Mostrando las entradas para la consulta pateras ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta pateras ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

Pateras en Alicante

Lo que Dante no imaginó en la Divina Comedia es que entre el infierno y el purgatorio hay pasarelas estrechas como las que unen mediante pateras África con Europa. Nuestro paisaje veraniego ha mostrado hoy los restos de una de las tres pateras detectadas esta madrugada (la que ha arribado a la playa de Mil Palmeras 2, Dehesa de Campoamor en el municipio de Orihuela, muy cercano a Pilar de la Horadada). En nuestro paseo al alba, hacia las 7:30 a la ida y hacia las 9:00 hemos fotografiado la motora varada en la playa. 

Un vestigio callado de esas historias contemporáneas de quienes huyen de la miseria, arriesgando sus vidas en busca de un mundo menos atroz. Y hemos escrito numerosas veces sobre pateras (o sobre alguna patera),... Algunas imágenes más de la patera, antes de enterarnos vía Twitter a través de amistades lejanas a Alicante como son @eztabai, @imurua, @otxolua,...
La noticia más actualizada, horas después, en prensa.

Apuntes de economía contemporánea (5/6)

Uno de los principales factores que condicionará la evolución y el futuro socioeconómico del mundo será el de la emigración.

Las migraciones humanas se remontan a los orígenes de la humanidad. Si el “Homo Sapiens” no hubiese emigrado de África, no existiríamos los europeos. Más recientemente, la oleada migratoria desde 1870 a 1913 movilizó al 7% de la población mundial de aquel momento. La actual oleada migratoria en la que estamos inmersos ha movilizado, hasta el momento, 196 millones de personas, que representa “sólo” un 3% de la presente población mundial, es decir, menos de la mitad de lo que aconteció hace un siglo, dirigida principalmente hacia América.

El principal país que ha acogido a un mayor porcentaje es EE.UU. (con 38,4 millones que suponen 20,2% del total desplazado). Le siguen Rusia (12,1 millones, 6,4%), Alemania (10,1 millones, 5,3%), Ucrania, Francia, Arabia Saudita, Canadá, India, Reino Unido, España (4,8 millones, 2,5%), Australia, Pakistán, Emiratos Árabes, Hong-Kong, Israel, Italia,… Nuestra posición es mediana, como el décimo Estado que ha recibido más emigrantes, si bien este crecimiento ha sido dinámico en los últimos años, pasándose en sólo 6 años del 2% al 9% de extranjeros entre nuestra población.

Esta realidad, unida a la demagógica utilización partidista de este fenómeno, ha hecho saltar las alarmas: Hoy la emigración es el problema que más preocupa a la opinión pública española… La dramática llegada televisada de pateras a Andalucía o cayucos a canarias ha contribuido a ello. Se ha olvidado que hace seis décadas, otros periódicos recogían noticias ilustradas con fotos bajo titulares de “Apresados 160 inmigrantes ilegales… canarios en Venezuela”.

Sucede que nos hemos olvidado, quizá porque algunos quieren que olvidemos, que hemos sido un país pobre, y conflictivo, que ha generado una inmensa emigración, hasta hace pocos años. Todavía más de 1.100.000 españoles son emigrantes. El hecho de que España (o Euskadi) haya dejando de “exportar” emigrantes, para “importar” inmigrantes es el signo más evidente del progreso presente y permite vislumbrar un prometedor futuro,… que constituye el auténtico ‘efecto llamada’. A pesar de las críticas y del desenfoque con que se ha abordando este fenómeno, la emigración será INEVITABLE, aumentará… y es NECESARIA…… para mantener el crecimiento de la economía y el nivel de bienestar que disfrutamos en los países ricos del planeta.

La emigración es inevitable por el inmenso desequilibrio que se va a producir en el crecimiento demográfico entre países ricos y pobres. Durante la primera mitad de este siglo XXI se estima que la población mundial pasará de 6.540 a 9.076 millones de seres humanos. Este incremento de 2.536 millones se repartirá del siguiente modo: Sólo 22 millones en los países desarrollados, 1.556 millones en los países poco desarrollados y los restantes 958 millones en los países muy poco desarrollados. ¿Alguien puede pensar que esos 2.514 millones del “tercer mundo”, unas 40 “Españas” se quedarán a vivir en países muy pobres (o las 3.000 “Euskadis” de países poco desarrollados) permanecerán en casa… mientras nosotros disfrutamos de un alto nivel de vida que, además, nos va a diferenciar cada vez más de los habitantes de esos pobres países?

La emigración aumentará en volumen por el “efecto llamada”, porque la separación en renta (y calidad de vida) entre los países ricos y pobres se acrecienta, y porque los países pobres cada vez tienen más población.

La emigración es necesaria y aún lo será más para sostener el ritmo de crecimiento de los países ricos. Se calcula que los 25 Estados miembros de la Unión Europea necesitarán unos 50 millones de trabajadores para mantener su crecimiento futuro. Y los precisarán más acuciantemente aquellos países que tienen peores perspectivas demográficas… En este panorama, España es el Estado de la U.E. cuya población será más vieja en el futuro,… y la situación de Euskadi es aún peor. El envejecimiento de europeos, españoles y vascos es imparable: El porcentaje de mayores de 65 años en la proyección para el año 2050 señala que en España será del 36% (15% en 1995 y 17% en 2005), mientras que la media de U.E. será de ‘sólo’ el 30% (con los mismos datos de 1995 y 2005), habiendo países como Holanda o Luxemburgo cuya media será del 22% (13% en 1995 y 14% en 2005).

Se estima que España necesitará 4 millones de emigrantes más hasta el 2020 para cubrir las necesidades de población activa. El efecto económico beneficioso que produce la emigración lo hemos comprobado en los últimos años: El crecimiento de la economía española en la última década hubiera sido negativo (- 0.6% en el PIB) si no hubiera sido por la aportación recibida de la emigración (+ 3.2 % de PIB). Este efecto positivo se origina porque la emigración ha desarrollado muchos trabajos de baja cualificación y ha permitido incorporar a la población activa a centenares de miles de mujeres, liberándolas de las tareas domésticas.

A pesar de todo ello, a nuestra ciudadanía se le ha “vendido” una imagen muy negativa de la emigración. Se han propagado mensajes falsos, como que no son legales (o no deben serlo), no aceptan nuestra cultura, no pagan impuestos, abusan de nuestro sistema de protección social o aumentan la inseguridad,… Éste es un enfoque equivocado, injusto, insolidario y, muchas veces, xenófobo, que debe corregirse cuanto antes. Para ello… hemos de trabajar, con intensidad y acierto, en algunas áreas clave: educación y formación generalizada, integración social, ayudas al desarrollo e inversiones directas en los países pobres.

Ésta es una “cuestión de Estado”, cuyo correcto enfoque requiere aceptar una realidad que tenemos ya ante nuestros ojos: Nuestra sociedad se está transformando profundamente y comienza a ser plenamente multiétnica, plurilingüe e intercultural. Ello va a acondicionar favorablemente nuestro futuro económico, social y político, siempre que logremos evitar algunos riesgos[1] que podrían llegar a truncar el intenso y posibles crecimiento económico y de bienestar de la humanidad. Posted by Picasa [1] Continuará…

Versión para imprimir: mikel.agirregabiria.net/2006/economia5.doc

La pesadilla de Bush

¿Los extranjeros superarán a los nativos? ¿Se puede evitar un proceso histórico?

Quizá sólo fue un mal sueño, tras una jornada en la que Bush animó al Senado a extender los muros existentes en la zona de Tijuana y California a lo largo de los 3.200 kilómetros de la frontera que comparten Estados Unidos y México. El río Bravo era un coladero de “espaldas mojadas”. Había que hacer algo. América estaba amenazada.

Incluso peligraba el idioma inglés con la llegada masiva de inmigrantes, con una prolífica natalidad que superaba a la autóctona. Había que hacer cerrar las fronteras, y combatir a los forasteros que provenían de todas partes. La frontera con México siempre había sido el punto débil para la invasión de los “sin papeles”. Claro que tampoco había que descuidar las costas. Las pateras y los cayucos no llegaban hasta América, pero en algo parecido a una gran piragua había arribado el primer extranjero, nacido en no se sabe muy bien dónde, un tal… Cristóbal Colón. Después se extendió el “efecto llamada” y comenzaron a llegar de todas partes, superando y desplazando a los propios del lugar.

¿Qué misión me encomienda el Gran Manitú para mi tribu? ¿Qué será de nosotros, los “pieles rojas”? Sobresaltado y empapado en sudor, Bush despertó. Dudó por un momento pensó: ¿Soy un indio o un WASP (blanco, anglo-sajón y protestante)? Incluso se preguntó: ¿Soy yo o mi doble cómico? Paulatinamente comprendió que lamentablemente él era… él.
Versión .DOC para imprimir

Versión final en: mikel.agirregabiria.net/2006/pesadilla.htm

¿Vas con gafas?

Era un hombre sencillo, corriente, que ya no soñaba. Su vida muy dura, cada día comenzaba vagando en busca de trabajo de una jornada. El pueblo sureño y costero, de casitas blancas de los antepasados heredadas, que los turistas fotografiaban. Gente buena del campo, que en busca de jornal por las dunas vagaba desde la madrugada. Veía a las pateras, a los africanos llegados y las escapadas. A veces, hasta cadáveres hallaba. Y la muerte tardía, en pasos a nivel que eran trampas, donde los temporeros se mataban en camionetas desvencijadas. Y siempre la pobreza, que es cosa muy mala. Las disputas en familia, las jaranas y la violencia doméstica, el dolor en las caras y la miseria en las plazas. Pero no era aquello lo que más le preocupaba.

