Mostrando las entradas para la consulta "crimen y castigo" ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta "crimen y castigo" ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

Los libros de... a propuesta de Josu Orbe para Aprendices

Leyendo un libro
Josu Orbe nos lanza un reto el 20 de abril de 2016  a quienes formamos esa cibercomunidad de Aprendices, que ya ha cumplido diez años. Nos propone lo siguiente tras una noche de insomnio:

"¿Porqué no les pides a los colegas de Aprendices que te sugieran/recomienden 2 ó 3 libros y luego publicas sus sugerencias en el blog? ¿Qué os parece? ¿Os gustaría participar en el juego?

El tema sería que como respuesta a este mensaje, me sugirierais o recomendarais un par de libros indicando el porqué en un breve párrafo. A medida que vayan llegando iría publicando en el blog (una entrada a la semana o así) vuestras recomendaciones con una introducción/presentación de quien lo propone. 

La serie se titulará "los libros de: " ¿Original eh? No estoy buscando solo narrativa para noches de insomnio sino libros que os hayan aportado algo: pueden ser ensayo, libros técnicos, biografías,... lo que os parezca

Luego cuando los lea publicaré la reseña del libro una cuestión que tengo apartada desde hace tiempo. Me da un poco de miedo/respeto el tema porque conociéndoos se que  entráis a estos temas más que el gran Atano y que el blog se puede convertir en un blog monotemático pero capearemos de la mejor forma el temporal. ;-) "

Recogemos el guante, sin ser los primeros, y vamos a extender este proyecto, de modo que si alguien se anima a comentar sus preferencias será inmejorable. La primera respuesta fácil sería recoger los 321 posts previos etiquetados con "libros". No es eso lo que nos pide Josu Orbe, pero nos servirán estas entradas de recordatorio, aunque la tarea es harto difícil. 
"Crimen y castigo". Mi primer libro, leído y releído, a una edad muy literaria Por ello, ahí van tres libros (y dejados muchos en el tintero, como el entrañable "Gog" de Papini o el repasado "Así hablaba Zaratrusta" de Nietzche), el más difícil de entresacar ha sido el de fuera de la narrativa y un breve párrafo explicativo por obra:
  • "El principito" de Antoine de Saint-Exupéry. Porque es el libro que nunca me aburre releer, que me descubre sensaciones y revelaciones en cada página y porque sería el libro única que merecería aprenderse casi de memoria,... en diferentes lenguas que colecciono (la primera, el francés).
  • "Crimen y castigo" de Fiodor Dostoyevski. Porque fue mi descubrimiento de la literatura y el primero de los clásicos que devoré mientras estudiaba Física, casi al ritmo de un libro...por día. Creí haberlo contado pero ese ejemplar , que hace poco iba a reciclar, llegó a casa de manos de un vendedor puerta a puerta que nos lo dejó un día,... y fue suficiente.  
  • "El elemento" de Ken Robinson, para citar un libro profesional, fuera de la narrativa, quizá me decanto -por el momento- . Por ser la primera obra referencial, de obligada lectura para docentes de esta era creativa.
Me ha apenado que ya no encuentro en casa estos libros en papel.
Y ahora, ¿cuáles son vuestro libros favoritos?

El mejor libro de la Historia

Diez imprescindibles libros que todos deberíamos haber releído varias veces, y que pueden descargarse gratuitamente desde Internet.

Muchos críticos consideran que el mejor libro de la historia de la literatura universal es “El Ingenioso Hidalgo Don Qujote de la Mancha”, escrito por Miguel de Cervantes a principios del siglo XVII. Otros creen que también podrían optar al primer puesto “La Divina Comedia” de Dante Alighieri, “Madame Bovary” de Gustave Flaubert, u obras de William Shakespeare como ”Hamlet”, “Otelo” o el “Rey Lear”.

Entre los más clásicos más modernos, en la cumbre siempre han figurado títulos tan variados como “Los hermanos Karamazov” de Dostoievski (o “Crimen y castigo” del mismo autor que fue mi primer gran libro), “Guerra y paz” de Tolstói, “La montaña mágica” de Thomas Mann o el más reciente “Ficciones”, un texto de Jorge Luis Borges del año 1944.

Muchos creen que el libro principal es alguno de carácter sagrado: la “Biblia”, el “Corán”, o el “Talmud”,… Todos de innegable valor literario e indudable trascendencia histórica. Otras obras de reconocimiento universal, como el "Ulises” de James Joyce, se excluyen porque nunca facilitaron su lectura.

Cada persona mantiene sus propias preferencias. Por su valor educativo para quienes se inician en la lectura, quizá algunos profesores nos decantaríamos por “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry, “Moby Dick” de Herman Melville, “Las aventuras de Tom Sawyer” de Mark Twain, o “La vuelta al mundo en 80 días” de Julio Verne,… Como lema final, se podría apuntar que en todo tiempo y lugar el mejor libro fue y será el que a más personas y en más lenguas, con menos páginas y requisitos previos, enseña más, alegra más, libera más y aviva más.

Su último homicidio

Un cuento minimalista sobre un crimen que finalizaba una serie de asesinatos dejando impune al culpable, aunque era obvia su identidad.

Su último muerto estaba allí. Rodeado de testigos, alertados por el mismo asesino que les llamó poco antes de consumar su tremebundo crimen. Aquel programado envenenamiento, apuñalamiento y ahorcamiento era un sadismo inusual, incluso para un asesino en serie al que se perseguía infructuosamente desde hacía años. Nunca se había ensañado tanto, si bien estos medios de ejecución estaban entre sus preferidos en los crímenes precedentes.

Un nuevo caso difícil, pensaron ante la escena del crimen. Una habitación cerrada por dentro, sin más enseres que la soga de la que pendía el cadáver con un puñal clavado en el vientre, la silla volcada, el veneno derramado y un móvil sin huellas. Apenas entraba la luz por una mínima ventana abierta por donde quizá pudo escapar el escurridizo autor del más despiadado parricidio.

Incluso los expertos más experimentados estaban desconcertados, hasta que llegó un líder que merecía su puesto. Sus palabras fueron reveladoras para quienes le escucharon sin interrumpirle, comprendiendo a un ritmo marcado por las respectivas inteligencias.

“Creo que no cabe duda. Otra vez, la víctima y el verdugo se conocían. En este caso, demasiado. Seguramente pasaron de ser los mejores amigos, a convertirse en los peores enemigos. Todo ello ha conducido a esta conclusión”. Sólo con esto, alguno de la concurrencia ya lo entendió.

“Imagino que a nuestro criminal, cada vez más acorralado, se le ocurrió que no podía haber otra escapatoria, trágica pero que le permitía eludir el castigo”. Otros lo comprendieron todo.

“Definitivamente no volveremos a tener noticias de este criminal, porque esta violencia terminal deshace las pistas que conducían a su detención”. Muchos asintieron, al descubrirlo todo.

“Imposible será castigar a este asesino cansado de sus propias fechorías. Aquí ha terminado su cadena de crueldades, amenazando hasta el final”. Casi todos adivinaron la trama.

“Opino que hemos dedicado demasiados esfuerzos a este caso. Es tiempo de pasar página, porque esto ya sólo asusta a quienes nunca entendieron nada”. [Si eres de éstos, lee la palabra escondida en las iniciales de los párrafos]. Todavía alguien preguntó: ¿Su homicidio último? Él respondió: “Sí, su homicidio ultimó”.
Versión .DOC para imprimir

Versión final: mikel.agirregabiria.net/2006/suhomicidio.htm