Amar, aprender y soñar son verbos que no se conjugan en imperativo

La vida es verbo, es acción, no es concepto estático, ni adjetivo temporal, ni adverbio circunstancial. Hay muchos verbos, de emoción, de pensamiento y de actuación. 

Pronto se comprende, porque la existencia lo prueba, que de los muchos tiempos verbales, el imperativo es el más impaciente, invasivo, autoritario,... e innecesario.

De ahí que los verbos que son incompatibles con el modo imperativo son los que sobresalen para su conjugación en primera persona, del singular,... y del plural.

Así pues, como Jorge Luis Borges o Daniel Pennac, nos declaramos adictos a los verbos sin imperativo: Amemos, aprendamos, soñemos, vivamos, pensemos, leamos, sintamos, transformemos, emocionémonos, colaboremos, convivamos, respetemos, cuidemos,... 

Las personas somos seres nacidos para amaraprender, soñar,... Ese es nuestro feliz destino. Atrevámonos a cumplirlo en toda su extensión y profundidad, cada día, cada noche, cada instante,... 

[Una vieja creencia y un antiguo post rescatados con ocasión de la conferencia de Miguel Ángel Santos Guerra en las 27ª Jornadas Pedagógicas de Barakaldo. Hay muchas más entradas con la misma idea: Lo natural es amar,...  ]

Y una vez más, el poema "Si..." de Rudyard Kipling.

1 comentarios:

Manu Sánchez Acero dijo...

¡Hola! Tienes un blog maravilloso, enhorabuena.

Te paso el mío, una webserie en Internet con la que estamos empezando y publicamos nuevo capítulo cada jueves.

Es: www.hermanassomosnosotras.com

Espero que te guste y, si es así, difunde entre tus amigos y conocidos... ¡Mil gracias!

Manu S.

Publicar un comentario en la entrada