Mostrando las entradas para la consulta Inclusión Digital ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Inclusión Digital ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

Cómo llevar a la era digital un centro educativo

Aunque no es nuestra habitual perspectiva, a petición de algunos centros y redes apuntaremos una posible trayectoria para evolucionar hacia un aprovechamiento máximo del aprendizaje en la era digital. En esta propuesta falta el diferente acompañamiento que las respectivas administraciones educativas pueden aportar a la comunidad escolar, en función de su ubicación.

Sugerimos, desde la escala de un centro educativo o una red de centros, los siguientes pasos consecutivos, aunque también se pueden producir con cierto paralelismo:
  1. Evaluar la situación previa con una Auditoría Educativa Digital. Se medirán las competencias digitales docentes, discentes y familias, así como los procedimientos ya en funcionamiento o de potencial evolución,... Este apartado mide la posición inicial de cada uno de los restantes epígrafes, a fin de planificar los estadios de avance y llegada que se enuncian en el siguiente paso. Un referente, válido aunque debiera actualizarse con la omnipresencia de dispositivos móviles es el Decreto 174/2012 de Madurez Tecnológica de Centro Educativo.
  2. Preparar, convenir y socializar un Plan Digital de Centro con todos los agentes implicados, dirección, profesorado, alumnado, familias,... Se destacarán el sistema de coordinación, los compromisos asumidos por cada colectivo, así como los plazos de implantación.
  3. Objetivo bien definido en términos de Competencias Digitales en todo el rango: discentes (crecientes por etapas educativas), docentes y ciudadanas (familias). Ya existen algunas decisiones derivadas de Europa 2020, como el borrador de Marco Común de Competencias Docentes.
  4. Formación Digital del claustro para su difusión al alumnado y, opcional, de las familias. El profesorado es clave y determinante para llevar a buen puerto un proyecto, por lo que se ha de procurar una experimentación previa de algunas pedagogías, metodologías y tecnologías a fin de que adopten una postura proactiva en el proceso. La propia red de Internet y sus foros serían uno de los cauces preferentes de este perfeccionamiento.
  5. Convendría la adopción de una Plataforma Integral Educativa (PIE) donde se agrupase toda la información educativa en función del perfil del usuario: alumnado según edad y responsabilidad (delegados,...), profesorado (tutoría, consultoría, orientación, equipo directivo,...), familias,... Toda esta información habría de canalizarse de modo amistoso y con una interfaz que animase a su uso intensivo con aporte de valor añadido en participación, empoderamiento, comunicación,....
  6. Como parte de la PIE, o como un módulo bien dotado convendría disponer de una Plataforma de Aprendizaje con funcionalidad ubicua en todo tiempo y lugar, por procedimientos online y offline (y sincronización en la nube). Se podría partir de soluciones Moodle, tuneadas y particularizadas, o buscar otras alternativas (preferentemente multieditorial).
  7. Establecer la Identidad Digital del centro y de cada componente de la comunidad, fijando desde un usuario único  para acceder, APPs y PLEs personalizadas  hasta la regulación del uso de dispositivos móviles en el tiempo y escenario escolar, o de las redes sociales individuales y colectivas. 
  8. En paralelo habría que asegurar una Conectividad Inalámbrica acorde con el número de usuarios, su frecuencia de conexión, tipo de contenidos,... Las redes cableadas se reservarían para PDIs o uso de vídeo de alta calidad, así como para los AP (Access Points) inalámbricos con soluciones que optimizasen la cobertura y densidad de enlaces (como Meru Networks).
  9. Los recursos tecnológicos darían prioridad a los Dispositivos Móviles, como tabletas y móviles inteligentes, así como a ordenadores preexistentes para determinadas tareas. La elección del estándar de sistema operativo, dada la dificultad decreciente de adoptar modelos BYOD (Bring Your Own Device /traiga su propio dispositivo), convendría decidirse a escala de centro. Habría de considerarse las opciones más presentes, tanto en el ámbito educativo como en la sociedad, por el valor del ecosistema de aplicaciones educativas y generales.La inclusión digital de todo el alumnado, también fuera del centro, habría de asegurarse en el máximo grado que fuera posible.
  10. Durante todo el proceso, y a la conclusión de determinadas etapas, se registraría una Evaluación Continua para el ajuste y adopción de nuevas decisiones en función de los resultados detectados. 
Este post se irá actualizando y ampliando en días posteriores.
Próxima entrada: Cómo financiar la digitalización de un centro educativo.

Grupo-Taller de Inclusión Digital

Convocados por la Dirección de Innovación y Sociedad de la Información del Departamento de Industria, cuya Directora Elena Gutiérrez aparece en el vídeo superior dando la bienvenida, nos hemos reunido en el Parque Tecnológico de Álava diversos representantes de diferentes Departamentos e Instituciones para tratar el tema de los retos de la "Inclusión Digital". Ha sido un interesante encuentro interdisciplinar de responsables gubernamentales interesados desde distintas responsabilidades en extender a la totalidad de la ciudadanía las posibilidades que la tecnología digital ofrece para el desarrollo personal, social y profesional. Sin ánimo alguno de imposición, las propuestas han barajado múltiples estrategias para dar a conocer las ventajas y reconocer los riesgos de lo virtual tan presente en nuestro tiempo a los numerosos perfiles posibles (por edad, formación, interés, actitud,...).
Ha sido reseñable la sintonía detectada sobre realidades paralelas y la gran coincidencia en un diagnóstico común, así como en las fórmulas de mejora (generalización del acceso con equipos ultraportátiles, banda ancha -de verdad- en espacios públicos, proseguir la formación en entornos naturales y a través de la red, la trascendencia de contar con colaboradores-cooperantes que actúen como dinamizadores digitales, la colaboración interinstitucional respondiendo a demandas ciudadanas, la potencialidad imparables de las redes sociales y digitales, el rol de la educación desde edades tempranas y en la educación de personas adultas,...
La jornada, muy bien estructurada por Ana Vitorica y conducida por los dos ponentes (Juanjo Goñi, Consultor - Dinamizador de Ibermática en el vídeo anterior y Beatriz Moral, Investigadora antropóloga de FARAPI en el vídeo siguiente) y coordinadores de mesas, así como el ulterior work café y las dos iniciativas analizadas (la de inmediato lanzamiento de MetaPosta con el conocido anuncio en YouTube de e-Boks y la dilatada experiencia de KZgunea) han sido provechosos para detectar caminos, establecer puentes y tender mallas que serán de gran interés en un futuro inmediato. La comida final y la tertulia derivada han cerrado una jornada intensiva de la que sólo nos queda esperar una pronta continuación vía redes sociales y próximos encuentros presenciales. A la espera de las conclusiones finales (en 4 diapositivas y 5 cuadros sintéticos), que se han avanzado en algunos esquemas. Fotos (66) y vídeos (, , ,... pronto más) del encuentro.
Relación de participantes: 1 Iñaki Suárez, SPRI, Dpto Sociedad de la Información; 2 Javier Múgica, SPRI, Dpto Sociedad de la Información; 3 Txomin Alkorta, Director del Proyecto KZGUNEA; 4 Txaro Diaz de Cerio, Educación, Aprendizaje permanente; 5 Mikel Agirregabiria, Educación, Innovación Educativa Bizkaia; 6 Ana Molina, Justicia, Responsable informatica; 7 José Luis Barrena, Agricultura, Responsable innovación; 8 Begoña Pecharoman, FARAPI, Investigadora; 9 Beatriz Moral, FARAPI, Investigadora: 10 Juanjo Goñi, Ibermática, Consultor - Dinamizador; 11 Ana Vitorica, Industria, Coordinadora Plan Euskadi en la Sociedad de la Información; 12 José Luis Guinea, Responsable del Servicio KZGUNEA; 13 Iker Bilbao, Itsasmendikoi, Responsable Mendinet; 14 Eva, Cultura, Plan Vasco de la Cultura; 15 Martin Solaun, Sanidad, Responsable Informática EJIE; 16 Elena Gutiérrez, Industria, Directora Innovación y Sociedad de la Información; 17 Irune Barbero, IVAP, Responsable Formación On-line; 18 Arrate Martínez de Gereñu, Turismo/Consumo, Responsable Consumo; 19 Mikel Ballesteros, Medio Ambiente, Responsable sistema IKSeeM; 20 Francisca Pulgar, Cultura, Responsable Bibliotecas; 21 Joseba Laucirika, Educación, Asesor Tic Berritzegune; 22 Ángel Rodríguez Abad, Emakunde, Responsable programas de género; 23 Iñaki Ortiz, OMA, Responsable proyecto (y su propia crónica de este evento); 24 Mariano Villareal, Transporte, Responsable Informática; 26 Araceli Diaz de Lezana, Cultura, Responsable planificación lingüística; 28 Itziar Etxebarria, Empleo, Responsable Formación On-line para el Empleo; 29 Elena Revilla,...

Post en elaboración que será completado próximamente.

Sarezkuntza: Diez prioridades en 2013

Bajo un criterio preferentemente cronológico y de pasos consecutivos, más que de importancia, entendemos que urge poner en marcha o reactivar el siguiente decálogo de actuaciones:
  1. Proponer, definir y socializar un marco general de Sarezkuntza, con una coordinación asegurada a fin de ser impulsado por todo el Departamento de Educación, Política Lingüística y Cultura, buscando sinergias institucionales, empresariales y sociales. El objetivo manifiesto es el empoderamiento del alumnado, de las familias y de la sociedad en lo educativo para propiciar la aceleración de una ciudadanía activa y abierta.
  2. Mejorar la conectividad en todo tiempo y lugar, en caudal y dispositivos, para toda la comunidad educativa (alumnado, familias, profesorado, administración) a fin de acrecentar una máxima inclusión digital. En el intramuros escolar debe existir, al menos, las mismas posibilidades que en un hogar medio, y especialmente para el alumnado desfavorecido.
  3. Comprometer una profunda mejora, con visibilidad gradual pero inmediata) en la información educativa inteligente que alcanza y que determina con mejor conocimiento las múltiples decisiones de todos los agentes educativos: alumnado, familias, profesorado, administración,...
  4. Impulsar un amplio programa de perfeccionamiento del profesorado (y direcciones,...), con profundos cambios en contenidos y metodologías (con uso de MOOCs,...). Sería abierta esta teleformación a familias y alumnado (en este caso, a partir de enseñanza secundaria).
  5. Alimentar el ciberespacio en euskera (y castellano, inglés,...) con materiales educativos  y objetos digitales cercanos a nuestros currículos, con procesos de cocreación, selección, clasificación, adaptación, traducción,... abiertos a toda la comunidad escolar y social.
  6. Reordenar drásticamente los presupuestos de ejercicios anteriores y el modelo de gestión de nuestros recursos humanos dedicados a este labor (sin necesidad de ampliar recursos), para acomodarlos a las necesidades actuales evaluadas por Sarezkuntza.
  7. Actualizar las competencias digitales para alumnado por edades, profesorado, centros (revisión del Modelo de Madurez TIC), y su proceso de mejora, apoyando las cibercomunidades de aprendizaje en un mundo de ciudadanía  conectada permanentemente.
  8. Dinamizar y evaluar anteriores y nuevas experiencias piloto de innovación educativa, localizadas en diferentes escenarios de nuestro sistema educativo, contando con referentes internos (tipo Hauspoa, ACEX,...) y externos de calidad (Learning One to One, Khan Academy,...). El concepto de Flipped-Learning (ver imagen a la derecha) extendido a nuestras aulas presenciales y virtuales diferenciando entre transmisión y asimilación del conocimiento.
  9. Ampliación y diversificación de los recursos en manos discentes, con paulatino paso a multidispositivos híbridos personales (tabletas frente a soporte papel, a partir de educación infantil), sin prohibiciones de uso (de smartphones en secundaria, por ejemplo) y con libertad elección (BYOD), asegurando la plena inclusión digital (la gestión solidaria del "libro" debe entenderse en sentido genérico de soportes actuales), revisando fórmulas de equipación, mantenimiento, autenticación,…
  10. Participar desde Sarezkuntza para coadyuvar en proyectos impulsados por otras instituciones y organismos de interés vanguardista, colaborando en la innovación e investigación pedagógica en entornos más amplios y referenciales (Europa, CC.AA.,...).
[Este post ha estado reposando casi seis meses antes de ser hecho público.]

Crónica del I Congreso Internacional Ciudadanía Digital

I Congreso Internacional Ciudadanía Digital
Tras acudir al inicio del I Jornadas para el Profesorado de Música de Bizkaia nos dirigimos a Donostia para participar en la primer jornada de I Congreso Internacional Ciudadanía Digital (CICD). Llegamos a mitad de la conferencia de Javier Elzo (Catedrático Emérito de Sociología de la Universidad de Deusto) sobre “Valores, socialización de menores y las nuevas TIC” (foto superior).

Tras la Pausa café comenzó el Panel de “Experiencias TIC para la inclusión, la capacitación y la participación”, moderado por Iñigo Kortabitarte, Director Gerente de Diariovasco.com con
* Yolanda Rueda. Presidenta de Cibervoluntarios (vídeo).
* Almudena García. Coordinadora de la Línea Estratégica Ciudadanía Digital de Red.es (vídeo).
* Maider Perea. Coordinadora del proyecto Klik eta Klik (vídeo).
* Sonia Acero e Iván Lasuen. Cibermanagers. Aprendizaje-Servicio TIC del Colegio Santa María (vídeo).

Tras la comida en el Restaurante NiNeu, tuvieron lugar la conferencia de Pedro Uruñuela, “Formando ciudadanos y ciudadanas en la era digital” y la perfecta exposición “Educación social abierta y competencias digitales” de Dolors Reig, experta en Innovación educativa en la Web Social (Blog el Caparazón). Puede verse la excelente y recopiladora presentación de Dolors Reig: Open Social Learning on Prezi.

De 18:00 – 19:30 tomamos parte en la Mesa Redonda: “Transmisión de valores y capacitación en el contexto digital”, moderada por Carlos Gurpegui, Coordinador del Programa Pantallas Sanas del Gobierno de Aragón, junto con:
* Fermín Barceló, Director de la Oficina de la Infancia y la Adolescencia. Ararteko
* Mikel Agirregabiria. Blogger, educador y cofundador de ZiberEskola e Ikasbloggers (vídeo de ambas intervenciones (sobre esta línea) y tras la presentación usada)
* Lourdes Iglesias. Gerente de proyectos de Fundetec
* Verónica Vieites. Community manager de Diariovasco.com
* Carlos González. Fundador de People & Videogames
* Isidro Vidal. Asesor TIC de Eskola 2.0. (vídeo de estas intervenciones y grabación del debate final (abajo))

Pronto otras crónicas, como los vídeos que Goyo del Sol (@Makgregory) nos hizo desde el público, mientras nosotros les grabábamos.
Otras entradas sobre este CICD.

Educación 2015: Carta a los Reyes Magos

Esta noche mágica, esperando los Reyes Magos, es el momento de pensar en programar 2015, un año crucial. Para algunos serán 40 años dedicados profesionalmente a la educación, con docencia en la universidad y en centros pre-universitarios (simultáneamente), en el servicio militar, en la administración educativa, en la gestión museística y cultural, prevención de drogodependencias, en la formación empresarial, en la sociedad de la información, en la innovación educativa,...

La educación es un subsistema social complejo, intrincado, con agentes que se cuentan por millares (de alumnado, progenitores, profesorado, administración,...) y donde las decisiones en los múltiples niveles y ámbitos se adoptan a velocidades muy diferenciadas. La heterocronía (diversidad de ritmos) de un universo así genera tensiones, por la adopción más ágil del cambio en la sociedad (no digamos del mercado o las tecnologías) que en el binomio familias-escuelas, incluso porque muchas comunidades educativas innovan con mayor celeridad que la administración.

Es demasiado trascendente la educación para que nadie se desinterese de esta responsabilidad, porque el futuro colectivo se escribe en las aulas. Gran parte de la ciudadanía, especialmente cuando se convierten en madres o padres, reviven su experiencia discente,... de la que están alejados al menos una generación.

Lo deseable, lo exigible y lo alcanzable no es tan difícil de imaginar y establecer. Otra cuestión es ordenar y articular los mecanismos para asegurarlo en el alambicado entramado familiar-escolar-institucional. En síntesis, queremos una educación que garantice el éxito universal (no basta ya ofrecer un pupitre y aceptar un porcentaje de fracaso, que sería de la sociedad), logrando que cada niño y cada niña descubran sus talentos y su destino personal, familiar y profesional.

Ante semejante reto, es lógica una primera reacción de desbordamiento y de confianza en quienes son expertos en psico-pedagogía, organización escolar,... Pero conviene recobrar la lucidez y el sentido común y reclamar lo que juzguemos necesario para la mejor educación de nuestras generaciones más jóvenes.

Para cortar el nudo gordiano de esos profusos, confusos y difusos debates sobre currículos, metodologías, "reválidas",... de reformas de aquí y de allá,... para -más aún- cambiar realmente esa íntima relación docente-discente, ese aprendizaje significativo que sólo surge cuando hay una relación de aprecio mutuo,... bastaría con CAMBIAR LA EVALUACIÓN (entre otras sugerencias, como las del “Horizon Report 2014 K12″, ver en imagen anexa).
Sin entrar en detalles de rúbricas y otros sistemas epistemológicos, si toda la evaluación diagnóstica, de proceso o de resultado se hiciese en condiciones reales: Conectados a Internet y contando con el apoyo de nuestras "amistades" (reales, virtuales, familiares,...). Así es como en la actualidad convivimos y trabajamos, y aún será más cierto en el futuro para el que estamos educando a nuestra infancia y juventud.

Bastaría esta mutación en la evaluación (revolución es cambiar de pregunta, mientras que cambiar de respuesta es solamente evolución) para alterar los mecanismos escolares, dando el protagonismo al alumnado y a su aprendizaje, y de este modo se cambiaría el modo de ir adquiriendo competencias personales y grupales, cooperando y tejiendo una red de aprendizaje y relación (un PLE, entorno personal de aprendizaje).

Todo esto reabre temas polémicos. Como, por ejemplo, sigue siendo la incorporación y presencia en la educación de las tecnologías (las mal denominadas "nuevas tecnologías", aunque algunas -como la informática- llevan -al menos- 30 años en las escuelas). Sorprende que la digitalización que ha arrasado sectores, muy poderosos como el mundo de la información, apenas ha impactado en el sistema educativo.

Podemos afirmar que, hasta la fecha, no se ha producido una significativa digitalización de la escuela, sino que lo acontecido apenas ha sido una escolarización de lo digital (aceptándose la presencia de "aulas de informática" o de alguna "asignatura optativa" -dos horrendos y obsoletos modelos-). Ello habla y demuestra la fortaleza del entramado educativo (para bien, por rigor y prudencia, y para mal, por inercias).
Caben dudas e incertidumbres... todas, racionales y emocionales; pero tonterías, las justas. Quienes peinamos canas y calvas, ya hemos vivido en persona aquello de que el bolígrafo arruinará la caligrafía de las plumillas (de untar en tintero), o el rotring no debe sustituir al tiralíneas,... y desde entonces muchas más. El pensamiento ludita o neo-ludita no debe hacernos caer en la parálisis por el análisis interminable.

Nuestros hijos, literalmente desde la primera, vivieron con ordenadores desde su nacimiento,... y nuestros nietos, nacieron con el iPad (desde 2010). Cuando quienes nacieron en este siglo XXI se incorporen al mundo laboral, probablemente habrá acontecido -antes o en torno al 2030- el momento de la singularidad tecnológica (leer enlace). Los padres y madres actuales estuvieron digitalizados, desde su infancia y en su escolarización, y los alumnos y alumnas actuales están CONECTADOS casi permanentemente desde los 9-10 años.
2011 con su iPad (1, que nació un mes después de él)

Es tarea urgente, educar en el uso de los medios digitales, en sus grandes posibilidades y en sus riesgos ciertos, tan pronto como se acuerde en cada comunidad escolar. Resulta ridículo, a nuestro juicio, con una mínima perspectiva de futuro tratar de limitar (o impedir, incluso) el uso de los teléfonos inteligentes, y otros dispositivos unipersonales. Ello llevaría, a muy corto plazo, no ya sólo a la necesidad de retirar los smartphones, sino casi a tener que desvestirse antes de entrar en la escuela cuando la propia ropa incorpore vestibles (wearables) propios del Internet de las cosas (IoT).

Resulta patético ignorar y anular la potencia de los smartphones que el alumnado lleva en sus bolsillos (cada día a menor precio), que por su procesador y aplicaciones son centenares de veces más potentes que el famoso supercomputador Deep Blue de IBM que en 1997 derrotó a Kasparov, o más rápidos que los viejos netbooks (ya con 6-7 años), de cuyo costoso mantenimiento es mejor no hablar.

Queremos y necesitamos una escuela con todos los recursos, de papel y digitales, para asegurar la inclusión digital (y no abrir nuevas brechas entre alumnado conectado o no en su hogar), con todas las metodologías (sólo su suma y combinación es la mejor pedagogía) y con una alfabetización plena, que actualmente comprende varias lenguas naturales y varios metalenguajes (matemático, científico, tecnológico, digital, artístico,...).

La mejora de las competencias digitales del alumnado son una apremiante innovación a incorporar, en el escaso tiempo reglado curricular, a fin de permitir sin exclusiones al alumnado de familias desfavorecidas el aprendizaje ubicuo. La escolarización contemporánea no puede ser reducida a las 950-1.050 horas presenciales en la escuela, sino que se abre a nuevos espacios y condiscípulos en un aprendizaje inter-conectado de 8.760 horas anuales.

