¿Cuál es el propósito de la Educación? Purpos/ed [ES]

Post correspondiente al segundo día de la iniciativa Purpos/ed [ES], tras el arranque de Fernando Trujillo. El vídeo ilustrativo corresponde a una conferencia de hace una semana.

Quinientas palabras bellas elegidas ante un folio en blanco; unas horas de tarea y un gran tema... esperando: La educación. Algo que nos (pre)ocupa, a algunos desde hace 36 años, y en lo que cada día estamos más empeñados. Cuatro argumentos y una síntesis final, así estructuramos un mensaje unívoco... con la VENIA de toda la sociedad.
  • Vocación educativa. Somos docentes, un colectivo inmenso, quizá el mayoritario entre los oficios modernos, a tiempo completo o parcial, en enseñanza formal o informal. Nos dedicamos a una mágica profesión con el bien más preciado de la comunidad: la infancia y la juventud (aunque aprender es ley de toda la vida). Como Pigmalión esculpimos el futuro del mundo en las aulas, en la red (vídeo superior) y en la vida. Trabajamos para la eternidad, construimos porvenir de un modo tan anónimo como cierto, y mejoramos el presente, día a día, hora a hora, lectiva... o no. Nuestra labor no concluye en los centros; hemos de ocupar el ágora, reivindicar el papel del magister...sobre el minister, pregonar a los cuatro vientos que la única respuesta y apuesta segura es la educación.
  • Equipos y entornos creativos. Sabemos de colaboración con otros agentes sociales, practicamos la cooperación en nuestros ámbitos, predicamos un mensaje de ideales compartidos que se basan en sistemas de ganar-ganar, integramos sin dejar a nadie en la estacada. Creemos (en) y creamos personas que buscan la felicidad sabiendo que la dicha debe ser colectiva, que no hay sociedad justa con desheredados de la suerte. Apostamos por la compensación de las desigualdades, confiamos en nuestra capacidad de acordar voluntades y crecer en armonía. Nuestra vía es tan simple como eficaz: Recreando las aulas, construyendo mediatecas, abriendo los centros escolares ("Escuela Google"), Nicholas Negroponte 10 en Bilbaollevando la voz docente y discente a la plaza pública,... No será fácil, pero conversando, imaginando, aunando esfuerzo, lo conseguiremos,.... Convivimos en la comunidad educativa formada por la gente más viva del mundo, con las familias que confían en el futuro y lo acreditan criando su prole, con las personas que aprenden y quieren seguir aprendiendo, con independencia de su edad,... Ante ellos hemos de ser referentes en el aprendizaje permanente, en nuestra búsqueda de la equidad y la calidad de nuestra educación.
  • Nosotros y nosotras somos, entre otras personas, la sal de la humanidad. Hemos de ser (y preparar a seres humanos competentes para ser) catalizadores del cambio, conductores y aceleradores de los procesos históricos. Estamos organizados aún en estructuras quizá demasiado estratificadas, con colectivos diversos de escasa movilidad, que han de flexibilizarse en un cambio de época, preparándonos para un mundo que es volátil, incierto, complejo y ambiguo. Nos necesitamos y complementamos desde la docencia directa, desde la inspección y los servicios de apoyo, desde la administración y la política, pero sin olvidar la centralidad del alumnado y de las familias, y de la sociedad a la que servimos. Nuestra función es coral, pero no aceptamos vetos de nadie, ni restricciones interesadas, ni corporativismos que lastren, ni políticas que impidan el bien general.
  • Ilusión ingenua, la propia de la infancia y la adolescencia, nos guía. Sabemos que nos ha correspondido participar en una etapa apasionante, donde la educación ha de seguir cubriendo su misión histórica. Insatisfechos, como decía Fernando Trujillo, pero inquietos, innovadores, infatigables. Detectamos las insuficiencias de los sistemas educativos actuales, sus lagunas, su obsolescencia, su plazo de caducidad. Al tiempo, nos reconocemos como in-prendedores, intra-emprendedores capaces de renovar, desde dentro también, las estructuras administrativas y escolares que han quedado pretéritas, aunque este emprendizaje sea tanto o más difícil que los de quienes navegan por mercados y, sobre todo, mucho más necesario. La urgencia de nuestra singladura hacia una nueva era es crítica, no admite dilación, ni excusas contemporizadoras.
  • ¡Acción inmediata! No necesitamos esperar a nadie (Godot no vendrá...) para comenzar la transformación educativa y social que vislumbramos. Una mutación como la requerida no puede esperar mesías externos, ni decisiones jerárquicas,... que nunca llegarían. ¡A las aulas! Lancémonos desde los pupitres, pero convirtiendo las pizarras en ventanas (y no en más muros luminosos) hacia la sociedad, que ha de involucrarse más directamente en lo educativo y aceptar las voces de quienes nos educamos (juntos alumnado y profesorado). Ya no hace falta aguardar a que las condiciones mejoren. Podemos revocar (o implosionar) el sistema desde dentro, con prudencia, inteligencia y paciencia, pero sin más retrasos. Los pasos ya no se dan en los despachos, ni se publican en los boletines oficiales. La gran marcha educativa ha comenzado y somos suficientes nodos humanos, organizados en posiciones esenciales para asegurar el éxito. La REDucación progresa, más incluso de lo que somos conscientes, menos que lo que necesitaríamos. No importa, esta carrera la hemos de ganar al alimón, animando a quienes desfallezcan, mirando hacia el mañana y sin retroceder jamás.
La educación es...

