Mostrando las entradas para la consulta deportividad ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta deportividad ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

Bielsa dando una lección de fútbol como DEPORTE


Marcelo Bielsa, inolvidable entrenador del Athletic Club de Bilbao entre 2011 y 2014 (residente en el Hotel Embarcadero de Getxo durante años), marcó el domingo 28 de abril de 2019 otro hito en su carrera como entrenador: en el encuentro en que el Leeds United recibió al Aston Villa, en la Championship inglesa, el argentino de Rosario ordenó a sus jugadores que se dejen hacer un gol tras de una jugada polémica en la que su equipo se había puesto con ventaja. Puro fair play (ver en otros posts)

Todo comenzó en el minuto 72 cuando Mateusz Klich marcó el tanto del Leeds United en una jugada que desató la ira de sus rivales, que se quedaron reclamando que el equipo de Bielsa parara el juego ya que uno de los futbolistas había quedado tendido en la mitad del campo.

Marcelo Bielsa le pidió a sus jugadores que se dejen hacer un gol por fair play. La polémica se generó porque Tyler Roberts, defensor del Leeds, pareció tirar el balón hacia adelante para que precisamente atendieran a Jonathan Kodjia, delantero del Villa que había quedado lesionado. Sin embargo, Klich recogió la pelota y, para sorpresa de sus rivales, enganchó dentro del área y definió cruzado. Inmediatamente se produjo una pelea generalizada en el terreno de juego del Elland Road, que decantó en la expulsión del egipcio Anwar El-Ghazi, mediocampista del Aston Villa. Mientras tanto, al borde del terreno de juego, Bielsa protagonizaba una acalorada discusión (traductor mediante) con John Terry, el ex futbolista del seleccionado inglés que forma dupla técnica junto a Dean Smith. Antes del reinicio del juego, la orden del rosarino fue clara: que sus jugadores se dejaran anotar el empate. Y así ocurrió: sin resistencia, Albert Adomah puso el 1 a 1, que sería el resultado final.
No fue en un partido intrascendente: Todo lo contrario. Supuso que el Leeds United no abandonase aquel año la segunda división británica para acceder a la Premier League. Deporte no es ganar: Deporte es deportividad, actitud deportiva fair play.

Sobre el batacazo olímpico de Madrid 2020

Algunas cuestiones que bullen por nuestras cabezas, tras conocer que Tokio organizará las Olimpíadas de 2020:
  • ¿A nadie de quienes impulsaron la candidatura de Madrid, por tres veces consecutivas, se les pasó por la cabeza la rotación de los Juegos Olímpicos entre continentes Europa-América-Asia tras perder frente a Londres (y París) la opción de Madrid 2012? ¿No era ridículo presentarse de nuevo para 2016 y 2020? ¿O es que se lo pasaron tan bien gastando (¿y cobrando?) con las candidaturas que lo de menos era ganar o perder?
  • ¿Nadie ha advertido que ante la crisis del momento, organizar unas Olimpíadas no asegura ni favorece el repunte social y económico para el país organizador? ¿Le sirvió a Grecia organizar las Olimpíadas de 2004 en Atenas? ¿Le va a ayudar con la que está cayendo a Brasil organizar en Río de Janeiro las de 2016?
  • ¿Era Madrid el mejor referentes del "espíritu olímpico" presente en el Juramento Olímpico que textualmente señala "comprometiéndonos a un deporte sin dopaje y sin drogas, con el espíritu verdadero de la deportividad, por la gloria del deporte y el honor de nuestros equipos"? ¿Nuestros políticos se creen que engañar con una justicia lenta y politizada es igualmente fácil de hacer dentro y fuera de nuestras fronteras?
  • ¿Era Madrid y sus gobernantes (que no su ciudadanía) el modelo de sede olímpica cuando está en pleno proceso de destrucción del modelo social europeo que basa en los servicios públicos la atención al conjunto de su población?
  • ¿Son equivalentes las Olimpíadas de Barcelona en 1992 concedidas a una España reintegrada a la democracia que la actual España (y especialmente su capital) empobrecida y que semanalmente solicita préstamos equivalentes al coste de unas Olimpíadas para equilibrar su balanza de pago? ¿Nadie entiende que hasta dentro de un siglo desde 1992 no toca a España presentarse tras Barcelona 1992? ¿No habrá
  • ¿La calidad de nuestros políticos está a la altura de la ciudadanía que dicen representar? ¿Es preciso ser madrileño para sentir vergüenza ajena del papelón de su alcaldesa,... por no hablar de diferencias entre el Primer Ministro japonés... y a Mariano Rajoy? ¿No habrá influido el propio despilfarro de la delegación española (el doble de la turca) y su triunfalismo muy negativamente en su credibilidad financiera, logística y ética?
  • ¿No convendría revisar todo el sistema de deporte para que no sea monocultivo de fútbol (ruinoso, además) en los medios de comunicación, sin disparates de contrataciones multimillonarias de jugadores por entidades quebradas sostenidas por bancos igualmente sin fondos que no arranquen de los bolsillos de una sociedad con riesgo creciente de pobreza?
[La infografía superior procede de "El País".
La lateral un epic fail de Iberdrola felicitando por lo que no fue.]

Los falsos héroes

¿Dónde quedaron los héroes, aquellos que son constantemente ensalzados por los medios de comunicación? Deportistas y políticos llenan las páginas de los periódicos y los informativos audiovisuales. Pero todo demuestra que no se rigen por la ética y la deportividad que parecían encarnar.

Una democracia efectiva y una sociedad culta no deben otorgar ni delegar en los líderes más capacidad de decisión, ni valor referencial, porque cuanto más altos están mejor parecen moverse en la podredumbre moral (como lo habitual, lo que hacen todos, con la trampa y el provecho personal como base de la mecánica del poder). Y el engaño es continuo, aún con pruebas fehacientes. Por ende, la justicia jamás se aplica con rigor a los poderosos, ni pronto ni tarde,...

¡Ah, y cuándo veremos por estos lares a un arrepentido como Lance Armstrong (aunque lo haga como otra fuente de financiación) y alguna periodista profesional como Oprah Winfrey