Este año nos corresponde a los distintos agentes anunciar y compartir nuestras decisiones. Las familias podrían sugerir que su gasto en papel (libros de texto no interactivos y no actualizables), así como las inversiones educativas en becas y gestión solidaria del pase a soportes digitales. Y reivindicar toda la información educativa inteligente y dinámica que les corresponde conocer en tiempo real (evaluaciones, información de orientación, conexión con tutorías y asociaciones, comedores, transporte,...).

Los centros, sus organizaciones, sus comunidades escolares y sus direcciones, deben aprestarse a realizar una profunda transición hacia la era digital (ver más detalles en otro post de dicho camino y de su posible financiación). Una nueva cultura colectiva de apertura espacio-temporal, de atención en otros horarios y calendarios, de perfeccionamiento digital de sus claustros y familias.

La administración debiera ser vanguardia que salvaguarde y promueva una innovación con garantía de resultados, al tiempo que minimiza errores y costes. En sumario, los poderes públicos debieran: Definir un marco general de coordinación; establecer las competencias educativas (incluidas las digitales) mínimas para alumnado, profesorado y equipos; establecer formación en red para sus agentes; promover centros avanzados que difundan buenas prácticas; garantizar la inclusión digital para alumnado becado en materiales escolares a fin de que se puedan proponer acciones de aprendizaje conjunto fuera del tiempo y espacio escolar; una conectividad universal y segura para aula expandida (en intramuros y extramuros del centro); un PLE personalizado para alumnado (según edad), familias, profesorado, dirección, inspección, servicios apoyo, administración,...; una plataforma integral para la extensión de la documentación personal interactiva y actualizada correspondiente a cada agente con seguridad y confidencialidad; y finalmente, dotando al ciberespacio con recursos de aprendizaje y de comunicación, en nuestras lenguas oficiales, de calidad y con aportación comunitaria que los priorice, dando visibilidad y jerarquía por prescriptores reconocidos de la comunidad escolar.

Confiamos que los Reyes Magos vuelvan a traernos oro, incienso y mirra, que además de hardware (dispositivos), software (APPs, aplicaciones) y conectividad (el "espíritu santo" en laico y prosaico) debieran ser conocimiento, bondad y convivencia. 

Para no perder los enlaces, si se lee en papel este post se puede usar el código QR adjunto para hipervincularlo en un dispositivo electrónico. Como bonus, una conferencia -repaso de 30 años- del brillante Nicholas Negroponte. No se pierdan su predicción final sobre las pastillas del conocimiento. 

Crónica de Open Data en el #CICD


Microvídeo de la exposición de Marc Garriga Portola (Ayuntamiento de Barcelona).
Participamos en el subgrupo de "Diseñadores de Contenidos educativos", uno de los cuatro equipos de trabajo del "OpenData Eguna Euskadin - Día del OpenData en Euskadi". Los cuatro coordinadores, junto con otros expertos en un "Grupo 0", reordenaron y compilaron las distintas propuestas para alcanzar las siguientes Conclusiones de la Jornada.
Este decálogo fue extraído de las conclusiones del Día Open Data en Euskadi, que se celebró en Donostia-San Sebastián, los días 8 y 9 de mayo de 2012. Está en proceso de cambio y mejora.
0. Armonización entre Administraciones.
  1. Publicar datos en formatos abiertos y estándares.
  2. Usar esquemas y vocabularios consensuados.
  3. Inventario en un catálogo de datos estructurado.
  4. Datos accesibles desde direcciones web persistentes y amigables.
  5. Exponer un mínimo conjunto de datos relativos al nivel de competencias del organismo y su estrategia de exposición de datos
  6. Compromiso de servicio, actualización y calidad del dato, manteniendo un canal eficiente de comunicación reutilizador <-> AAPP.
  7. Monitorizar y evaluar el uso y servicio mediante métricas.
  8. Datos bajo condiciones de uso no restrictivas y comunes.
  9. Evangelizar y educar en el uso de datos.
  10. Recopilar aplicaciones, herramientas y manuales para motivar y facilitar la reutilización.

#CICD 2012

En nuestro subgrupo de "Diseñadores de Contenidos educativos" se valoraron como elementos curriculares a incorporar en las enseñanzas básicas (hasta la secundaria obligatoria) o en niveles superiores conceptos y uso de datos abiertos (open data en inglés) como una filosofía y práctica que persigue que determinados datos estén disponibles de forma libre a todo el mundo, sin restricciones de copyright, patentes,... bajo una ética similar a otros movimientos y comunidades abiertos como código abierto (open source en inglés) y el acceso libre (open access en inglés). [Extraído de Wikipedia]

El término dato procede del latín datum, y significa "lo que se da". La cultura del dato implica competencias digitales básicas que, en una realidad social con omnipresentes smartphones, tablets, requiere de una ciudadanía formada en identidad digital, diferenciando intimidad y extimidad, manejando datos protegidos y datos abiertos, sabiendo de la caducidad de los datos protegidos, con una memoria personal y memoria ampliada,... Este conocimiento y actitud debe reconocer el valor de los datos y de los motores de inferencia, exigiendo datos públicos brutos a nuestro alcance y valorando la labor de los infomediadores. Esa cultura "open data" debe regir en la comunidad educativa, en los contenidos educativos generados, en guiar los portafolios de alumnado y profesorado desde criterios de libertad personal y aportación a la comunidad.

Los participantes coordinados por Juanjo Gibaja (Universidad de Deusto) fuimos Edurne Barañano (Gobierno Vasco), Jesús Mari Goñi (Universidad del País Vasco), Maite Fernández Betelu (Tabakalera), Carmen de la Sen (ISEI-IVEI), Javier Buces (Colegio Ntra. Sra. del Carmen Ikastetxea) y quien suscribe, Mikel Agirregabiria (Innovación Educativa de Bizkaia).
#CICD 2012
Entre los contenidos escolares y competencias digital del alumnado relativas a Open Data, se mencionaron la necesidad del paso de una matemática del algoritmo a la del dato, al valor de la una mejor alfabetización matemática bien evaluada, al aseguramiento de una mejor inclusión digital, donde se conjuguen excelencia y equidad digital, al uso mayor de herramientas básicas como hojas de cálculo,...

Se propuso la idea de "labelizar" a las instituciones que usan bien los datos y que faciliten su explotación por la ciudadanía y la comunidad escolar, que la administración exigiese en sus subvenciones una mejor exposición de datos y metadatos, históricos y que se promoviese una transparencia real de la administración,... Se citaron buenas prácticas, algunas del mismo Eustat, como su web escolar.

Para la participación social, los datos mejores son los compartidos, con licencias abiertas, animando a generar materiales educativos, transversales,... y no sólo para el alumnado sino para el conjunto de una ciudadanía crecientemente participativa, que se involucra y empoderar para controlar lo público. Se enunciaron las dimensiones y subdimensiones de la competencia digital,... Se apuntó que algunos de los primeros datos que se manejan en la infancia son las propias notas, un dato vital, sugiriéndose sistemas de coevaluación entre pares,...

Se citó algún referente válido como la Carta para la innovación, la creatividad y el acceso al conocimiento de FcForum Barcelona, creado en 2009, con definición de objetivos y necesidades en educación,... Ciudadanía, copiar y reutilización, acceso a los contenidos, datos y metadatos, estándares,... Se relató la necesidad de combatir el anumerismo, aún demasiado presente incluso en quienes lo demuestran desde el periodismo o la política. También se solicitó prudencia y pragmatismo para hallar una fórmula de transición de la realidad escolar desde su estadio actual,... y desde su concepción académica,...