9 comentarios:

elmaestrojuan dijo...

Don Miguel, me ha encantado su entrada. Lo de las pizarras en ventanas y la REDucación son dos de las mejores metáforas con las que me he topado. Solamente un pero, también válido para la entrada de Trujillo, y es que no creo que la mayoría de los docentes estemos en esta línea lamentablemente.

Fernando García Gutiérrez dijo...

Muchas gracias por poner en palabras sentimientos y sueños de profesionales comprometidos con su trabajo que soñamos cada día con una esucela mejor.

Mikel Agirregabiria dijo...

¡Gracias, Maestro Juan y Fernando, por sus amables comentarios.

Agradecimientos también a quienes han seguido la cadena iniciada ayer de debatir en torno a la etiqueta #PurposedES en Twitter y en otros muchos blogs que se siguen añadiendo a la convocatoria.

Cada día somos más quienes creemos en la capacidad transformadora de la educación. A seguir con esta aventura de precisar sobre los fines de la educación,... o veremos el fin de la escolarización que ha de renovarse a fondo.

Y saludos cordiales a quienes no se animan a redactar. También en los blogs (como en las redes sociales digitales) cabe el +1,...

Por nuestra parte nada más que reiterar nuestra apuesta sentida. Seguiremos leyendo purposed.org.uk/es.

Mañana otro pildorazo de energía educativa, otra reflexión y otra llamada a la acción.

Cathy dijo...

Miguel, gracias por tus palabras, sólo te puedo decir que tu VENIA es mi VENIA.
Al leerte se renueva, se refresca esa motivación implícita en los que a la educación nos comprometemos. Para mi la I-lusión es la que creo nunca hay que perder, esa que debe incentivar la creatividad conjunta.

Tona Castell dijo...

La profesión del maestro es un compromiso.
Un compromiso reflexivo consigo mismo, empático hacia los demás, consecuente con sus acciones, relevante cada día, creando diferentes maneras de ilusionar.
Y no estamos solos. Somos un colectivo.
Gracies, Miguel, por ahondar en la importancia de la vocación, el equipo, la ilusión...

Carlos González Ruiz dijo...

Fantástico el post. Me quedo como fundamental la última acción si es que de verdad que queremos un cambio real, verdadero. Saludos:)

Juan Sánchez Martos dijo...

Felicidades Mikel.

Como maestro no puedo sino sentirme identificado con tus palabras. Si acaso destacar que, en mi opinión, sí somos INsatisfechos, INquietos, INnovadores, INfatigables e IN-prendedores, pero tenemos en nuestras manos el arma más poderosa que existe para cambiar el mundo, la EDUCACIÓN.

Diego dijo...

Mikel, ufff ahí es nada: Vocación, ilusión y creatividad. Algo que brilla por su ausencia en general en nuestra Educación. Esperemos que en no mucho tiempo tengamos que decir que esas tres palabras forman parte de verdad de la definición de nuestro sistema educativo.
Me ha gustado mucho la reflexión.
;)

Mercè dijo...

Mikel me ha encantado tu artículo tanto por el fondo como por la manera que has tenido al expresarlo. Estoy de acuerdo en la importancia de la vocación, de la ilusión y de la creatividad. Creo, en contra de lo que parece, que hay mucho de todo ello en el sistema educativo. Lástima que siempre sea noticia lo negativo y tengamos tendencia a considerar que lo que lo que hacemos no tiene importancia.
Creo que es fundamental generar foros como esto para que pueda aflorar y pueda visibilizarse.

Publicar un comentario en la entrada