Vacunados en dos comunidades autónomas diferentes


Al final, desde hoy 8 de julio de 2021, Carmen y quien suscribe estamos vacunados con la segunda dosis de AstraZeneka. La primera dosis la recibimos respectivamente el 4 y el 2 de mayo, y tras solicitarla la segunda dosis en Alicante transcurridas unas 9 semanas, simult√°neamente nos han vacunado hoy.
Pasaporte COVID JMAA
Pasaporte QR de vacunación COVID-19.

Certificado COVID Digital de la UE | Comisión Europea


La primera dosis la recibimos en un enorme centro de vacunaci√≥n, el BEC de Barakaldo (Bizkaia), y esta segunda dosis en el mismo centro de salud de siempre de Pilar de la Horadada (Alicante). Aunque la primera cita que se nos pas√≥ por no esperarla tan pronto fue en un recinto ferial cercano (ver imagen del SMS).

La solicitud ha sido simple, bastando un escrito que desde Osakidetza indica la vacuna, el lote y la fecha de la primera dosis, como se ve en estas im√°genes (Dosis CSP y Dosis JMAA). La Comunidad Valenciana entiende y cuida con esmero el turismo, y a√Īade a sus viajeros al conjunto de su ciudadan√≠a. 
Im√°genes del 2021, el a√Īo de las vacunas COVID
Nota final: Llegada nuestra fecha de segunda dosis (al de doce semanas a finales de julio), al no aparecer en el BEC, Osakidetza nos llama y les confirmamos que ya hemos recibido la pauta completa en la Comunidad Valenciana.

What3Words: Dónde estás en tres palabras

What3Words es un sistema patentado en 2013, no exento de pol√©mica, que permite geoposicionar cualquier parcela de 3x3 metros con tres palabras de alguno de la cuarentena de idiomas en los que est√° disponible esta APP. Por ejemplo y en espa√Īol: Nuestras vacaciones comenzaron cuando nos fuimos desde somos.arroces.importa  hasta cardo.llego.medita.
What3Words: Dónde estás en tres palabras
La idea de What3Words surgi√≥ cuando uno de sus tres fundadores, Chris Sheldrick, se perdi√≥ en Uruguay, a pesar de tener la direcci√≥n de su destino y un GPS. Seg√ļn los autores el sistema de direcciones del mundo no es adecuado para las necesidades cotidianas. Las direcciones postales pueden ser imprecisas o ambiguas. Los nombres de las calles se repiten. 

Tres palabras son f√°ciles de recordar y definen con exactitud cada cuadr√≠cula del mundo formada por cincuenta y siete billones de cuadrados de 3 metros por 3 metros. A cada cuadrado se le ha asignado una direcci√≥n compuesta por tres palabras. Las direcciones de What3Words est√°n disponibles en cuarenta y siete idiomas. Las traducciones no son traducciones directas porque las traducciones directas a algunos idiomas pueden resultar en cadenas de palabras de m√°s de tres palabras. M√°s bien, los territorios se localizan teniendo en cuenta las sensibilidades y matices ling√ľ√≠sticos. Cada idioma de what3words utiliza una lista de 25.000 palabras (40.000 en ingl√©s, ya que cubre tanto el mar como la tierra). Las listas se revisan manualmente para eliminar hom√≥fonos y palabras ofensivas. 
What3Words: Dónde estás en tres palabras
La cr√≠tica a What3Words se centra en que es una tecnolog√≠a cerrada a la "apropiaci√≥n" cultural del idioma, que nunca ser√° tan neutro como unos n√ļmeros. El algoritmo que se usa para generar las tres palabras es privado. No puedes encontrar tu localizaci√≥n sin pedirle permiso a What3words. ¿Es mile.crazy.shade (milla, loco, sombra) un nombre apropiado para un monumento de guerra? ¿Y tribes.hurt.stumpy (tribus, herir, rechoncho) para un templo?" 

En respuesta, el fundador de What3Words, Chris Sheldrick, le dijo a la BBC: "Creemos que la mejor manera para que What3words sea extendido y adoptado globalmente es operar como un negocio". "El solo hecho de que sea privado no garantiza el √©xito, pero ofrece un veh√≠culo para proporcionar una promoci√≥n inicial sustancial para un nuevo est√°ndar". "Operar como un negocio nos ha permitido mantener nuestro trabajo con socios globales a gran escala, apoyarlos en las etapas de integraci√≥n y ayudarlos a producir y distribuir materiales para comercializar What3words entre sus amplias bases de consumidores". La plataforma cuenta con apoyos dentro de los servicios de emergencia de Reino Unido. 
Post recordado gracias al TikTok de Pau Garcia-Mil√†

Anagnórisis y peripeteia, desde Ulises a Luke Skywalker


La anagn√≥risis (del griego antiguo ŠľÄőĹőĪő≥őĹŌéŌĀőĻŌÉőĻŌā, «reconocimiento») o agnici√≥n es un recurso narrativo que consiste en el descubrimiento por parte de un personaje de datos esenciales sobre su identidad, sus seres queridos o su entorno, ocultos para √©l hasta ese momento. La revelaci√≥n altera la conducta del personaje y lo obliga a hacerse una idea m√°s exacta de s√≠ mismo y de lo que le rodea. 

Tambi√©n se produce anagn√≥risis cuando un personaje principal revela su identidad hasta entonces oculta o velada a otros personajes secundarios cambiando as√≠ la relaci√≥n, normalmente de un nexo d√©bil o inexistente (un mendigo o simple hu√©sped) hacia un nexo fuerte (el hijo de un enemigo que clama venganza, el retorno de un rey por largo tiempo ausente,...), produciendo un punto de giro en la historia que la hace avanzar hacia su desenlace.

Al regresar a √ćtaca Ulises se presenta o revela hasta en diez ocasiones su identidad a sus seres queridos, puesto que sus rasgos f√≠sicos han sido cambiados por los dioses y el tiempo y no siempre le reconocen. El t√©rmino fue utilizado por primera vez por Arist√≥teles en su Po√©tica. Aunque la anagn√≥risis es un recurso frecuente en muchos g√©neros, Arist√≥teles la describi√≥ en relaci√≥n con la tragedia cl√°sica griega, con la que est√° asociada de modo especial.

De acuerdo con Arist√≥teles, el momento ideal para la anagn√≥risis tr√°gica es la peripecia (giro de la fortuna): en un momento crucial, todo se le revela y hace claro al protagonista, con efectos casi siempre demoledores. Por ejemplo, el descubrimiento por parte del h√©roe tr√°gico de alguna verdad sobre s√≠ mismo, otras personas, o de algunas acciones que significan que, ahora que las sabe, toda la trama cambia de direcci√≥n como resultado de su reacci√≥n a las noticias. La revelaci√≥n de esta verdad (que ya era un hecho, pero el protagonista ignoraba) cambia la perspectiva y la reacci√≥n del h√©roe, que se adapta y se acomoda aceptando su destino y en consecuencia ayudando a que este ocurra.
Ejemplos: Edipo, rey de Tebas descubre que el verdadero origen de las plagas que asuelan su polis son causadas por √©l mismo al cumplir sin saberlo con el or√°culo de Delfos: "Matar√°s a tu padre y te casar√°s con tu madre", con quien ha tenido cuatro hijos. Un ejemplo cl√°sico de anagn√≥risis en la tragedia griega se halla en el «Edipo Rey» de S√≥focles, cuando Edipo se entera de que la persona que hab√≠a matado era su padre y que su esposa es su madre. Otro caso especialmente emotivo es el de √Āgave al final de «Las bacantes» de Eur√≠pides, que llega a Tebas con lo que cree la cabeza de una fiera en su mano. A medida que el dios Dioniso se va retirando de su ser, comprende que se trata de su propio hijo, Penteo, al que ella y las dem√°s bacantes han despedazado en una org√≠a de sangre.

En la comedia griega, la anagn√≥risis es tambi√©n un recurso frecuente: en las obras de Menandro y sus imitadores latinos, abundan los personajes que han sido abandonados de peque√Īos y criados como miembros de una clase social inferior. Al entablar una relaci√≥n con un personaje noble, su extracci√≥n humilde supone un estorbo; al final de la obra, se descubre por alg√ļn indicio (una marca de nacimiento, un objeto personal que la madre dej√≥ junto al beb√©) su verdadera identidad, y la pareja puede unirse felizmente en matrimonio.

En la √©pica griega tenemos un buen ejemplo de anagn√≥risis en los √ļltimos cantos de la «Odisea», cuando Ulises vuelve a √ćtaca, su patria, y varios personajes lo van reconociendo (su viejo perro Argos, su nodriza Euriclea, su hijo Tel√©maco, su padre Laertes,...), en una gradaci√≥n que termina cuando su esposa Pen√©lope, la m√°s reacia a aceptar la revelaci√≥n, lo somete a una √ļltima prueba para confirmar su identidad.