Fotos de la sesión inicial, y algún vídeo interesante de Irekia, dedicado a la Gobernanza, con unos 10’ de exposición de Martín Álvarez (W3C) sobre el Día del OpenData en Euskadi. Más detalles en este sitio de la comunidad Open Data en la red Gnoss.

Sare_Hezkuntza Gelan para Centros Públicos Vascos 16-17

Se ha publicado por Resolución del 4 de abril de 2016, de la Viceconsejera de Educación, por la que se convoca a los centros públicos de Educación Infantil, Primaria y de Secundaria (incluido Bachillerato) de enseñanza no universitaria de la CAPV, a participar en el proyecto de innovación para la enseñanza-aprendizaje con recursos digitales, SARE_HEZKUNTZA GELAN (Reducación en Aula).

Plazo de presentación, hasta el viernes 6 de mayo de 2016. Son notables algunas diferencias respecto a la primera edición de Sare_Hezkuntza Gelan del curso 14-15 y la segunda edición del curso 15-16:
  • Aumenta el número de centros seleccionados, hasta 70 (más, adicionales a los 35 centros públicos que ya pertenecen a esta red por lo que ya no han de presentarse).
  • Abarca hasta el Bachillerato (por primera vez). Con ello, todo el alumnado becario desde 1º de Primaria hasta 2º de Bachillerato recibirá una ayuda para la adquisición de un dispositivo digital unipersonal elegido por nivel de acuerdo con la autonomía de centro.
  • Se objetiva el anexo de valoración, otorgando la mitad del baremo al Grado de competencia digital colectiva definida en el Modelo de Madurez Tecnológica de Centro Educativo según el Decreto 174/2012. En la práctica, anima a los centros a obtener en los 4 cursos anteriores el Nivel Avanzado o, al menos, el Nivel Medio del MdMT .
  • Por inclusión digital se incorporan 20 puntos (el 20%) según el porcentaje de alumnado becario de Centros solicitantes con proporcionalidad exacta, según datos del último curso. Los centros participantes en el Programa Hamaika Esku recibirán el máximo de 20 puntos
Esta Resolución del 4 de abril de 2016 destinada a Centros Públicos, entre otros Proyectos de Formación e Innovación Educativa (www.proiektuak.net), tramitará solicitudes y consultas a través de la plataforma Herri-Ikastetxeak Deialdiak, tendrá una correspondencia con una próxima Orden destinada a los centros concertados con cambios similares en las próximas semanas, así como una renovada y segunda "Orden de ayudas dirigidas al alumnado becario para la adquisición de dispositivos digitales" prevista para primeros de septiembre (una vez iniciado el curso 16-17).

Post con la etiqueta Sare_Hezkuntza, con información oficial (a modo de aviso y difusión), diferenciada de Sarekuntza, donde recogemos opiniones docentes y propias sobre la educación en la era digital. TODA LA INFORMACIÓN EN LA WEB OFICIAL.

La Educación (2.0) que nos (con)viene

La educación 2.0 que nos conviene es una reflexión compartida, no tan futurista como pudiera parecer en una primera lectura, sobre la deseable evolución a corto plazo del sistema educativo en una sociedad con una creciente dimensión digital.

La vieja escuela, diseñada en el siglo XIX, aún pervive en su arquitectura, organización y estructura. Incluso se infiltra en los currículos, las metodologías y la evaluación en todos sus niveles. Aquel diseño respondía a las necesidades de la industrialización con un alumnado rural tipo Tom Sawyer, que había de convertirse en obreros de fábricas como la recreada por Chaplin en "Tiempos modernos", con horarios establecidos y una disciplina uniformadora. La propia Universidad mantiene, incluso tras la oportunidad de Bolonia, clases dictadas siguiendo las pautas eclesiásticas, previas a la invención no ya de Internet, sino incluso anteriores a la imprenta de Gutenberg, que aún podemos reconocer en las iglesias donde tras las lecturas públicas (previstas para analfabetos) viene el sermón explicativo.

Se impone romper con la sempiterna estrategia gatopardista de Lampedusa, de cambiar algo para que nada cambie y el penúltimo resplandor puede ser revestirse con más tecnología (ya no tan nueva),... En Educación Primaria y Secundaria se corre el riesgo de que tras entregar netbooks al alumnado, por inercia se instale una pizarra (por muy digital e interactiva que sea) y se mantenga la obsoleta disposición del aula (como mirando en un cine), y el rol dominante del profesorado para una relación unidireccional. Tampoco se facilita el aprendizaje durante las 8.760 horas del año, dificultando -cuando no impidiendo- que dichos miniportátiles sean llevados a los hogares, donde tampoco está asegurada una buena conectividad para la universalidad de las familias (algo que sería una exigencia de Inclusión Digital y que, pronto, será un derecho universal más).

La educación contemporánea necesita preparar a nuestra infancia y juventud para convivir con y aportar a instituciones sociales reticulares muy novedosas. Seguirá habiendo fábricas, pero muy robotizadas, y la mayoría serán otros escenarios de trabajo cooperativo más parecidos a algunos entornos laborales avanzados (como esos “paraísos” que ofrece Google a sus colaboradores). Ese es el modelo de aulas de una "Escuela Google" que debiéramos imaginar entre familias, alumnado, profesorado, administración y sistema productivo.


Como herramienta universal de aprendizaje se utilizarán los netbooks, por el momento, las tabletas, muy pronto, y en uno o dos años algo parecido a los actuales smartphones (teléfonos inteligentes, como la mayoría de los actuales a partir de la gama media). El acceso inalámbrico generalizado permitirá la conectividad en banda ancha en todas las áreas de los centros, de los hogares y de los municipios.

Los entornos personalizados de aprendizaje (Personal Learning Environment PLE) provocarán una revolución educativa sin precedentes, generando una REDucación personalizada que crecerá y se adaptará en todo momento a la persona a quien sirve. Estos perfiles individualizados también se generarán para ser accesibles a la diversidad de las familias, cuya formación y participación son condiciones necesarias para una educación propia de esta era Internet.

Una premisa educativa, de profundo calado y ya factible, es esta conexión permanente con la red de redes, en todo momento, incluidos los tiempos de examen. La evaluación conectada y en red será el motor de cambio y el punto de partida. No caben más pruebas donde no se pueda consultar libremente desde la Wikipedia… hasta el Rincón del Vago. Sólo esta condición alterará profundamente la didáctica necesaria para establecer en la segunda década del siglo XXI los modos pedagógicos de programar, orientar, informar, motivar y evaluar.

La nueva escuela debe ofrecer más de lo que puede vivirse en un hogar del siglo XXI. En caso contrario el home-schooling extenderá los movimientos latentes de desescolarización. Y el elemento esencial, en todas las épocas, han sido… las y los condiscípulos. Sólo que ahora, además del alumnado presencial, la educación 2.0 nos enlazará con nuevo alumnado remoto que comparta los mismos intereses y pasiones que cada aprendiz o aprendiza. La inteligencia, el conocimiento, la sabiduría,… residen en las redes, tanto en las redes humanas conectadas cara a cara o por medios digitales.

