Maniobra de Heimlich, para salvar vidas

Hoy hemos contribuido a salvar una vida. Simplemente, por recordar un nombre y una técnica como la Maniobra de Heimlich (ver en Wikipedia). Estábamos comiendo con unos colegas cerca del Buesa Arena de Vitoria-Gasteiz, cuando alguien pedía a gritos un médico o sanitario. Una mujer de mediana edad estaba ya inconsciente, con el rostro enrojecido, y su marido o pareja trataba de atenderla.

Simplemente hemos recordado la palabra "maniobra" para presionar sobre el abdomen a fin de que el diafragma expulse por presión algún objeto que atragantaba a la afectada. Su marido ha aplicado la compresión y en tres o cuatro compresiones, la mujer ha expulsado un bocado de carne que la estaba asfixiando. Cuando la situación ha quedado resuelta, y aún no había acudido ninguna ambulancia, el marido se ha vuelto y nos ha dicho: "Estaba bloqueado, no podía pensar y sólo al oí la palabra maniobra la he recordado, gracias".
Conviene formarse un poco más sobre la Maniobra de Heimlich, leyendo con más detalle cómo pasar a fases sucesivas si el atragantamiento (siempre detectable porque la víctima se lleva las manos a la garganta) no se resuelve y hay que pasar a reanimación cardiopulmonar (ver a una experta como la Dra. Nekane Murga), o si el afectado en un bebé,... También es posible resolver esta grave situación estando solo, tratando de forzar un fuerte tosido o aplicando la técnica a sí mismo (con ayuda de una silla,..).

1 comentarios:

URUMO dijo...

Excelente recordarlo y difundirlo. En tres ocasiones he tenido que emplearla, con propios y extraños. Fundamental. Gracias Mikel.

Publicar un comentario en la entrada