En la literatura espa√Īola, la anagn√≥risis es moneda corriente en las novelas de caballer√≠as, el teatro barroco (p. ej. «La dama duende», de Pedro Calder√≥n de la Barca) y el drama rom√°ntico. Y tambi√©n est√° presente en La gitanilla y en varias de las novelas ejemplares de Miguel de Cervantes. En la literatura inglesa renacentista, William Shakespeare tambi√©n utiliza las caracter√≠sticas asociadas a este t√©rmino en sus obras dram√°ticas, espec√≠ficamente en sus tragedias. A pesar del momento de anagn√≥risis, de reconocimiento, todo acaba mal por el hecho de la inclusi√≥n del fatalismo, propio de las obras tr√°gicas.

En la literatura prehisp√°nica, espec√≠ficamente en el drama Ollantay encontramos una hermosa anagn√≥risis cuando el inca T√ļpac Yupanqui encuentra a Cusi Coyllur, prisionera, y reconoce que ella es su hermana.

El ejemplo más moderno sería en el episodio V de la Saga cinematográfica de Star Wars: Cuando Darth Vader revela a Luke Skywalker que él es su padre, la trama pasa de ser una batalla entre el bien contra el mal a ser un conflicto existencial del protagonista entre su deber de luchar contra el mal o redimir a su padre caído.
La peripeteia (en griego antiguo, ŌÄőĶŌĀőĻŌÄő≠ŌĄőĶőĻőĪ) o peripecia es el acontecimiento de una trama que supone un punto de inflexi√≥n, un giro en la suerte de los personajes. Este t√©rmino especialmente se aplica a las obras dram√°ticas. Dicha historia se presenta como una adversa y repentina que sucede accidentalmente y sin previo aviso, lo cual provoca un cambio en la situaci√≥n actual que se vive en lo relatado.

En las tragedias supone el punto en el que la trama toma el cariz propiamente trágico, es decir, el punto de inflexión en el que la suerte del héroe protagonista se trunca y comienzan las desgracias que le llevarán inevitablemente a un final desdichado.

Arist√≥teles define la Peripeteia como «un cambio por el cual la acci√≥n gira hacia su opuesto, sujeto siempre a nuestra regla de probabilidad o necesidad». Seg√ļn Arist√≥teles, la peripecia, junto con el descubrimiento, es la m√°s efectiva cuando se trata de drama, particularmente tragedia: «la mejor forma de Descubrimiento es aquella que asiste a Peripeteia, como la que conduce al Descubrimiento a Edipo».

La peripeteia incluye cambios en el personaje, adem√°s de cambios externos. Por ejemplo, si un personaje pobre y oscuro se ha vuelto rico y famoso, ha sufrido una peripeteia, incluso si su personaje sigue siendo el mismo. La peripeteia o peripecia se distingue de la anagnorisis o agnici√≥n, cuando un personaje descubre una informaci√≥n que previamente ignoraba. Esta distinci√≥n proviene de la Po√©tica, que consider√≥ que la anagn√≥risis, que lleva a la peripeteia, un aspecto superior de la tragedia. 

Dos de estas obras son Edipo Rey, donde la informaci√≥n proporcionada por el or√°culo de Delfos (que Edipo mat√≥ a su padre y se cas√≥ con su madre) provoc√≥ la muerte de su madre, Yocasta y su propia ceguera y exilio, e Ifigenia entre los tauros, donde Ifigenia se da cuenta de que los extra√Īos que ella debe sacrificar son su hermano y su amigo, lo que result√≥ en que los tres escaparan de Tauris. Consider√≥ estas tramas complejas y superiores a las simples sin anagn√≥risis ni peripeteia, como cuando Medea decide matar a sus hijos sabiendo que lo son y aun as√≠ lo hace. Arist√≥teles identific√≥ a Edipo Rey como la principal obra para ejemplificar la peripecia.
Otro recurso literario citado en este v√≠deo es el Arma de Ch√©jov: "Elimina todo lo que no tenga relevancia en la historia. Si dijiste en el primer cap√≠tulo que hab√≠a un rifle colgado en la pared, en el segundo o tercero este debe ser descolgado inevitablemente. Si no va a ser disparado, no deber√≠a haber sido puesto ah√≠", indic√≥ Ant√≥n Ch√©jov.

Trucos de ventas: Caso de los ping√ľinos en la playa


He trabajado, a lo largo de 43 a√Īos cotizados, y mucho antes como estudiante (desde los 14 a√Īos como profesor de clases particulares) en las funciones m√°s variadas. Hay una profesi√≥n que admiro y respeto, pero que √ļnicamente me atrev√≠ a practicar durante... tres d√≠as: Vendedor hace 33 a√Īos, en 1988

Para alguien que ha sido funcionario en tres administraciones y que, casi siempre, ha estado en instituciones (como la docente en la universidad, administrador educativo o responsable p√ļblico) o en empresas p√ļblicas (como EITB), fue un reto que Futitsu (antes me lo ofreci√≥ NCR, con una visita inolvidable a su sede en Madrid con un directivo que hab√≠a sido piloto en Torrej√≥n de Ardoz) me tentase a ser un comercial de sus grandes ordenadores o mainframes en ¿octubre? de 1988. Fujitsu Spain era la √ļnica empresa, los √ļnicos que por entonces compet√≠an con los todopoderosos y omnipresentes equipos de IBM

Eran a√Īos de expansi√≥n, cuando en 1986 Fujitsu hab√≠a pasado a ser el socio mayoritario de SECOINSA, que nos hab√≠a ofrecido el SECOINSA FM-7 como microordenador educativo de 8 bits. Algo que rechazamos para ser el primer sistema educativo del mundo en optar por el PC como ordenador para Primaria y Secundaria. 

Fueron tres d√≠as de v√©rtigo en Fujitsu: Mi objetivo de ventas era vender cada d√≠a laboral un promedio de un mill√≥n de pesetas de 1988, para ganar el triple de lo que recib√≠a el Lehendakari en aquella √©poca. Lo logr√©, en aquellos primeros d√≠as que me programaron como primer contacto y para vender perif√©ricos, viajando al Ayuntamiento de Torrelavega y al Parlamento Vasco en Vitoria-Gasteiz.

Se ganaron mi respeto aquellos curtidos comerciales de Fujitsu Spain en el Pa√≠s Vasco, en aquella oficina central en la Plaza Circular de Bilbao. Viv√≠an en medio de una monta√Īa rusa de emociones, de grandes alegr√≠as cuando lograban un super-contrato y grandes lagunas de desesperaci√≥n cuando no se concretaban las ventas. Pero hab√≠a bastante camarader√≠a y el ambiente era de incertidumbre o sufrimiento compartidos, seg√ļn me pareci√≥ en aquella breve experiencia. Poco despacho en la oficina y mucha carretera. 

Mucho riesgo para alguien que buscaba estabilidad con los hijos muy peque√Īos a√ļn,... Prefer√≠ la seguridad de un puesto de asesor de Ciencia, Tecnolog√≠a e Inform√°tica en el Departamento de Cultura y Turismo. Fue una decisi√≥n seguramente correcta, pero mi aprecio por la labor comercial siempre qued√≥.

Por ello, ver c√≥mo se pueden vender mu√Īecos - ping√ľinos en la playa, como hace muchos a√Īos lo hacen, me recuerdan que hay muchas recetas para vender, como este art√≠culo que relaciona de 23 trucos
Venta de ping√ľinos
El vendedor ambulante expone inmejorablemente su producto, en el momento en el que los prescriptores de compra (los ni√Īos y ni√Īas) los ven y los "necesitan". Adem√°s demuestra c√≥mo se puede jugar con las olas y la brisa para llevar de vuelta los simp√°ticos mu√Īecos hacia la orilla.

Usa la curiosidad para generar atenci√≥n. Usa la urgencia y la escasez para motivar la compra. Usa la sorpresa para deleitar. Involucra a los "clientes" en las siguientes compras, e incluso regala alg√ļn mu√Īeco al inicio. Usa la novedad como reclamo. En definitiva, es un maestro de la venta y hay que admirar su trabajo de comercial de un producto simple, pero ofrecido en el momento y lugar oportunos.

Paradoja de Stockdale, resiliencia de guerra para la vida cotidiana

Paradoja de Stockdale, resiliencia de guerra para la vida cotidiana
La paradoja de Stockdale es uno de esos conceptos que, a primera vista, requiere algunos saltos mentales ling√ľ√≠sticos para comprenderlo por completo. Esta interesante paradoja se present√≥ por primera vez en el libro "Bueno a excelente", "Good to Great" o "Empresas que sobresalen" de Jim Collins, un libro fundamental de autoayuda y liderazgo empresarial (v√©ase este resumen en PDF, con ideas disruptivas como "Primero qui√©n, y luego qu√©).
El autor Jim Collins encontr√≥ un ejemplo perfecto de este concepto parad√≥jico en James Stockdale, ex candidato a vicepresidente en 1992, quien fuera el prisionero estadounidense de mayor rango de la guerra del Vietnam durante siete a√Īos y medio en el denominado "Hotel Hanoi"

Durante este horrible período, Stockdale fue torturado repetidamente y no tenía ninguna razón para creer que saldría vivo. Atrapado en las garras de la sombría realidad de su mundo infernal, encontró la manera de mantenerse con vida al abrazar la dureza de su situación con un equilibrio de saludable optimismo.

