Todos valemos y somos necesarios

La felicidad es no necesitarla, ser necesarios a otros y aprender la necesidad del amor, que no es sino la necesidad de salir de uno mismo.

En los últimos días he escuchado de personas queridas tristes frases, como “ya no valgo para nada” o “nadie me necesita”. La edad, la enfermedad, la soledad,… conducen a tan errónea conclusión. Hemos de ayudar a superar esa desolada percepción a quienes la padecen.

Todo ser humano es preciso y precioso. A quienes creen que ya no valen, pidámosles que sean valerosos en el declinar, valientes con la mente, acreditando el espíritu de antaño, sin resignarse jamás a perder su infinito valor como personas. Un ejemplo estrenuo y épico sólo se puede ofrecer desde la más frágil debilidad. El coraje se demuestra superando el miedo a lo cercano e inevitable.

Siempre y todos somos útiles, en cualquier de las etapas o dificultades para las que habrá de transitar nuestra vida. Incluso desde la máxima dependencia, o desde la impotencia de una agonía, servimos y serviremos. Al menos, para demostrar a los demás que ellos también se ensombrecerán, se deprimirán, menguarán en sus capacidades, envejecerán, enfermarán, sufrirán,…

En el peor de los casos, todos valemos para “necesitar a otros”, para hacerles sentirse imprescindibles al acudir en nuestro auxilio. Así ellos llegarán a aprender ¡cómo se ama a las personas que nos realmente necesitan y para quienes somos indispensables! La navidad es una fecha que nos recuerda que lo único necesario es “ser necesario” a otros. En la vida sólo existen tiempos en lo que hemos de ser ayudados y épocas en las que podemos ayudar ¿Qué prefieres ayudar o ser ayudado?

Versión para imprimir: mikel.agirregabiria.net/2007/necesarios.DOC

Anuncio SÉ FUERTE from Pablo on Vimeo.

5 comentarios:

Mariaisabel dijo...

Gabon, Mikel,
Por mediación de un compañero de blog llamado Josep Estruel, he obtenido tu dirección.
Me ha encantado lo que he leído y seguro que seguiré entrando a tu blog, con tu permiso, claro.
Tu pregunta es: ¿Que prefieres, ayudar o ser ayudado?
Verás, en este momento de mi vida y espero que por muchos años: Poder ayudar!!!
Si alguna vez, tengo un mal momento, estoy enferma o soy viejecita, pues espero que alguien pueda ayudarme un poquito.
Es tan bonito poder ayudar, tan reconfortante... La verdad, recibes mucho más de lo que tu puedas dar.
"Todos valemos y somos necesarios"

Un gran abrazo y sé feliz en estas fiestas y siempre.
Zorionak!

Mariaisabel dijo...

Se me olvidó: Me encanta el cuadro de Picasso que has puesto.
Agur, Mikel.

Mikel AGIRREGABIRIA dijo...

¡Gracias, a Jon García! Él, que lleva 14 años enfermo, me contesta desde QUÉ!.

Su comentario podéis leerlo AQUÍ>.

Anónimo dijo...

publicado en DEIA, el miércoles 26-12-2007.

Anónimo dijo...

Publicado en el Diario Noticias de Gipuzkoa, el jueves 27-12-2007.

Publicar un comentario