Liderazgo en red

Internet y las redes sociales están redefiniendo el mundo entero. Y, especialmente, el modo de organizarnos colectivamente para aprender, trabajar, decidir,... Nuevos modelos ramificados y enredados (en el mejor de los sentidos) de cooperar y colaborar imponen y requieren de un paradigma de liderazgo muy diferente de los que conocimos en el pasado. El liderazgo ya no es una cualidad individual, propia de un reducido estamento como la dirección, sino una competencia organizacional.

Si las jerarquías están mutando en redarquías, si el líder supremo se están transformando y dispersando en múltiples nodos de catalizadores sociales, los estilos de dirección se democratizan y se basan en la participación y empoderamiento del conjunto de agentes de una organización. 

Cuando esta reformulación se necesita trasvasar a instituciones con centenares o miles de colaboradores, el reto es tan formidable como apasionante. El gráfico superior, de 300-líderes, recoge y enumera los verbos de acción entre cada líder y su equipo:
- Desde el liderato hacia el equipo se requiere conocimiento y respeto, impulsar, guiar, motivar, canalizar, dirigir, influir, inferir,... al tiempo que se da y ofrece generosamente ejemplo, visión, seguridad, orientación, guía, esperanza, disciplina, orden,...
- Desde el equipo hacia su liderazgo se atrae, busca y recibe información, corresponsabilidad, confianza, lealtad, sacrificio, esfuerzo,excelencia, entusiasmo, voluntad, respeto, cumplimiento, deber,... en un proceso permanente de perfeccionamiento desde la dependencia hasta la deseable interdependencia, recorriendo grados de grupos inmaduros, en formación, experimentados y de alto rendimiento.

¿Estamos cerca o lejos de toda esta reordenación? Miremos en nuestras empresas e instituciones.
 
Ideas y material (imagen y vídeo) del blog: 300-líderes.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada