de Miguel Delibes forman parte de nuestro patrimonio cultural. Para algunos fueron sus libros, para muchos sus adaptaciones al cine (donde destaca Los santos inocentes, Mario Camus (1984), Premio en Cannes incluido a sus actores protagonistas, el murciano Francisco Rabal y el vasco Alfredo Landa), al teatro (como Cinco horas con Mario, -véase este vídeo-, de lectura obligatoria para escolares) o a la televisión (como El camino -véase este vídeo-).
Creemos que hemos leído casi todos sus libros, algunos varias veces. Algunas de sus citas sobre la vida, la novela o la infancia forman parte de nuestro patrimonio cultural, de quienes hemos bebido de su cultura castellana. En su memoria y honor citemos algunas: "La infancia es la patria común de todos los mortales, de ahí que el lector se identifique de inmediato con un personaje infantil sea de donde sea"; "La novela es un intento de exploración en el corazón humano a partir de una idea que es casi siempre la misma contada con diferente entorno"; "Cuando a la gente le faltan músculos en los brazos le sobran en la lengua".
La obra de Miguel Delibes trascendió a Europa. Recuerdo en un viaje a Alemania, allá por 1988, en la cena informal tras el trabajo, alguien nos preguntó si aquello (Los santos inocentes) era una realidad cercana en algunas regiones de España. No fue fácil la respuesta. Conviene recordar el pasado, aprender de sus errores y mirar el futuro. Como muestra, dos retazos memorables de esta película. En el primero la sumisión del "Lo que usted mande, señorito, estamos aquí para obedecer", y el segundo con la crueldad del desencuentro de amos y siervos impropio de la Humanidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada