Chalet Aréchaga de Ubidea

Este vistoso chalé, en el que queda patente la influencia del estilo inglés en sus variantes Old English y Reina Ana, fue construido en 1910 por el destacado arquitecto vizcaíno Alfredo Acebal, por encargo de Santiago de Aréchaga. La construcción sería merecedora de un Premio Nacional de Arquitectura.  El citado Santiago de Aréchaga, ejemplo típico del indiano de nuestras tierras, marchó a México con 15 años de edad. De allí volvió enriquecido para casarse con Josefina López de Letona, hija del lejano pariente que le acogió en tierras americanas, en su negocio textil.  Las raíces de la familia Aréchaga estaban en la cercana localidad alavesa de Urrunaga, de donde era natural Pedro López de Aréchaga Nafarrate Ibáñez de Urbina Landáburu, quien en 1817 presentó expediente de hidalguía ante las Juntas Generales de Vizcaya para fijar su residencia en Ubidea. Como se sabe, en algunas hermandades alavesas, como la de Legutiano, de la que procedía nuestro personaje, no existía la hidalguía generalizada, lo que suponemos no supondría dificultad para nuestro D. Pedro, dado el origen alavés de sus antepasado.  Según el análisis que se puede encontrar en la documentación del 'Patrimonio Histórico de Bizkaia', destacan del chalé el diseño complejo, el alto grado de inclinación de sus cubiertas, la utilización de entramados ficticios de madera pintados en rojo y la irregularidad y asimetría de la composición del edificio.Obra de Alfredo Acebal, merecedora de un Premio Nacional de Arquitectura en Ubidea (entonces, ahora Ubide), fue el Chalet Aréchaga de Ubidea. Lo conocí de niño, en todo su esplendor por dentro y por fuera, en los años '60 como el Chalet Rojo (para diferenciarlo del Chalet Azul, que ya no existe como tal en Álava), con todas las historias de su propietaria Doña Ina, o Josefina Arechaga López de Letona, hija de Santiago Arechaga quien lo hizo construir entre 1910 y 1912.

Las variantes escogidas son el estilo Old English y el Reina Ana, siendo el conjunto resultado de la combinación de tres elementos: un complejo diseño de cubiertas, fruto de la intercalación de varios hastiales triangulares y de su alto grado de inclinación; la utilización de los entramados ficticios de madera pintados en rojo; y finalmente, la composición irregular y asimétrica que caracteriza al conjunto.

Muy cerca del Chalet Aréchaga de Ubide, Anbeko Etxea o Arechagaren Etxea, reconstruyó Santiago de Arechaga la Ermita de la Magdalena (donde fuimos monaguillos todos los veranos a finales de los '50 y primeros de los '60), que se encontraba arruinada. El proyecto lo realizó el arquitecto vitoriano Fausto Íñiguez de Betolaza en 1906, en estilo ecléctico.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Mikel ¿por qué conociste la casa, eres de Ubidea?
Saludos
VC

Mikel Agirregabiria dijo...

Pues no "soy" de Ubidea, pero allí pasé todos los veranos de mi infancia. Y he escrito mucho (O ALGO) de "mi pueblo", que es Ubide.

Si te identificas, VC, comentamos más, pero soy de los veraneantes cuyas tías abuelas (y abuela paterna) eran de ahí, y vivían junto a la aduana (frente al chalet rojo, y junto a la fuente de agua de hierro). Sus nombres Eva Aldasoro y María Etxebarria, amigas de Josefina Arechaga.

Escríbeme a agirregabiria@gmail.com

Agur bero bat!

Anónimo dijo...

A Evatxu la conocí yo y a su hermana, en su casa tenían disecados y de adorno, pájaros y a mí q era pequeña me daban miedo. Solíamos ir con mi aitite los veranos q pasamos allí.

Anónimo dijo...

La casa de Evatxu y María la tiraron e hicieron casa nueva,junto a la fuente de hierro, el otro día fui de paso y bebí agua. Me hace ilusión pasar por el pueblo de mis abuelos, tengo fotos de niña con los sobrinitos de Evatxu en el río pescando pececitos con una botella q luego dejábamos libres. Yo veraneaba en una casa de la carretera y en el portal estaba la tienda de Vitori.

Mikel AGIRREGABIRIA dijo...

Yo era uno de esos sobrinos nietos de María Etxebarria y Eva Aldasoro, porque eran hermanastras de madre común. Nuestra abuela era Leonor Etxebarria. Y ya me gustaría ver esas fotos pescando en una botella de champán, con el reborde bajo roto, de donde no se escapaban los pececillos de loinas (loainas decíamos), que pescábamos pero no nos gustaba comer,...

Anónimo dijo...

Si las encuentro te las mando. Las he tenido toda la vida,en blanco y negro, pero estoy con jersey rojo (decía mi ama q era rojo) y un pañuelito en la cabeza y vosotros y mi hermano en las piedras del río. Habéis vivido en San Mames? Porque en esa casa estuve yo de niña con mi ama.

Anónimo dijo...

Mis abuelos, Venancio Apoita y Plácida Ibarguchi.

Publicar un comentario