La relatividad en nuestras vidas cotidianas

Inside Tokyo Love Hotel
Como en años anteriores el Berritzegune de Zaratamo B06 nos ofrece la primera ocasión de reencontrarnos con el profesorado vasco al inicio de un nuevo curso escolar. El año pasado fue con una masiva Jornada sobre Pizarra Digital sobre "Escuela 2.0" que ya relatamos en este blog. En esta oportunidad del curso 2010-2011, se ha elegido la Competencia Científico-Tecnológica como tema del encuentro en el Conservatorio de Música de Galdakao, Escuela de Música Máximo Moreno (mapa). Todo organizado por el Berritzegune de Zaratamo que dirige Begoña Garamendi, con el programa que se observa bajo estas líneas.
Competencia Científico-Tecnológica
El título del post hace referencia a una anécdota que hemos recordado en el viaje de vuelta, sobre un reciente post leído "Einstein, patos, fiebre" en el excelente blog del profesor José Luis Castillo, y que hubiera sido oportuno citar en la presentación. Refleja perfectamente cómo la ciencia teórica y la tecnología aplicada están presentes en todo lo cotidiano.
Hemos resaltado algunos aspectos en la breve presentación inicial:

Hemos mostrado entre el público en el iPad algunas imágenes alusivas de nuestra sopa agirregabiria.soup.io, así como el propio equipo que es un referente de la tecnología al alcance del alumnado, con iniciativas como la de India de producir este tipo de tabletas a menos de 35$. Por cierto, ya hay un primer colegio iPadizado... en Escocia. También habíamos pensado citar el valor emulador de lagunas series sitcom, comedias de situación, como la referencial The Big Bang Theory, cuyo efecto podría ser positivo a pesar de lo hiperbólico y cómico de los estereotipos que expone.
Abajo, un reciente vídeo que explica por qué es importante la ciencia.

3 comentarios:

José L. Castillo dijo...

¡Gracias por la cita del post de "Einstein..."! :)

José L. Castillo dijo...

¡Uf! Se me ha escapado el click antes de de comentar el resto... Sorry!

Que quería decir que es completamente cierto lo que comentáis. Pero a pesar de la enorme fe que le tiene la gente a la ciencia, llama la atención que todavía haya mucho pensamiento mágico alrededor de la ciencia. Mucha gente está dispuesta a aceptar las aplicaciones tecnológicas de algún conocimiento, pero no dicho conocimiento.

O, incluso, aceptar unos saberes y rechazar otros, a pesar de que se hayan logrado obtener con las mismas metodologías.

Aún queda muuuuuuucho por hacer, la verdad... Con una meta clara... Cambiar el "que inventen otros" lo antes posible. Asociando ciencia y creatividad y poniéndole nombre: tecnología.

Creo...

Un saludo!

David dijo...

He escrito otro comentario,pero como eran unas letras endemoniadas...Venía a decir que hay que dedicar lo más posible a la I+D,porque los que carezcan de tecnología están abocados a la miseria.

Publicar un comentario en la entrada