Aprendiendo de las estrellas

Nieto y abuelo mirando las estrellas
En una noche estrellada jugando con nuestro nieto a coger estrellas con su manita para guardarlas. Exactamente lo expresó Henri Barbusse: "Somos como un niño que pide una estrella". No existe mejor modo de aprender lo esencial que tratar de aprehender de un cielo fascinante e inspirador. Bajo un cielo lleno de estrellas se aprecia mejor la ternura infinita que anida en los corazones humanos. Así se comprende a Dante Alighieri cuando escribe que "El amor mueve al sol y a las demás estrellas".

Julen juega con las rutilantes estrellas que aprecia como velas encendidas junto a la luna y los aviones que pasan sobre nosotros. También nos ayuda para ser abuelos sabios la realidad aumentada de programas como Star Walk del iPhone (2,39€) o el gratuito SkyView Free que superponen el nombre y otros datos a los cuerpos celestiales, mejor que en un planetario. Así aprende Julen con Altair, Deneb y Vega que ya están las estrellas encendidas para él y para su generación. Le recordamos que la vida es mejor si se camina mirando a las estrellas, pero sin tropezar con las piedras.

La foto está realizada por Aitor Agirregabiria.

3 comentarios:

Loren Simón dijo...

Mikel, deliciosa foto con tu precioso nietito Julen que tiene mucha suerte de tener un aitite con tu sensibilidad, saber y calidad humana. Mirar las estrellas unidos de la mano... felicidades por ello, todo un ejemplo de los mejores tesoros de la vida: poseer una familia.
Un abrazo

Carmen dijo...

Magnífica fotografía, saludos

Mikel Agirregabiria dijo...

¡Gracias, Loren y Carmen, por los comentarios y por compartir vuestros pensamientos y sentimientos con quienes hacemos y leemos este nuestro blog!

Publicar un comentario en la entrada