Diez medidas disruptivas de innovación educativa

Adicionalmente al Decálogo Educativo general que propusimos a los partidos políticos antes de las Elecciones Autonómicas Vascas del 21 de octubre, siguiendo aquellos principios básicos ahora proponemos a debate diez medidas de choque para la innovación en la educación.

1. Desaparecerá la repetición de curso (excepto en contados casos regulados de Educación Especial) y, por el contrario, se abrirán los casos de aceleración curricular. El concepto mismo denominado “fracaso escolar” será eliminado en una legislatura, creándose una generación de alumnado con tratamiento personalizado.

2. Se establecerá un programa de refuerzo educativo para el alumnado, involucrando a profesorado y familias en horario y calendarios complementarios (tardes, fines de semana y verano), a fin de que nadie se quede atrás (ni recién llegados, ni alumnado con dificultades, menor apoyo familiar,...).

3. Se destinará al profesorado más cualificado para la educación del alumnado más desfavorecido, estableciéndose una carrera profesional que reconozca el valor añadido en cada curso académico al equipo discente asignado a cada docente.

4. Se simplificará toda la administración educativa, inspección y servicios de apoyo, redirigiendo los recursos humanos con mayor experiencia a las aulas, reduciéndose al máximo el número de alumnos y alumnas atribuidos a cada docente, de cuyo éxito se responsabilizarán.

5. La evaluación constante, con fines diagnóstico y orientador, considerará la felicidad del alumnado en el entorno escolar de aprendizaje (y la del resto de agentes, profesorado, familias,...) como uno de los factores principales.

6. Se restaurará un clima escolar de sosiego y de respeto entre todos sus componentes, de modo que se estimule y propicie el aprendizaje conjunto como paradigma de gratificante experiencia que nos acompañe fuera de ese entorno y a lo largo de toda la vida.

7. El acceso a Internet será pleno en espacios y tiempos escolares, incluidas las evaluaciones de todo tipo (incluso en la PAU, Prueba de Acceso a la Universidad). Incluirá, aparte de equipamientos de aula y de centro, un terminal inteligente (tablet o smartphone) por alumno o alumna desde la educación primaria.

8. La formación será obligatoria para todas las personas en paro, con independencia de su edad, si tal situación se prolonga más de dos meses. Deberán matricularse en formación ocupacional o reglada (formación profesional, universidad e incluida la EPA) en los plazos previstos, siguiendo una orientación personal, educativa y laboral acorde con cada caso.

9. Se tasará con un "cheque escolar virtual" la inversión personalizada anual en cada miembro del alumnado en función de sus características (personales, familiares, escolares,...), a fin de favorecer la libre elección de los centros por parte de las familias.

10. Un sistema educativo deberá generar anualmente, o cada pocos años, centros enteramente nuevos o plenamente renovados para atender demandas familiares no satisfechas por las ofertas anteriores.

4 comentarios:

xa2 dijo...

Comparto el punto referente a las personas en paro siempre que haya una oferta educativa flexible, enfocada desde la educación permanente o "life long learning", y no de la resolución inmediata de necesidades, y que comtemple y promueva la educación no formal e informal.
A este último respecto me parece necesario el definir algún sistema de valorización, reconocimiento y acreditación de la educación informal y no-formal tal y como se recoge en el documento: Directrices de la UNESCO para el reconocimiento, validación y acreditación de los resultados del aprendizaje no formal e informal

xa2 dijo...

También creo necesario una remodelación del consejo escolar para que cada centro educativo tenga más autonomía y para que, además de un órgano de gobierno, sea un instrumento para la colaboración de todas las personas que participan en el sistema educativo: alumnado, madres y padres, profesorado, dirección, ayuntamientos, personal auxiliar, ...
Además, la gestión debe ser lo más transparente posible, con actas públicas, salvo aquellos asuntos que se traten que involucren a personas concretas.

Mikel Agirregabiria dijo...

Dos grandes aportaciones, Xabier, que compartimos muchas personas que nos dedicamos vocacionalmente a esto de la educación.

Transparencia, flexibilidad, personalización, autonomía de centro (y del Consejo Esccolar con la comunidad del centro), confianza en la formación,... son valores a recuperar.

.J dijo...

Me encantan los puntos que propones: +1

Publicar un comentario en la entrada