Asesinato 2.0

Ayer un robot atacó a tres seres humanos. El robot lesionó partes esenciales de la identidad (digital) de Valentín Pedrosa, de una mujer que prefiere el anonimato (aunque su apodo es memorizada) y de quien suscribe, Mikel Agirregabiria. Sin previo aviso, sus cuentas Twitter fueron suspendidas por meras sospechas para ser analizadas por presuntas irregularidades.

Nuestro error fue seguir un enlace sugerido por un amigo común casi al mismo tiempo. El link tweeterfollow, de inocente apariencia estándar, parece que genera un indeseable efecto de spam (crea basura y tráfico). El culpable obvio es esta maldita aplicación que circula sin previo aviso por la red, pero ante la dudosa inteligencia de los robots supervisores de Twitter los responsables somos los incautos que seguimos uno de los miles de consejos que circulan por la "nube".

La suspensión puede durar 30 días. Sólo una persona humana (@delbius que supervisa estos casos entre los casi cuarenta millones de usuarios que crecen a razón de varios millones por mes) podría evitar que perdamos toda la labor publicada sin posibilidad de hacer copia. En mi caso, podría perder las direcciones de más de 1.200 usuarios que leo y 1.500 que me leen, así como los 9.026 mensajes con ideas irrepetibles (observar que hoy sólo se numeran hasta 8.665 -ver en la imagen adjunta de hoy-, habiéndose desvanecido 361 respecto de la imagen de ayer).

Nuestra vida (digital) está en manos de robots. Educados, pero robots. Nos han pedido perdón, por si se han equivocado, pero su decisión es irrevocable, a menos que @delbius haga caso a nuestras reclamaciones. Por todo ello, se ha organizado una campaña, en Internet claro está, pidiendo que nos restituyan nuestros nombres y cuentas. Medio en serio (gestiones directas en Silicon Valley) y medio en broma (han pedido que Moratinos intervenga), en castellano y en inglés (el inteligible por los robots), la blogosfera cercana solicita nuestra reincorporación a la comunidad Twitter. Mientras, pueden seguirme en @aguirregabiria, una cuenta con el mismo apellido castellanizado, pero con apenas karma tuitero comparada con @agirregabiria.

5 comentarios:

Eugenio Manuel dijo...

Ánimo Mikel, seguro que todo volverá a la normalidad. Voyt a seguirte en esa nueva cuenta.

pedro moreno dijo...

Mikel, hay que ser prudente. Nuestra vida está en manos de máquinas desde más de 200 años ya y aprendimos que los coches atropellan, los ascensores pillan y se caen y cuelgan, las escaleras mecánicas, la batidora de casa ;)

Ni los enlarge you penis ni los followers milagrosos encierran nada bueno tras su promesa.

Me alegro de verte de nuevo por Twitter ;)

La Vanguardia dijo...

Publicado en La Vanguardia, el viernes 14-8-2009.

Robot negociador dijo...

En otros casos, los robots son los negociadores... con locos perturbados. Ver aquí.

Cristina dijo...

Que miedo me ha entrado! Yo apenas comienzo en Twitter pero estar en manos de robots si es como que el futuro nos alcanzó. Vamos, que de ciencia ficción ya sólo tiene la ciencia, pura realidad de tercer milenio.
Mis deseos de que pronto se te reponga la cuenta y el material aniquilado.

saludos mexicanos!

Publicar un comentario en la entrada