Mostrando las entradas para la consulta Arthur C. Clarke ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Arthur C. Clarke ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

Las tres leyes de Arthur C. Clarke

El escritor británico de ciencia ficción Sir Arthur C. Clarke (1917-2008) formuló tres profecías, o tres leyes relacionadas con el avance científico:

1. Cuando un anciano y distinguido científico afirma que algo es posible, es casi seguro que está en lo correcto. Cuando afirma que algo es imposible, muy probablemente está equivocado.

2. La única manera de descubrir los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá, hacia lo imposible.

3. Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. (Esta tercera ley es la más reconocida).
Lo mejor es disfrutar con su amplia obra, pudiendo descargar sus libros en este enlace.
No es la primera vez que escribimos sobre Arthur C. Clarke, citando sus eslóganes como "El futuro no es ya lo que solía ser".

Homenaje a Arthur C. Clarke (1917-2008)

Arthur C. Clarke ha fallecido hoy. Como obituario, recordemos algunas de sus mejores citas:

  • "El futuro no es ya lo que solía ser". 
  • "¡Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano!". 
  • "Puede que nuestro papel en este planeta no sea alabar a Dios sino crearlo".
  • "Los microprocesadores se están metiendo en todo. En un futuro cercano no habrá ningún accesorio - salvo una escoba, acaso - que no tenga un procesador dentro". 
  •  "Lo que hoy ha empezado como novela de ciencia ficción, mañana será terminado como reportaje".
  • "Intelectual: alguien que ha sido educado más allá de su inteligencia". 
  • "Aún tiene que probarse que la inteligencia tenga algún valor para la supervivencia". 
  • "Ésta es la primera época que ha prestado mucha atención al futuro, lo que no debiera de resultar irónico, ya que tal vez no tengamos ninguno"

  1. Si un anciano y distinguido científico afirma que algo es posible, probablemente está en lo correcto; si afirma que algo es imposible, probablemente está equivocado.
  2. La única manera de descubrir los límites de lo posible consiste en aventurarse más allá de ellos, hacia lo imposible.
  3. Toda tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. [Vídeo de hoy]

Tuits seleccionados de magia para mis nietos

La Física también es pura magia,... Y como bonus un doble tuit,... Del anuncio y de cómo se hizo.

Entrega del Tesla Model 3

Crónica de urgencia, con trece vídeos iniciales y un álbum de imágenes. Entrega del Tesla Model 3
Primeras impresiones y sorpresas tras 500 km recorridos.
  • El Centro de Entrega de Getafe (Madrid) estaba saturado, a pesar de haber nuevos operarios (aparentemente en formación). Al ver que nuestras preguntas, nos aplicaron el proceso rápido: amables, pero en quince minutos a despejar el toldo de entrega. Lexus en sus entregas les da cien vueltas, y eso que el nuestro creemos que nuestro Model 3 es el 75º matriculado en España, pero habían llegado otros 50 el día anterior,...) y había prisa. 
  • Lo peor (y es genial que este sea el máximo defecto), el sucio entorno del Centro de Entrega de Getafe que ha llegado de polvo el coche, que por dentro no han limpiado (parabrisas sucio a un nivel inaceptable hasta en un coche de alquiler de low cost).
  • La APP y cómo cambia de estado al llegar la hora de entrega parece magia pura (algo indistinguible de una tecnología suficientemente avanzada,... como diría Arthur C. Clarke).
  • El volante y la pantalla (15") parecen pequeños al inicio, pero son perfectos para conducir.
  • Adaptación a la falta de instrumental tras el volante en minutos. Se tarda un poco más en en moverse por la pantalla durante la conducción.
  • No se ve el capó delantero desde el puesto del conductor (con 1,83 m. de altura), parece que estás al volante de en un Smart (eléctrico claro está).
  • El AutoPilot necesita calibrarse durante unos 40-60 km. Luego funciona de modo "natural", parece que siempre lo has llevado. Lo único, algún retorno al carril derecho tras adelantar parece que no quiere hacerlo por motivos que aún desconocemos. Funciona el AP bien en carreteras secundarias, no en rotondas,...
  • Silencio a cualquier velocidad, carga super-rápida en el SuC (SuperCargadores de Tesla) de Burgos, a casi 800 Km/h (ver foto),...
  • Todavía estamos aprendiendo (cómo configurar nuestro Spotify porque la cuenta previa la tenemos desde Facebook), pero la adaptación a la conducción es muy fácil (hace años que conducimos automáticos).
  • Mucha comunidad de Tesleros en el SuC de Getafe (ver algunos vídeos sobre la importancia del tamaño de las llantas en la autonomía de un nuevo amigo Jose @TeslaVlogs).
  • Los cargadores CCS de los SuC están ya muy ocupados,... Urge adaptar todos los puestos,...
  • Decepcionante el trato a quienes lo reservamos hace más de dos años y que lo configuramos el primer día posible (14-12-18) con solamente SEIS MESES de SuC gratuitos, sin haber probado ningún Tesla antes. ¿ Oído, admirado @ElonMusk ? Parece que habrá que llamar y lo corregirán,...
  • HOY mismo se anuncia una bajada de precios de 3.000€ en Europa, que se nos compensará con el paso desde el AutoPilot mejorado al FSD (Full Self Driving).... 
  • También habrá una mejora del 5% en potencia/autonomía con la actualización del software prevista para el 15 de marzo. 
  • .... Seguiremos informando.... 