Las familias recuperarán la responsabilidad y presencia decisiva en la educación de su prole, algo que no fue fácil en etapas históricas actuales, pero que hoy es tan posible como necesario. Las familias, incluso más aún la sociedad en su conjunto, podrán intervenir de forma más continua y determinante en la formación que cada día reciben sus hijas e hijos.

El alumnado ha de recobrar un protagonismo que ha desaparecido en las últimas décadas. Su responsabilidad, desde edades tempranas, debe ser cultivada reconociéndoseles la capacidad de cuidarse mutuamente, y colaborar en la educación de escolares menores con una función de mentores, adicional a las tutorías ejercidas por el profesorado adulto. En una Escuela 2.0 determinadas labores pueden quedar en manos de miembros del alumnado, a fin de estimular su iniciativa y aportación a la comunidad. Además de la figura de delegada o delegado de grupo, cada alumna o alumno se hará cargo de distintas funciones dentro o fuera del aula. Las redes sociales canalizando procesos educativos darán visibilidad al alumnado que día a día estudia y se esfuerza (y no sólo al que se organiza para celebrar un botellón).
El profesorado (así como su formación y estímulo) sigue siendo la clave educativa para lograr la transición hacia una educación 2.0. Su autoritas, más que en la potestas jerárquica, debe basarse en una identidad personal y digital que sea reconocida por la comunidad escolar. Este es el único modo de establecer una comunicación fructífera en la comunidad donde la jerarquía ha de respaldarse en la redarquía (netarchy) derivada de la reputación en la red. La identidad digital y su creación mediante un portafolio personal que recogerá la obra construida día a día por alumnado y profesorado serán el fundamento curricular más trascendente.

La educación necesita más transparencia y las aulas deben abrirse mucho más hacia la sociedad, y en ambos sentidos. Desde el exterior sabremos qué se propone como labor de aprendizaje en cada jornada escolar, veremos cómo se interactúa entre los agentes educativos participantes, podremos aportar materiales y metodologías de avance y evaluaremos casi directamente los progresos individuales y grupales.

El propósito de la educación es aprender a vivir… y se extiende a lo largo de toda la vida… "viva" (valga la redundancia en el sentido de "despierta, creciente, soñadora",.. ). Dejar de aprender cada día y cada hora algo significativo que nos haga crecer como personas es… empezar a morir. Los calendarios y horarios escolares se ampliarán significativamente, más allá de los espacios físicos educativos cuyas instalaciones serán abiertas en los períodos vacacionales, vespertinos y de fines de semana.

El aprendizaje desde los hogares y desde lugares comunitarios (bibliotecas, mediatecas,…) cobrará mucho mayor desarrollo y generará nuevas comunidades superando distancias y tiempos. Las Actividades Complementarias y Extraescolares, presenciales y virtuales, vivirán un auge sin precedentes. Las competencias educativas, el alma de los nuevos currículos, se desplegarán también en horarios no reglados y mediante educación informal,… pero de alta calidad propiciada por la conversación y la cooperación más abierta y estrecha entre todos los agentes educativos: alumnado, familias, profesorado y sociedad.

Se ha extinguido la creencia de que sólo se aprende del profesorado, que sí ha de guiar y estructurar el conocimiento y alentar las actitudes idóneas. Hoy ya se puede cumplir a la perfección aquella máxima de que hemos de aprender más todos... de todos los seres humanos. Porque los docentes también aprendemos de los discentes, los adultos de los niños, los "sabios" de los "ignorantes",... Aprender es algo continuo, como respirar: Indispensable y gratificante. Reivindiquemos nuestro rol de aprendices permanentes, compartiendo nuestra pasión por el aprendizaje en cada instante de vida.
[Se han adjuntado algunos elementos ilustrativos, citando su autoría]
Más posts sobre PurposedES,...

Sobre tablets en educación para DEIA

Josu Garro defendiendo el iPad
1. ¿En cuántos centros públicos y concertados de la CAV se están utilizando actualmente las tablets? ¿Cuántos centros se sumarán a los que ya lo usan el próximo curso?

Desde Sare_Hezkuntza Gelan este curso se han seleccionado 35 centros públicos y otros 35 concertados que están en una fase avanzada de virtualización y aprendizaje innovador con recursos digitales. No siempre son dispositivos digitales en la proporción 1:1, y no siempre abarcan todos los niveles educativos. Tampoco necesariamente son tabletas digitales, pero sí dispositivos unipersonales como tabletas (Android o iOS), equipos tipo Chromebook, ordenadores portátiles o convertibles,…

La Orden de Ayudas para la adquisición de Dispositivos Digitales del alumnado becario de estos 70 centros está en fase de tramitación, sin que se haya resuelto y comunicado de modo definitivo.

2. ¿En qué cursos están implantados actualmente? ¿Se extenderá a todos los cursos en los próximos años?

Este curso 15-16 se han concentrado los esfuerzos en los diez cursos comprendidos entre 1º de Primaria y 4º de ESO. Para el próximo curso 16-17 se prevé ampliar este abanico con los dos cursos de Bachillerato, abarcando doce niveles desde los 6 hasta los 18 años.

Se prevé la extensión a todos los centros públicos y concertados en los cinco cursos académicos comprendidos entre el actual 15-16 y el final de 19-20.

3. ¿Para qué se usan, en qué materias, sustituyen totalmente a los libros de texto o se complementan ambos métodos?

Bajo el principio de respeto a la autonomía de cada Centro educativo, existen fórmulas variadas donde se complementan y/o sustituyen, según la edad dicente, los soportes desde el formato papel hacia “mochilas digitales” con materiales ubicados en Internet, permitiéndose –en muchos casos- operar indistintamente online u offline.

La mayor innovación incorporada es la creciente presencia de Recursos Educativos Abiertos (REA) que permiten crear, cocrear y recrear materiales previos con estrategias de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), donde no se parte cada curso y cada nivel del mismo punto de partida, sino que los proyectos grupo a grupo y curso a curso se van descubriendo, enriqueciendo y compartiendo en repositorios accesibles por toda la comunidad escolar en los diferentes idiomas de aprendizaje.
@spradas reclama más creatividad en aulas con #NeuroCiencia #DigCompOrg #INTEF

4. ¿Qué coste supone que un alumno estudie con tablet? ¿Qué parte sufraga el Gobierno vasco y cuál los padres?

Queda a la elección de los centros escolares la elección del modelo pedagógico (o la combinación de propuestas) de aprendizaje dentro y fuera tanto del centro escolar como de los calendarios y horarios reglados. De ahí se deriva una pluralidad de soluciones tecnológicas, siempre subordinadas a las metodológicas y pedagógicas, que puede abaratar o encarecer el dispositivo unipersonal que conecta a cada alumna o alumno con su comunidad de aprendizaje.

Las ayudas ofrecidas por la Orden destinada al alumnado becario, hasta 200 euros, a las que se suma la beca de equipamiento que anualmente recibe este alumnado permite acceder sin coste adicional de copago familiar a determinadas soluciones de ecosistemas de aprendizaje. Ciertamente los centros, a través de su Órgano Máximo de representación, con familias, profesorado,… pueden optar por otras alternativas más costosas que requerirían una aportación familiar para este “equipamiento curricular” que, no olvidemos queda en entera propiedad de este alumnado becario.

5.  ¿Cuáles son las ventajas y posibles inconvenientes del uso de tabletas en los centros?

