Conflicto de tecnologías: Internet contra el libro

Parece probado que estudiar con recursos digitales es una experiencia sustancialmente distinta a le de estudiar con recursos impresos. Hace unos días -vía kottke y también por My heart's in Accra-, Bruce Sterling- conocimos "The Harvey Mudd experiment", que da mucho que pensar.

Un profesor dividió la clase en dos grupos. Al primero le puso la condición de que sólo podía manejar material impreso para estudiar y preparar sus trabajos. El segundo, por el contrario, sólo podía utilizar recursos obtenidos vía Internet. A las pocas semanas, el profesor, cuenta Sterling, tuvo que suspender el experimento porque los que usaban libros se estaban quedando tremendamente retrasados. Los contenidos no eran necesariamente diferentes. No sabemos si los pedagogos estarían de acuerdo en la analogía que pudiera establecerse entre mandar a un grupo a pescar con caña y al otro con red. Y no hablamos sólo del éxito que, siguiendo con el ejemplo, se mide por número de peces pescados. Tampoco queremos (al menos hoy) referirnos a la distinta relación con el mar que se construye cuando de una actividad de carácter individual (y quizás individualista) se pasa a una más colectiva y comunitaria.

El hecho que se menciona alude a una experiencia donde lo que se contrasta no son las personas, sino las tecnologías y, según parece, la conclusión es apabullante e insinúa que a la larga produce diferencias mucho más acusadas de lo que nuestra sociedad se puede permitir. O, dicho en otros términos, que ya tenemos otro nuevo argumento para regresar sobre el problema de brecha digital que está escindiendo nuestro mundo.

1 comentarios:

Miguel L. Vidal dijo...

He hecho una referencia a este post en la Bitácora del Galeón.

Un saludo

Publicar un comentario