Ascensor al cielo

Para subir al cielo,… la NASA planea construir un sorprendente montacargas.

La ciencia y la tecnología parecen acercarnos a la utopía humana imaginada y al prometido paraíso divino. El olimpo de los dioses -o la gloria celestial- era la comunión de todos los santos, reunidos y hablando simultánea y paralelamente entre sí, es decir, algo más sofisticado pero similar a chatear y navegar por Internet. Pero quedaba llegar al nirvana, porque lo más difícil y laborioso era asegurarse un puesto en el edén… Ahora la NASA nos invita a subir plácidamente al cielo mediante un ascensor sin brusquedad ni incomodidad alguna, desde la atmósfera terrestre hasta una órbita geoestacionaria, posiblemente para surcar el espacio… hacia otro ascensor que nos descienda sobre cualquier otro satélite o planeta, siendo la Luna o Marte los primeras destinos previstos.

Lo que comenzó como un cuento, las habichuelas mágicas que crecían por encima de las nubes y por las que Juanito trepaba, pasó luego a ser el estribillo de la bamba: “Para subir al cielo, se necesita una escalera grande….”. Fue a finales de los años 70, cuando el escritor de ciencia ficción Sir Arthur C. Clarke imaginó y sentó las bases de los elevadores espaciales en su obra “Las fuentes del Paraíso”.

Estos días, en la 3ª Conferencia Internacional sobre el “Space Elevator” celebrada en Washington entre el 28 y el 30 de Junio de 2004, demuestra que el proyecto es factible, sin insalvables impedimentos físicos ni económicos. El ascensor se deslizará con motores de levitación magnética, asido a un cable fortísimo pero liviano, construido con nanotubos de carbono. Toda su masa, de apenas unas decenas de toneladas, quedaría sustentada por el giro de la Tierra si su longitud es justamente de 143.800 Km., por la aceleración centrífuga del tramo más allá de los 36.000 Km., la altura de las órbitas geoestacionarias (si dispone de tiempo suficiente, vea los cálculos en http://www.zadar.net/space-elevator/). El punto de anclaje deberá estar sobre cualquier punto del Ecuador terrestre, incluso partiendo de una plataforma en el mar.

Definitivamente resulta más viable subir a los cielos que descender a los infiernos, porque el viaje al centro de la Tierra aún no tiene fecha, ni técnica verosímil, ni se venden pasajes. Parece que, finalmente, los proverbios celestiales se cumplirán: El cielo es para aquellos que piensan en él, o el cielo ya está en la tierra, pero hay que saber encontrarlo. De todas las citas, destaca una de Ignacio de Loyola: ¡Qué pequeña me parece la Tierra cuando miro al Cielo! Tras esta noticia, algunos terrícolas sentimos aún más admiración por el espacio y más devoción por el cielo.