La gran ventaja de los dispositivos digitales unipersonales es la oportunidad de mantenerse conectados a la comunidad de aprendizaje de cada alumna o alumno, más allá de las limitaciones de espacio y tiempo. Esto significa aprender o informarse antes y después del tiempo lectivo, en un entorno protegido y acorde a la edad del alumnado, permitiendo que adquiera las competencias digitales progresivamente y sin riesgos.

Además, las metodologías pedagógicas se pueden ampliar y remezclar potenciando estrategias de Aprendizaje Basado en Proyectos reales, en redes de clases, centros y
generaciones sucesivas de quienes aprenden, pudiéndose cocrear y recrear hasta forma parte de enciclopedias (como Wikipedia) en las distintas lenguas de uso.

Los inconvenientes principales radican en la necesidad de proveer y organizar nuevos recursos de los centros, como la conectividad, así como asegurar una genuina inclusión digital del alumnado más desfavorecido, de modo que la diferencia de entorno familiar no amplíe la brecha entre alumnado becario y no becario.

6. ¿Está suficientemente formado el profesorado para su implantación o hay quienes se muestran reacios por desconocimiento?

El profesorado vasco se está formando y perfeccionando en las competencias docentes de la era digital, siendo relativamente más competente a escala personal y familiar que la mayoría de otras profesiones, pero -paradójicamente- sin haber traspasado esas metodologías a su interrelación profesional en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

La realidad escolar se ha rezagado, en cierta medida, de la incorporación masiva e intensiva de pedagogías propias de la era digital que vivimos, por causas múltiples que abarcan desde dificultades de infraestructuras (que se solventarán pronto, esperamos), resistencias más o menos razonables que provienen de intereses legítimos (prudencia en las modulación de cambios) o no tanto (modelos de negocio basados en soportes ya obsoletos, (como el papel a partir de determinadas edades), hasta la convicción de familias y progenitores de favorecer modelos didácticos que reconocen como los vividos en su etapa discente sin advertir la aceleración digital.

7.    ¿Cuáles son los "miedos" de los padres ante estas nuevas tecnologías? ¿Son infundados?

La exigencia y rigurosidad de las familias es perfectamente comprensible y debe ser respetada porque son quienes, en el caso de alumnado menor de edad, deben interpretar y elegir los modelos educativos para sus hijas e hijos.

Cabe, eso sí, mejorar toda la información para que sus decisiones, siempre determinantes, sean más plenamente fundamentadas con realidades que puedan palpar fehacientemente.

Madres, padres y responsables legales del alumnado aciertan cuando comprueban cómo reciben una retroalimentación que jamás antes fue posible. Las APPs o aplicaciones que, quienes así lo prefieran, les permitan empoderarse -al igual que al propio alumnado- del mismo proceso de aprendizaje, de las obras, avances y realizaciones de su hijos, hijas y condiscípulos, pudiendo saber qué están haciendo y aprendiendo,...

Nunca el proceso de descubrimiento de quién es cada una y cada uno, de qué capacidad y talento singular reside en cada ser humano, ha sido tan accesible como lo es hoy en día. La personalización de cada persona, desde su más precoz aprendizaje, la construcción de su red y "entorno personal de aprendizaje", se va haciendo posible, rozando la arcadia del éxito universal, no del académico, sino del éxito personal, familiar, social y laboral que cada miembro del alumnado merece.

Post que estuvo en borrador desde el 23-2-2016. 
Recuperado retrospectivamente cinco años después.