Recordando a los hijos, lejos en los arrabales de capitales lejanas, buscándose la vida y pagando una vivienda muy cara, con hipotecas que nunca se acaban. Pocos nietos, algunos en casa, con futuro incierto que la escasa educación no despejaba, pero tampoco era esto lo que más le atormentaba. Él se informaba: las radios por la mañana, y en las comidas los telediarios de la Primera y de las privadas. Hasta algunos titulares de la prensa local en el bar comentaban, y allí, como el Aznar pregonaba, estaba lo que más le torturaba: Las Vascongadas.

Jóvenes playeros

La playa es un observatorio social de insuperable perspectiva, si se fisgonea concienzudamente lo que sucede alrededor. Los más estruendosos, los jóvenes, facilitan la investigación porque sus diálogos en voz alta se comparten en un amplio radio de acción. Para los educadores son inmejorables los primeros días de agosto, al reunirse y encontrarse las cuadrillas tras un curso de larga duración y mínimo estudio. Antes de proseguir, quisiéramos señalar que todo lo narrado seguidamente nada tiene que ver con nuestros hijos e hijas, ni menos aún, con sus amigos y amigas. Quede aclarado para evitar malos entendidos o, como dicen ellos, "mal rollo".

Los temas juveniles de conversación son preferentemente la ética y la política… ¡Es broma!, sólo para ver si leían atentamente. Las chicas conducen los debates y hablan más, porque suelen estar más despiertas por la mañana… y el resto del día. Aparte de algunas conversaciones intrascendentes sobre lo desmejoradas o engordadas que están ciertas amigas del grupo (habitualmente las ausentes), el programa de basura televisiva que ninguno ve (más de una vez al día) y los comentarios sobre lo aburrido de la velada anterior (que repetirán con rutinaria puntualidad la próxima semana),... abundan los diálogos sobre vehículos y educación. Ellos prefieren las "amotos", con una precisión de detalles que aburren a ellas, quienes empiezan a conducir o disponer de coches prestados o propios. En la mayoría de los casos, lo que más prolifera y son objeto de descarado orgullo y cruel comparación son los "carromatos",… de "calabazas": "Me quedan seis asignaturas", "Pues a mí, todas menos una",…

Según pasan los años, y las pandillas se mantienen estables con pequeñas variaciones, resulta muy inspirador para el profesorado comprobar que le van cogiendo gradualmente gusto a sus estudios, o quizás más que a las carreras exactamente al curso en cuestión, sobre todo a "Primero", que repiten con fruición dos o tres veces consecutivas, incluso en distintas facultades o universidades. No se producen grandes depresiones, ni siquiera leves desilusiones, porque siempre hay algún conocido al que le va todavía peor. Estos cosecheros de cates y pencos son los representantes de la juventud del primer mundo, la generación más largamente instruida de toda la historia de la humanidad.

Mientras todo esto acontece, en el cercano continente austral muchos de sus coetáneos dedican la jornada completa a acarrear agua o a recolectar unos granos de comida para el abastecimiento familiar, y -los más audaces- intentan atravesar en pateras el Estrecho con escasas posibilidades de sobrevivir en su intento. ¡Hasta dónde ha llegado esta adormecida conciencia europea del bienestar que los padres, los educadores y toda la sociedad hemos inculcado con nuestro ejemplo y transmitido en los procesos formales e informales de educación a nuestros jóvenes como futuros ciudadanos y líderes del mundo del siglo XXI que deberán ser! La primera responsabilidad de cualquier civilización es aprovechar y desarrollar la inmensidad de capacidades de inteligencia y de voluntad de sus educandos y de su juventud. ¿Lo estamos consiguiendo?

El legado del PP

La herencia de Aznar se desparrama por todos los puntos cardinales:

1. Por el Noroeste, chapapote para 50 años.
2. Por el Norte, cárceles durante 40 años.
3. Por el Noreste, la vieja Europa sin políticos advenedizos.
4. Por el Este, el vasallo sí a la guerra imperial en Irak.
5. Por el Sureste, pateras y cadáveres por doquier.
6. Por el Sur, la conquista del Perejil.
7. Por el Suroeste, la sufrida América Latina a la que no ayudó.
8. Por el Oeste, el ansiado retiro en alguna sórdida petrolera del belicoso Bush.

¡Ah, y en el centro, deja a Ana Botella y a un sucesor que desde 1984 no ha podido ser ni lehendakari, ni alcalde de Donostia, y que no podrá ser Presidente en 2004!