Durante su cautiverio, Stockdale observ√≥ qu√© clase de prisioneros eran los que m√°s fallec√≠an: Los optimistas que no paraban de repetir: “Tranquilos, saldremos de aqu√≠, √°nimo, en Navidad ya estaremos en casa.” Entonces llegaban las Navidades y la previsi√≥n no se cumpl√≠a. Pero entonces su previsi√≥n saltaba a otra fecha. Y as√≠ sucesivamente hasta que el prisionero se rend√≠a.

James Stockdale hizo suyo el principio rector de Epicteto, la m√°xima con la que comienza su Enchiridion: «En el mundo hay cosas que est√°n a nuestro alcance y otras que est√°n m√°s all√° de nuestro poder». En tiempos turbulentos y en circunstancias tan dram√°ticas como las que se encontr√≥ Stockdale al conducir a los suyos, lo primero es aislar aquello que no est√° en nuestra mano, y no dedicarle ni un gramo de nuestras energ√≠as. Lo siguiente, les contaba a los aspirantes a Marine, era atenerse a las tres grandes ense√Īanzas del antiguo esclavo: «Tranquilidad, valent√≠a y libertad».

La capacidad de reconocer su situaci√≥n real y equilibrar el optimismo con el realismo proviene de la comprensi√≥n de la paradoja de Stockdale. Esta forma de pensar contradictoria fue la fuerza que guio a James Stockdale a trav√©s de esos a√Īos dif√≠ciles. Este pensamiento parad√≥jico, ya sea que lo sepas conscientemente o no, ha sido una de las filosof√≠as definitorias para los grandes l√≠deres que superaron las dificultades y alcanzaron sus metas.

La dicotom√≠a contradictoria inherente a la paradoja contiene una gran lecci√≥n sobre c√≥mo lograr el √©xito y superar obst√°culos dif√≠ciles. Tambi√©n corrige a los optimistas desenfrenados y esos vendedores ambulantes de positividad cuyos consejos impregna casi todos los libros de autoayuda o peroratas de gur√ļ que existen.
Paradoja de Stockdale, resiliencia de guerra para la vida cotidiana
Vivimos en un mundo l√≠quido, cambiante, o mundo VUCA (ver en este post reciente de 2020). Por eso cada vez es m√°s dif√≠cil tomar decisiones. Gracias a la paradoja de Stockdale cuando vayamos a tomar decisiones, a marcarnos objetivos o a planificar nuestros pr√≥ximos pasos, podemos mejorar nuestras decisiones.

Pensemos por un momento qu√© estar√° pensando/haciendo al respecto la mayor√≠a, c√≥mo act√ļa la masa, qu√© es lo que har√≠a nuestra competencia, y a partir de ah√≠ lo que sugiere la paradoja de Stockdale es actuar en sentido contrario. Pero cuidado, sin caer en el error de actuar llevando la contraria simplemente por oponernos a lo establecido o por querer diferenciarnos, sino porque realmente hemos visto que esto supone una ventaja que podemos aprovechar para mejorar y resultar m√°s competitivos.

La paradoja de Stockdale aplicada a las empresas contribuir√≠a a mirar el futuro sabiendo que al final vamos a tener √©xito. Con planificaci√≥n, metas, repensando el modelo de negocio, creando otro, reestructurando la empresa para prosperar en una nueva normalidad. Sin ‘bajar la guardia’ en los protocolos de bioseguridad, manteniendo una “econom√≠a de austeridad” en cuanto a gastos, estando atentos de los cambios del entorno para reaccionar √°gilmente a las adversidades, y preparando la empresa ante la posibilidad de rebrotes, aunque sea remota dicha posibilidad.
Si bien nuestras circunstancias son claramente diferentes a las de Stockdale, su sabidur√≠a nos recuerda que ser optimista sobre el futuro, pero al mismo tiempo ser realista sobre el presente, es la mentalidad que necesitamos las personas para tener √©xito en los meses por venir.