La oportunidad de Eskola 2.0

Eskola 2.0 en Euskadi está distribuyendo estos días 20.000 microordenadores (18.159 atribuidos personalmente a todo el alumnado de 5º de Primaria) en 940 centros públicos y concertados.Cuando el tema lo merece y no se puede -por prudencia- ser el primero en opinar, casi es preferible ser de los últimos… antes de su previsto lanzamiento con el despliegue del hardware (equipamiento). Como cuestión preliminar es preciso señalar que los precedentes de Eskola 2.0 no sólo están en el proyecto “Escuela 2.0” del Gobierno Central, ni siquiera son un invento de Nicholas Negroponte, sino algo mucho anterior, porque la historia de la Informática Educativa en Euskadi ha cumplido un cuarto de siglo. Por citar referencias nuestras bien lejanas, que quien suscribe vivió en primera persona, desde 1985 homologamos como primer sistema educativo del mundo (antes que Japón que manejaba equipos de 8 bits o Estados Unidos con terminales tontos asociados a miniordenadores) a los PC como equipos educativos desde Primaria. Y ya en 1989 nuestra "Experiencia Orixe" hizo realidad aulas con la dotación de un ordenador por alumno. Distribuciones masivas de dotación uno a uno han sido realizadas en proyectos ubicados en todos los continentes con esquemas educativos que comparten muchas características. En todo caso, es de agradecer a quienes financian el equipamiento del proyecto que ahora nos ocupa, y que es a medias entre el gobierno central y el autonómico.
La actual realidad social ha sido transformada por la omnipresencia de equipos cada vez más portátiles, como netbooks (microequipos potentes de menos de un kilogramo), smartphones (teléfonos móviles inteligentes), e-books (lectores de libros con tinta electrónica),… que están permitiendo el acceso permanente a Internet por banda ancha a capas crecientes de la ciudadanía, siendo los más jóvenes los más interconectados. Todo ello ha sido, en alguna medida, propiciado por el sistema educativo, pero –al mismo tiempo- su realidad desde Infantil hasta la universidad tampoco ha generalizado –ni mucho menos agotado- las posibilidades pedagógicas que puede ofrecer la educación digital hoy día con inversiones nada gravosas (12.660.000€ anuales para hardware de Eskola 2.0, en equipos, PDIs,..), el 0,46% respecto a las dimensiones habituales de la macroeconomía educativa vasca (2.747.297.000 € en 2010).
Puede afirmarse que, como promedio, nuestros centros escolares disponen de unas dotaciones de equipamiento informático que son infrautilizadas (hay informes oficiales al respecto), de una conectividad escasa pero que no ha sido reclamada con la necesaria insistencia (quizá porque su deficiencia desanimaba el uso), y que las competencias digitales del alumnado, que forman parte central de los currículos oficiales en toda Europa, han sido pospuestos en su evaluación porque cabe esperar que no sean todo lo satisfactorios como desearía la comunidad escolar.
Por todo lo cual, expuesto sumariamente, la posición generalizada siempre ha sido favorable al despliegue de un equipamiento individualizado que permita una utilización continua, si fuera necesario, en la realidad escolar y en el tiempo reglado. Actualmente se produce la paradoja de que el alumnado, desde Primaria, cuando sale al patio conecta sus móviles y se relaciona con un entorno más amplio que al volver al aula, con conectividad nula en general, excepto en esos ratos de acudir al “aula de informática”, algo completamente obsoleto desde que fue posible otros formatos (“txoko” de aula conectado, mediatecas online,…).
La dotación de un netbook a cada alumno o alumna de 5º de Primaria, así como una mejor conectividad y la instalación de una pantalla digital interactiva (PDI, algo para favorecer la transición… del profesorado) puede servir para mucho… o para nada. Porque aquí la clave no radica en la tecnología, sino en la metodología. Ya se sabe que comprar equipos es algo fácil, y relativamente barato, pero lo decisivo es regenerar un entorno innovador de aprendizaje que arranque en las aulas y se expanda a los hogares, pasando de 950 ó 1.050 horas de aprendizaje reglado a un aprovechamiento mucho mayor del tiempo de aprendizaje de jóvenes (y adultos) a lo largo de las 8.760 horas anuales que vivimos... o dormimos.
El perfeccionamiento del profesorado es otra condición sine qua non. El profesorado vasco, de edad media un poco alta, lleva décadas de formación y es usuario de Internet, en la gran mayoría de los casos. Pero el alumnado es “nativo digital”, lo que ante todo significa una mentalidad abierta y nada temerosa ante el cambio continuo con fenómenos muy dinámicos como la Identidad Digital o las Redes Sociales en sus múltiples manifestaciones, muchas de las cuales ofrecen inmensas oportunidades para el aprendizaje, comportando así mismo algunos riesgos potenciales sobre los cuales la Educación debería formar para prevenirlos. Consideramos que la intensiva formación presencial que se está ofreciendo debería ser complementada con más instrucción online 2.0 y apoyo entre iguales abierta a todo el profesorado con independencia de la titularidad pública o privada de sus centros.
Respecto al formato de la iniciativa Eskola 2.0 creemos que es acertada en la mayoría de sus apartados, aunque desde asociaciones como Ikasbloggers adelantamos algunas sugerencias que, entendemos, mejorarían su implantación. Sugerimos el arranque dual con Software Libre Linux y Software Propietario Windows en el concurso público inicial, algo que finalmente se hizo. También recomendamos que, además del inicio a partir de la generación de 10 años (5º Primaria), simultáneamente se abriesen experiencias con grupos docentes-discentes avanzados en otros niveles educativos, para incentivar la innovación educativa, premiar a los vanguardistas y abrir el camino en otras etapas sin esperar que año a año ascienda desde 5º de Primaria hasta la Secundaria Obligatoria.
Sobre el equipamiento discente en forma de netbooks, concepto comercial creado desde la aportación del MIT Media Lab sobre el OLPC (acrónimo de One Laptop Per Child, un microordenador por alumno), ha habido críticas poco razonables. Incluso desde autoridades de algunas autonomías se ha rechazado por razones tan absurdas como que su pantalla de 10 pulgadas podría generar miopía (sic), cuando lo habitual en las aulas es trabajar con folios de ese mismo tamaño. Innecesario es decir que la lectura (de libros) continuada a lo largo de la vida también puede empeorar la vista, pero mejora todo lo demás.
Otro requerimiento básico es la conectividad, que debe ser acorde a la magnitud y uso intensivo que prevé el proyecto. Hace tiempo que repetimos que un “netbook” (libro en red) sin “net” (red de conexión) es peor que un “book” (libro convencional). La anchura de banda, simétrica porque en la web 2.0 se remite casi tanta información como la que se recibe, debe estar sobrada. Al respecto no caben las excusas (y la torpeza de no ver el futuro que animarían) de los operadores telefónicos ante sus mejores clientes institucionales (como es Educación), para empezar a mirar hacia el norte de Europa o del Extremo Oriente y ofrecer capacidades medidas no ya en Megabits, sino en centenares de MB en banda ancha… móvil.
Dado que consideramos que estos equipos deben estar permanente en manos del alumnado, en su aula o en su casa, otra premisa básica de Eskola 2.0 debería ser asegurar a corto plazo el acceso desde todos los hogares con escolares vascos en horarios vespertinos o vacacionales para favorecer la “inclusión digital”, atenuando la brecha tecnológica que diferencia irreversiblemente a las familias en función de su capacidad económica. También sería preciso el apoyo interinstitucional desde ámbitos culturales para generalizar los espacios con conexión en bibliotecas y centros municipales, o con la apertura de espacios abiertos en los mismos centros escolares durante los 365 días y las 24 horas para el libre acceso ciudadano.
Algunas facetas colaterales que habrían de abordarse tan pronto como fuera posible se refieren al impulso de la gestión administración-centros-familias, que se encuentra retrasada respecto a otras comunidades cercanas, y un decidido impulso de colaboración para corregir y superar el retraso en incorporar al mundo editorial educativo en su transición hacia contenidos digitales. Este imparable evolución se podría efectuar sin más dilación con el mantenimiento transitorio de la inversión familiar en lo que eran libros de texto (con préstamo o compra, becada para familias desfavorecidas) en una conmutación rápida hacia multiformatos desde el papel hacia los soportes digitales en la red Internet.
Eskola 2.0 debe prever así mismo el impacto que sobre la cultura y lengua vasca provoca la globalización planetaria. Es imperativa y urgente una respuesta contundente y convincente para impulsar la generación de contenidos en euskara en Internet, preferentemente en soportes abiertos de entorno colaborativo, con ejemplos como Wikipedia,... La propia administración debiera priorizar el volcado hacia el ciberespacio de los numerosos materiales didácticos en euskara en su poder, atendiendo lógicamente todos los requisitos legales para salvaguardar los legítimos derechos de autoría.
Reconociendo que lo difícil no es adquirir o instalar más tecnología, ni siquiera más información, sino avanzar en el cambio didáctico y cultural, hemos de concluir que el reto al que se enfrenta Eskola 2.0 es meritorio y dificultoso. Apostamos por abrir esta “Caja de Pandora” apostando por planificar y actuar lo más proactivamente que sepamos y podamos. Para ello, es preciso contar con todas las aportaciones y visiones del profesorado, del alumnado, de las familias, de toda la administración y del mundo empresarial, así como de las gentes expertas en tantas materias involucradas.
Si creemos que Eskola 2.0 puede coadyuvar al advenimiento de un nuevo modelo educativo y social, hemos de redefinir colectivamente qué, cómo, cuándo y con quién aprendemos en una forma enteramente innovadora de entender las relaciones humanas. Una escuela 2.0 abordará una reforma profunda de todo el modelo de organización escolar y familiar, abriendo las aulas y rompiendo estructuras jerárquicas, para dar paso a modelos de aprendizaje cooperativo en novedosas comunidades de aprendizaje con una doble arquitectura física y virtual (con contenidos “en la nube” ciberespacial), con más y nuevos condiscípulos, más y mejores docentes durante mucho más tiempo anual del que ha conocido la historia de la educación.
Eskola 2.0 puede y debe ser una oportunidad axiomática para actualizar nuestra enseñanza desde la Educación Infantil, Primaria y Secundaria hasta la Formación Profesional o la Universitaria, sin olvidar la Educación de Personas Adultas (EPA). La hibridación de la Educación y del fenómeno general de la Web 2.0 significa una renovadora relación en red, donde todas las personas son “proconsumers” (productores y consumidores) de información y conocimiento, donde se aprovecha las capacidades intelectuales, emocionales y físicas de toda la ciudadanía de un modo más armónico y sinérgico. La extensa y compleja comunidad escolar, triangulada entre familias, alumnado, profesorado, administración (educativa, municipal, asistencial), agentes empresariales y sociales, debe saber que puede propiciar o asistir a esta mutación. Y si esto no fuese entendido, significaría que nada se comprende de la Escuela 2.0, ni de lo que implica la nueva realidad 2.0, ni de lo que hoy día necesitamos para construir una contemporánea Educación digna y acorde con el siglo XXI.

Mikel Agirregabiria Agirre, Responsable de Innovación Educativa de Bizkaia. Miembro fundador de ZiberEskola y de Ikasbloggers [Las imágenes corresponden al proyecto oficial, al OLPC en un país del Tercer Mundo y al esfuerzo por digitalizar la educación]